Tiempo en Capital Federal

10° Max 7° Min
Cubierto
Cubierto

Humedad: 62%
Viento: Sureste 18km/h
  • Jueves 17 de Junio
    Muy nuboso  11°
  • Viernes 18 de Junio
    Nubes dispersas  10°
  • Sábado 19 de Junio
    Cubierto  11°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Sexo Urbano: Cómo hablar de educación sexual con los hijos

El Doctor K. avisa que hay que estar preparados para hablar de sexo con los hijos. Vera Killer recuerda cuando su madre le dio una novela erótica sin querer y su padre le aconsejó leer el Marques de Sade.

Por Juan Carlos Kusnetzoff
Email This Page
women-149577_640

La actividad sexual es mucho más que una actividad física: es una parte central de la vida saludable que condiciona un aspecto fundamental de la personalidad. ¿Cómo somos cuando tenemos sexo o cuándo no lo tenemos? ¿Qué hacemos para conseguirlo? ¿Cuánto se relaciona con la autoestima, la seguridad, la decisión y la energía?
Es por eso que la educación sexual está ligada al ajuste emocional y social de cada individuo, a la vez y del mismo modo que su progresivo desarrollo físico. Es, además, el punto de partida básico para que varones, mujeres, niñas y niños puedan ejercer sus derechos sexuales y reproductores.

El hecho indudable es que la educación sexual influye y condiciona marcadamente el sentido de la identidad: la forma de pensar, de vestir, de ser y comportarse; la elección de compañías y amistades y muchísimos otros aspectos que hacen al desarrollo y el modo de vivir la vida. Por eso hay que adquirir este conocimiento desde el inicio, en la charla saludable en casa, y también en el colegio. La educación sexual integral es un derecho.

Nunca va a ser posible que un adulto entienda total y cabalmente todo lo relativo a la vida sexual si en la juventud aborda el tema sólo como un proceso fisiológico. La tendencia educacional suele ser prestar atención nada más que al acto sexual, o si simplemente limitarse a contabilizar o clasificar las variadas formas de conducta sexual. Hay que romper esa costumbre.

La educación sexual tiene por función y promoción todo lo relativo a las docenas de aspectos que nos parecen superficiales o distorsionados o ineficaces al pensar en sexo. Los padres no pueden decidir si impartirán o no educación sexual a sus hijos, porque omitir el tema es una enseñanza negativa.

Los adultos sólo pueden decidir qué tipo de educación sexual van a impartir y cómo harán para trasmitir los criterios positivos. ¿Aceptarán su extrema responsabilidad con respecto a los jóvenes en ese sentido? ¿Están listos?

DZ/dp

Fuente Especial para Diario Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario