Tiempo en Capital Federal

22° Max 16° Min
Cubierto con lluvias
Cubierto con lluvias

Humedad: 89%
Viento: Nordeste 26km/h
  • Lunes 29 de Noviembre
    Cubierto con lluvias17°   25°
  • Martes 30 de Noviembre
    Parcialmente nuboso16°   26°
  • Miércoles 1 de Diciembre
    Cubierto con lluvias17°   22°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 28/11/2021 19:56:05
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Comercio justo: del productor al consumidor sin escalas

En el Mercado Social Solidario de Palermo Viejo ensayan un intercambio ‘más justo y solidario’.

Por maria-florencia-alcaraz
Email This Page

Cada vez son más los productores que deciden sumarse a las distintas redes de economía solidaria y comercio justo. Son trabajadores desocupados organizados, movimientos campesinos, grupos de estudiantes y de profesionales, entre otros, que promueven el consumo responsable, con la solidaridad y el encuentro como bandera.

Desde yerba, pasando por quesos, mermeladas y pizzas hasta películas forman parte del variado listado de productos que comercializan los mercados y las redes de comercio justo en la Ciudad.

El Mercado Social Solidario de la calle Bonpland, en Palermo Viejo, es uno de los espacios donde productores, campesinos, trabajadores de empresas recuperadas y cooperativistas se encuentran para intercambiar bienes bajo el lema de la «economía solidaria». Cuenta con una treintena de puestos en los cuales se estima que pasean casi mil personas cada fin de semana. Frutas y verduras libres de agroquímicos y pesticidas, conservas y cervezas artesanales son algunos de los productos que pueden encontrarse en este predio de Palermo.

La cooperativa La Asamblearia es una de las agrupaciones que nacen después de 2001 como fruto del encuentro de las asambleas de Núñez y Saavedra y «como una forma de ofrecer oportunidades de articulación para la comercialización de lo producido por la enorme cantidad de actores nuevos que surgían», según cuenta Claudia Giorgi integrante de la mutual. Hoy es una de las 12 organizaciones que forman parte del Mercado Social Solidario.

Conocida como «cadena de comercio justo» o «economía solidaria», se trata de una corriente que nace a fines de los 80 en Latinoamérica y que aquí se despliega luego de la crisis de 2001 con la conformación de cooperativas de trabajo que acogieron a los trabajadores desocupados.

Tres son los pilares sobre los que descansa el trabajo de las cooperativas y redes de comercio justo. En primer lugar, pregonan por un trabajo digno, es decir, que la producción sea el fruto del trabajo cooperativo y autogestionado, esquivando la explotación como modelo de producción. La ecología es el segundo sostén: el proceso de producción no debe dañar el medio ambiente. Y por último se pretende una elaboración sana: producir productos naturales, sin agregados químicos ni conservantes que dañen la salud.

Pero además de producción solidaria, este tipo de economía implica «consumo solidario». Frente a esto, Giorgi reflexiona sobre los típicos lemas de las grandes cadenas de supermercados, uno de los flancos sobre los cuales la economía solidaria dispara sus dardos: «‘El precio más bajo’ es un eslogan muy maligno y engañoso: ¿qué tipo de trabajo hay detrás del precio más bajo? El precio debe ser justo, no debe tener componentes parásitos que lo aumentan en contra del bolsillo del consumidor y no puede generar infelicidad al productor.

Históricamente los productores en muchas provincias debieron vender a cualquier precio a los oligopolios locales: el precio justo revierte esto. El consumidor no será estafado, pero detrás del descuento y precio más bajo no hay ahorro, hay malos pagos y engaños a veces».

La expansión de las grandes cadenas de supermercados ensanchó la brecha entre productores y consumidores y estos mercados intentan retomar el vínculo en espacios de encuentro donde el clima es ameno y el intercambio solidario es la clave.

Además de mercados, el movimiento del «precio justo» ha parido redes de distribución, tal es el caso de Puente del Sur. Sin tener una feria fija, esta agrupación funciona desde 2003 distribuyendo los productos de la «economía solidaria». Una vez al mes entregan los pedidos que les llegan por correo electrónico o de manera telefónica de aquellos interesados en tener un consumo más responsable y que eligen no avalar el trabajo esclavo.

Yerba misionera, grisines de la fábrica recuperada Grisinopolis, películas de grupos de documentalistas independientes y artesanías varias son algunos de los productos que distribuye esta red. Desde su página web invitan a cambiar las formas de consumo dominantes: «Explotan, adulteran, contaminan, desocupan, ¿hace falta seguir apoyándolos? No compres más a las grandes empresas, súmate a una opción de consumo popular y solidario».

DZ/km

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario