Tiempo en Capital Federal

28° Max 20° Min
Cubierto con llovizna
Cubierto con llovizna

Humedad: 74%
Viento: Sureste 31km/h
  • Jueves 26 de Noviembre
    Despejado20°   27°
  • Viernes 27 de Noviembre
    Despejado18°   28°
  • Sábado 28 de Noviembre
    Cubierto con lluvias22°   27°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Comer bien en verano

El verano obliga a incluir en la dieta verduras, frutas y carnes frías.  

Por Fernando Molero
Email This Page
alimentación saludable en verano alimentación saludable en verano

El verano en la ciudad es muy intenso. El sol de enero, los edificios, el asfalto, los autos, el tránsito de ambientes refrigerados al calor intenso… Para sentirnos bien es indispensable llevar una alimentación ligera, fresca y rica en agua.
¿Qué tipo de alimentos recomiendan los especialistas para el verano? “Lo más importante es la hidratación”, dice Susana Gutt, médica especialista en nutrición. El agua es el medio refrigerante por excelencia de nuestro organismo. Para equilibrar la temperatura interna con la del ambiente, el cuerpo requiere cantidades más significativas. Por el contrario, necesitamos menos calorías, ya que el cuerpo gasta menos energía en mantener la temperatura corporal. Aunque depende de la actividad física y del metabolismo de cada uno, la especialista recomienda “tomar diariamente tres litros de agua fresca o fría. También podemos consumir gaseosas y jugos –en lo posible, sin azúcar–, pero al menos la mitad del consumo que recomendamos debe ser en forma de agua potable o mineral”. ¿Y qué pasa con la cervecita helada veraniega que al caer la tarde nos convoca alrededor de un salamín? Todo bien, pero sin exagerar: “El alcohol, en general, debe ser consumido con moderación, ya que constituye una fuente de calorías vacías. La cerveza es la bebida alcohólica de mayor preferencia en el verano, y si bien no contiene gran cantidad de alcohol, recomendamos un consumo moderado”. El bebedor de cerveza bien sabe que la “birra” es diurética y que por lo tanto deshidrata el organismo, justamente lo que debemos evitar.
Los especialistas recomiendan los alimentos frescos, especialmente los vegetales. “Las frutas, hortalizas y verduras son los más aconsejables, ya que contienen una gran proporción de agua y son de bajas calorías”, señala la especialista. Otros grandes aliados de la dieta veraniega son los lácteos, ya sean quesos y leche o derivados como el yogur, que permiten consumir calcio y pueden usarse solos o incorporarse en preparaciones.
De acuerdo, pero ¿qué les decimos a los apasionados de la carne, que no son pocos? “Lo que sugerimos es consumir las carnes frías, ya sean rojas o blancas”, afirma Gutt. “Hay que tratar de cocinarlas en horas tempranas del día, cuando la temperatura ambiente es un poco más baja, para evitar calentar la casa encendiendo horno y hornallas.” Pero vayamos al meollo de la cuestión cárnica: el asado. ¿Qué pasa con el irrenunciable asadito? Antes que nada, nuestra especialista consultada sugiere un poco de misericordia para el asador. “El asado es una comida elegida por los argentinos, pero debemos tener en cuenta que el asador padece el esfuerzo y el calor en su preparación.” ¿Y qué tiramos en la parrilla? “Lo ideal es ir por las carnes magras, como el vacío, y evitar las achuras, porque tienen alto contenido de grasas”, dice Gutt.
Los fiambres y embutidos son siempre una alternativa práctica. Pero conviene evitar su consumo frecuente. “Lo saludable es elegir fiambres con menor contenido graso como el jamón, el pastrón o el matambre, o recurrir a carnes cocidas en casa, como pueden ser el peceto, el matambre casero, la pechuga de pollo o pavo.” Para hacer sanguchitos, además de utilizar carnes magras, caseras y frías, la especialista recomienda incluir muchos vegetales y recurrir a los panes de harina integral y con semillas, que son los más saludables.
Y por supuesto, hay que evitar los alimentos de alto contenido calórico, como guisos, harinas, pastas y cereales. Las legumbres, que aportan hierro y son un aceptable sustituto de la carne, pueden incluirse en la preparación de ensaladas, para consumirlas frías. “Y algo muy importante: hacemos un especial llamado a cuidar que se mantenga la cadena de frío en todos los alimentos”, advierte Gutt.
Y ahora sí, la pregunta del millón: ¿qué pasa con el helado? La especialista, que tiene una larga trayectoria como nutricionista y que sabe negociar con sus pacientes, se apiada un poco… “¿El helado? Es un alimento de alta densidad calórica, que debemos consumir en pequeñas cantidades y con poca frecuencia, pero sin duda es una buena elección para alguna tarde o noche en verano.”

 

Claves para sentirse bien en época de calor

  • Consumir más frutas y verduras.
  • Evitar grasas trans (presentes en facturas, muchas golosinas y margarinas, frituras) y grasas de origen animal (fiambres, embutidos y manteca).
  • Tomar mucha agua.
  • Comer carnes magras dos o tres veces por semana.
  • Consumir diariamente leche o yogur descremados.
Fuente: Ministerio de Salud de la Nación
Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario