Tiempo en Capital Federal

17° Max 14° Min
Cubierto con lluvias
Cubierto con lluvias

Humedad: 88%
Viento: Nordeste 31km/h
  • Viernes 23 de Octubre
    Muy nuboso17°   21°
  • Sábado 24 de Octubre
    Cubierto18°   22°
  • Domingo 25 de Octubre
    Cubierto con lluvias19°   23°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Colombianos en Buenos Aires

Crece la presencia en la universidad, la cocina y la escena musical. Esta cercanía incluye restaurantes con platos de cada región, grupos que tocan desde vallenato hasta folklore andino, talleres de luthería y danza. Los porteños, seducidos por el ritmo y la alegría.

Email This Page
colombianos_buenos_aires colombianos_buenos_aires

Hace tres años, el cónsul colombiano en Buenos Aires dio una cifra, siempre estimativa. Dijo que vivían 15 mil compatriotas suyos en la Argentina. Otros hablan de casi cien mil, pero es muy difícil comprobarlo porque una parte de sus compatriotas llegan con visado de turista y cuando se vence tramitan la residencia. Lo cierto es que muchos bares de Buenos Aires están atendidos por mozos colombianos y las universidades públicas y privadas tienen cada vez más alumnos del país de Gabriel García Márquez. Consecuentemente, las ofertas gastronómicas y culturales –para felicidad de los locales– se van enriqueciendo con sus aportes.
Un indicador de esta influencia fue, en febrero, la agenda cultural porteña, que estuvo repleta de espectáculos colombianos. La ciudad recibió a unos 150 artistas que participaron de la Colombia Cultural en Buenos Aires en escenarios como el Malba, el Centro Cultural San Martín, el Complejo Teatral San Martín y el Teatro Usina de las Artes. Se exhibieron películas, hubo obras de teatro y visitaron el país los escritores Fernando Vallejo y William Ospina. Compartimos una guía para vivir Colombia en Buenos Aires.

Mundo tropical

El punto de partida puede ser una buena cena para disfrutar de los sabores de una cocina tan variada como sus paisajes. Los Restrepo son una familia de Manizales, una ciudad ubicada sobre la Cordillera Central de los Andes. Hace tres años fundaron Los Recuerdos, un restaurante ubicado en Uruguay 943. Comenzaron con los platos de su región y después fueron ampliando la carta a todo el territorio colombiano. Hoy son un hit entre la comunidad y ganan cada vez más adeptos argentinos algunas recetas como la empanada colombiana, el sancocho de gallina, las arepas (una tortilla hecha de harina de maíz precocida) y la popular bandeja paisa. Este último es una bomba compuesta por arroz, carne molida, chicharrón de cerdo, huevo frito, plátano frito, chorizo, arepa, tomate y palta. Para tomar, ofrecen aguardiente, ron y jugos naturales de frutas tropicales.

“Al argentino le gusta culturizarse. A este restaurante vienen los colombianos que llegaron para estudiar, el argentino de novio con una colombiana y el argentino que alguna vez viajó a mi país. El ambiente es familiar y siempre ponemos cumbia y salsa”, cuenta Carolina Restrepo, encargada del local. Como la clientela fue creciendo, abrirán en breve una sucursal cerca de la Plaza Dorrego en San Telmo. “Ese nuevo lugar abrirá en breve y tendrá música en vivo porque hay muchísimos grupos colombianos en Buenos Aires”. Otros de los restaurantes son Colombia Mía y La Olla del Caribe, en Palermo.

David Bedoya es uno de esos colombianos con grupo de música en Buenos Aires. Nació en Bogotá y se crió escuchando a Mercedes Sosa y Ástor Piazzolla. Cuando terminó su carrera de maestro en Artes Musicales, viajó a Córdoba en busca de una novia. Allí formó un grupo, allí cortó con la novia y allí decidió que Buenos Aires era un mejor lugar para ejercer como músico. Ahora, con su nueva compañera, creó el Entrevero Dúo, con el que acaban de lanzar Fruto, su primer disco.

“Yo toco el cuatro y mi compañera Natalia Martínez canta. Hacemos temas de distintas regiones de Colombia: vallenato del Caribe, folklore andino, pampeano y otros ritmos argentinos. En los últimos años creció el interés por la música afrocolombiana. Se vende como música nacional a Petrona Martínez y Toto la Momposina, pero hay muchos otros ritmos”.
Además del disco –tienen previsto presentarlo el mes próximo–, Bedoya ejerce la docencia en Buenos Aires. Da clases particulares de cuatro y forma parte del cuerpo docente del Programa Provincial de Orquestas, de la Dirección General de Cultura y Educación de la provincia de Buenos Aires.

“Muchos colombianos toman clase porque estar lejos de su país les da un renacimiento del nacionalismo. Le pasa a cualquier migrante, que la relación con su país de origen no es igual que antes. Pero eso fue al principio. Ahora te diría que tengo un 90 por ciento de alumnos argentinos y un 10 por ciento de colombianos. Muchos llegan con la idea de conocer el repertorio tradicional colombo-venezolano. Y los más modernos están influenciados por Onda Vaga y grupos por el estilo”, explica Bedoya.

Parranda para el corazón

En la historia de William Baquero no hay mucha academia ni previsión. Es un médico nacido en Santa Marta, en pleno Caribe colombiano, que llegó a Buenos Aires para hacer una especialización en radiooncología. Cada tanto, se juntaba con sus amigos Marcos Petro, Juan Oñate y Julio Cortés, sólo por “el ánimo de parrandear”, tan propio de los costeños. Él tocaba el acordeón, otro el tambor y un tercero la guacharaca, los tres instrumentos básicos del vallenato. Así nació Bayres Vallenato, que ya lleva tres años tocando desde fiestas privadas hasta galas del embajador de Colombia en la Argentina.

“Ahora somos ocho los integrantes del grupo. Al principio, nos seguían sólo colombianos, pero después se fue sumando más y más gente. Tenemos un estilo parecido al de Carlos Vives. Hacemos pocas canciones nuestras y el resto son hits”, cuenta el acordeonista del grupo que ya grabó un videoclip. “La música es la mejor terapia pa’l corazón”, canta el grupo en uno de los vallenatos de su repertorio.

Todavía falta ir a unas de las rumbas de Rafael Bustamente, que hace diez años creó la Fiesta Colombiana en Buenos Aires. O probar los productos de una iniciativa llamada Arepas Cumanagoto, que venden esas deliciosas tortillas a cinco unidades por doce pesos. El día puede terminar con alguna clase de salsa. Si no viajó, en algún momento de la noche le darán ganas de dejar esta ciudad para ver cómo es ese país de dos océanos, rico café y buenos escritores.

DZ/km

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario