Tiempo en Capital Federal

17° Max 12° Min
Nubes dispersas
Nubes dispersas

Humedad: 58%
Viento: Sur 25km/h
  • Viernes 30 de Octubre
    Muy nuboso11°   17°
  • Sábado 31 de Octubre
    Despejado13°   19°
  • Domingo 1 de Noviembre
    Despejado15°   20°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Códigos QR: Toda la info en cuadraditos

Al escanear el dibujo con un smartphone a través de un link se pueden decodificar los datos.

Email This Page
código qr código qr
QR codigo en edificio publico 29 Jan 2013, Moscow, Russia --- ITAR-TASS: MOSCOW, RUSSIA. JANUARY 28, 2013. Man scans a QR code by a smartphone which allows him to find out more information about historical building on Tverskaya, main street of Moscow. (Photo ITAR-TASS / Sergei Fadeichev) --- Image by © Fadeichev Sergei/ITAR-TASS Photo/Corbis
Anterior Siguiente

A mitad de camino entre un código de barras tradicional y una mala fotocopia de un cuadro de Paul Klee, unos extraños cuadrados negros y blancos se multiplican sin pausa por la ciudad. Se trata de los códigos QR (por “quick response”, respuesta rápida, en inglés), un formato nacido en Japón en la década del 90 para identificar autopartes en depósitos pero que ha encontrado usos en la publicidad, el sector público e incluso en el arte.
Aunque todos los QR parezcan iguales, la diferencia entre uno y otro escapa al ojo humano. Para leerlos, es necesario contar con un celular “inteligente” o smartphone: al escanear el código con la cámara, el software del teléfono interpreta el esquema de puntos y decodifica el mensaje, que generalmente consiste en un link a una dirección en internet o un contacto de una libreta telefónica. El sistema evita tener que copiar “a mano” direcciones muy extensas, que de otro modo serían inaccesibles en un dispositivo móvil.
Si bien las primeras aplicaciones de esta tecnología en el país fueron apuntadas a acciones de marketing ABC1, la masificación de estos aparatos (para fines de 2012 había 5,5 millones de teléfonos de alta gama en la Argentina, de acuerdo con un informe de la consultora Carrier & Asociados) llevó a una explosión del uso de los QR.
El formulario de “data fiscal” implementado por la AFIP es el principal “culpable” del crecimiento exponencial de la cantidad de códigos en circulación. Para Guillermo Cabezas Fernández, subdirector general de Sistemas y Telecomunicaciones del organismo, uno de los objetivos de la implementación fue el de reducir la cantidad de identificadores fiscales que los comercios debían exhibir. “A mediados del año pasado existían varias normas que exigían mostrar formularios con información propia del contribuyente, de los impuestos a los que estaba inscripto, el último recibo de pago… Ahora unificamos todo en un QR, que es siempre distinto al de cualquier otro contribuyente y puede ser visualizado por cualquier dispositivo con conexión a internet”, explica. Al leer el código, el sistema indica la situación fiscal del contribuyente y permite realizar denuncias si el comercio no entrega factura, entre otras anomalías. Para mediados de abril, se habían realizado unas 4,5 millones de consultas a los servidores de la AFIP a través de los códigos callejeros.
Para los medios de comunicación tradicionales, los QR ayudan a acercar información adicional a su público. Quienes hagan zapping por canal Volver, por caso, pueden conocer la ficha técnica de la película o serie que está en el aire “leyendo” los códigos que aparecen en la esquina inferior derecha del televisor. “Es como darle al televidente la parte extra de cualquier DVD pero de manera instantánea en la pantalla”, define Eduardo “Coco” Fernández, gerente de producción y director artístico del canal. “Uno de los objetivos más marcados de la señal es el de unir generaciones. El QR capta público joven, que se complementa con el contenido también más adulto que tiene Volver”, concluye el directivo.
¿Un QR en la tapa de un CD? El músico y productor Fer Isella hizo la prueba en #Cosecha, su último disco, que define como “un puente entre el mundo analógico y el digital”. El código de la portada permite escuchar toda la obra en alta calidad, incluso sin haberlo comprado previamente. Contra lo que se podría suponer, la “oferta” no provocó un fracaso comercial. “En Zival’s pusimos una muralla de discos en la que la gente antes de entrar escaneaba y escuchaba las canciones, produciendo sorprendentemente el doble de ventas de mi disco anterior”, relata Isella a Diario Z.
En el mundo, las aplicaciones de los QR son más que variadas: en Estados Unidos, la biblioteca de un colegio agrega códigos a sus libros con reseñas escritas por alumnos, y un cementerio japonés ofrece incluso agregarlos a las lápidas para presentar imágenes y videos del difunto. De la mano de la popularización de los celulares “multifunción”, el límite para esta tecnología parece ser dado sólo por la imaginación.

 

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario