Tiempo en Capital Federal

20° Max 16° Min
Cubierto con lluvias
Cubierto con lluvias

Humedad: 70%
Viento: Sureste 16km/h
  • Viernes 7 de Octubre
    Muy nuboso13°   24°
  • Sábado 8 de Octubre
    Cubierto con lluvias11°   19°
  • Domingo 9 de Octubre
    Nubes dispersas  19°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 06/10/2022 04:14:21
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Club Villa Malcolm es Palermo Tango

En Córdoba al 5000, las milongas siguen tan vigentes como en la época dorada de grandes orquestas.

Por Diego Zwengler
Email This Page

El pie de él gira entre las piernas de ella. Luego ella acompaña el ritmo con movimientos circulares. Sus manos se unen y se mueven al ritmo del tango. La pareja parece ajena a cualquier movimiento externo, en el salón central del edificio de Córdoba 5064.

Villa Malcolm nació como un club de fútbol que compitió en la Liga Amateur, junto a Boca Juniors y otros clubes que luego se profesionalizaron.

Pero un hecho curioso -y violento- terminó para siempre con la actividad futbolística de la institución. Durante un partido en la cancha del vecino club El Progreso, un dudoso gol anulado devino en una batalla campal, que culminó con un balazo en la pierna del arquero visitante. A partir de ese hecho las autoridades de Villa Malcolm decidieron retirar a su equipo de la liga y el fútbol dejó de ser su referente. Fue tan fuerte el impacto, que la comisión directiva decidió cambiar la nomenclatura de Club Atlético por Social y Deportivo.

Con el tiempo el auge del tango ganaría terreno hasta ser la columna vertebral y la bandera del club. Los primeros bailes se organizaron con el fin de recaudar fondos para poder crecer y agrandar las instalaciones. Allí, la colaboración de los vecinos fue vital: aportaban muebles, lámparas, sillas y mano de obra.

Eran los tiempos para ver y escuchar a las orquestas de Domingo Federico, Carlos Di Sarli, Osvaldo Fresedo, Osvaldo Pugliese y Aníbal Troilo. Alberto Castillo arrastraba tanto público que cuando cantó en el club tuvieron que cortar la avenida Córdoba, por entonces empedrada, y detener el paso de los tranvías. El actual presidente, Antonio Femia, recuerda con emoción: «club tenía altoparlantes para que la gente que se quedaba afuera también pudiera escuchar. Pero decidió salir y pararse frente a la ventana de la secretaría que daba a la calle. Yo tenía ocho años y miraba sentadito desde enfrente».

Una política conservadora y de custodia moral, que entre otras cosas impedía bailar entre sí a personas del mismo sexo, provocó que el club fuera elegido por muchas familias para mandar a sus hijas a buscar novio. Antonio, que concurre al club desde hace 50 años, rememora. «En las veladas no se permitía apoyar la cara al bailar y las mujeres concurrían con sus madres. Los hombres, obligatoriamente de traje, tenían que `cabecear´ para sacar a bailar a una chica, que era minuciosamente observada por su madre», cuenta.

Una célebre frase, que se encuentra enmarcada junto a otras en una de las paredes del club, reafirma lo dicho por Antonio: «Respecto de los invitados que no observan las reglas establecidas para los días de baile, se resuelve para la próxima reunión cortar una pieza bailable y efectuar una serie de advertencias a los bailarines que lo hagan con la cara pegada». La cita forma parte del Libro de Actas de 1951.

El tango sigue ligado al club de manera íntima. Los lunes y jueves por la noche se practica tango clásico y los viernes un estilo más moderno. las clases asiste público de todas las edades y en los últimos años se agregaron muchos extranjeros, ávidos de aprender los pasos básicos para llevarse a sus países. Los sábados se organizan milongas a las que concurren hasta 250 personas y el baile se extiende hasta las 4 de la mañana.

Históricamente, junto con La Viruta y Salón Canning son los referentes del tango palermitano. Tal vez por todo esto Villa Malcolm fue elegido como el club con mejor historia, en un concurso organizado por la Secretaría de Cultura de la Ciudad y la revista Todo Es Historia, dirigida por Félix Luna. Para Antonio «eso es porque tiene una trayectoria impecable. El tango es nuestra bandera, que heredamos de nuestros mayores y que trataremos de continuar».

 

DZ/LR

 

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario