Tiempo en Capital Federal

31° Max 24° Min
Muy nuboso
Muy nuboso

Humedad: 49%
Viento: Este 22km/h
  • Lunes 20 de Enero
    Parcialmente nuboso26°   35°
  • Martes 21 de Enero
    Nubes dispersas25°   30°
  • Miércoles 22 de Enero
    Despejado22°   27°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Club Atlético All Boys Saavedra: Los pibes sean unidos

Más de 600 chicos aprovechan su amplia oferta de actividades.

Por Lucas Viafora
Email This Page
club_all_boys_de_saavedra

Nació en 1928 como ámbito de reunión de los jóvenes inmigrantes del barrio de Saavedra. Pero, tras una discusión entre los muchachos, un grupo se separó y en 1932 fundó el Club All Boys, con sede en la misma manzana. En los años 60, finalmente los dos se fusionaron y pasó a llamarse Club Atlético All Boys Saavedra. Hoy, en sus 3.500 metros cuadrados recibe a unas 800 personas del barrio –grandes y chicos– que realizan actividades deportivas, culturales y educativas semana tras semana.

El Albo de Saavedra tiene entradas por Besares, Pinto y Zapiola. En el centro del club está el buffet, decorado con camisetas y una vitrina llena de trofeos. “Ésos son algunos, hay más”, asegura Antonio Ibáñez, presidente de la entidad. “Se dice que en los años 40, 50 y 60 era una época gloriosa. Había fútbol de once, básquet, box, bochas y hasta billar, pero fue todo cambiando”, evoca. Es que salvo el básquet, esas actividades, como las orquestas típicas y los naipes, quedaron atrás.

Hace 12 años, el club casi no tenía socios y las instalaciones estaban deterioradas. “Cuando nosotros empezamos, estaba muy caído. Incluso, uno de los gimnasios estaba alquilado como depósito. Los libros los encontramos tirados en un container”, se lamenta Antonio, con sus pares de la comisión alrededor. Fue gracias a ellos y los papás que levantó.

Ahora vive una época feliz. En sus tres canchas se practican baby fútbol, fútbol femenino, vóley y básquet en varias categorías. En otro sector hay pilates, spinning, danzas árabes y escalada deportiva para mayores de 18 años. Para los más chicos hay una juegoteca bien equipada, clases de apoyo escolar, y los abuelos reciben un curso para aprender a usar la PC. Durante el día, no está vacío: los colegios de la zona hacen gimnasia allí. “Somos más social que deportivo. Apuntamos a que todos jueguen, que todos se vayan contentos”, cuenta el vocal Gabriel Borges. Además, continúa funcionando en el club la biblioteca popular Bernardino Rivadavia, que existe desde su fundación.

“Acá tenemos más de 600 chicos que ocupan gran parte del día. Es como protegerlos, la calle está muy difícil. No nos importa si ganan o pierden, nos importa que estén”, dice Antonio.

Sobre la pared del buffet, una frase sintetiza la historia del club: “El dolor es pasajero, el orgullo es para siempre”.

DZ/rg

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario