Tiempo en Capital Federal

16° Max 12° Min
Cubierto
Cubierto

Humedad: 65%
Viento: Noroeste 10km/h
  • Domingo 16 de Mayo
    Cubierto13°   17°
  • Lunes 17 de Mayo
    Cubierto11°   16°
  • Martes 18 de Mayo
    Cubierto12°   15°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Ciro Pertusi: “Probé hacer otra cosa pero volví a la música”

El líder de Jauría presenta nuevo disco, habla sobre su rol de padre, de la vocación musical y de lo que siente hacia su banda anterior, Attaque 77.

Por Martín Artigas
Email This Page
ciro_pertusi

Está hermoso, mi amor, muchas gracias”, dice en medio de una respuesta, desde su casa en Bahía Blanca. “Perdón, pero justo estoy con mi hija y me hizo un dibujito increíble”, explica inmediatamente. Las disculpas volverán a lo largo de la charla, cada vez que la niña, de 5 años, se acerque para preguntarle cómo se escribe un número y Ciro Pertusi le explique pacientemente la combinación de dígitos.

Aunque el rock ha marcado su vida al punto de convertirlo en uno de los vocalistas más reconocibles del género, nunca dejó que el personaje se lo devorara. De hecho, no tuvo pruritos en abandonar el liderazgo de Attaque 77 en 2008, en medio de una crisis personal que lo invitó a soñar con otra vida. Pero la vocación pudo más, y dos años más tarde empezó casi de cero junto a una nueva banda, Jauría. Hoy, con su segundo disco, Libre o muerto, ya en la calle, el cantante dialogó con Diario Z acerca del camino recorrido.

¿Cómo fue el proceso de composición de estas 21 canciones?
Comenzamos en febrero de 2011. Con Ray (Fajardo) fuimos los más ávidos compositores: él trajo 14 y yo 11 canciones, después los hermanos Sebastián y Mauro Ambesi trajeron otras 8. Ahí depuramos hasta quedarnos con las que nos parecían imprescindibles.

¿Fue un proceso complicado?
No, a todos nos da pena tener que dejar algo afuera, pero no hay conflictos individuales en Jauría. Apuntamos a darle a cada canción el tiempo suficiente de madurez, y tratamos de tener mucha paciencia y comprensión, ser objetivos dentro de un ámbito que es muy pasional, muy territorial.

¿Hay alguna canción de la que te sientas particularmente orgulloso?
Es difícil porque es un disco muy largo, pero hay pasajes particulares, como “Alta definición”, que me parece que musicalmente se lleva muy bien con la letra. En “Lobo” pasa algo semejante, también en “No pertenecemos”… Las últimas dos, el cover de “Colores en el viento” (de la película Pocahontas) y “Siempre en vanidad”, escrita por mi hermano, también quedaron muy bien y parecen una obra sola.

¿Notás prejuicios cuando versionás canciones que no tienen que ver con el rock?
Creo que el prejuicio prevalece en los más jovencitos porque tiene que ver con la pulsión de la hormona, esa cuestión de pertenecer. Yo lo comprendo porque estuve ahí, pero está bueno que los que ya pasaron por esa fase, tiren una data, una soguita para rescatarlos. En el caso de “Colores en el viento”, utilicé ese vehículo que a mí me conmovió para decir lo mismo que siempre dije tratando de revalorizar su contenido más allá del “frasco Disney”.

¿Te cambió la paternidad?
Muchísimo. Hay cosas esenciales que no puedo describir porque ni yo me las puedo explicar a mí mismo, es algo vivencial. Igual estoy segurísimo de que no soy superior a nadie, no me gusta esa gente que cree que porque tienen hijos goza de una sabiduría particular. Por suerte no me vino ese rollo, pero sí otras cosas cursis como escribir una canción para la nena. Yo criticaba en su momento a los que lo hacían, y decía: “Uh, este que le escribió una canción a su hijo y se volvió un baboso”. (Risas).

Te fuiste de Attaque 77 porque te sentías “intoxicado” de vos mismo. ¿Fue difícil tomar la determinación?
Fue el final de una crisis de tres o cuatro años, cuando me di cuenta de que ya no sabía cómo lidiar con un montón de cosas que no había atendido a tiempo. Necesitaba sacarme de ahí para no malograr a los chicos, a mí y no echar a perder la historia del grupo. Por suerte pasó la parte brava de toda separación, los chicos están bien y yo conservo el cariño por ellos intacto, aun cuando no estoy apto para la convivencia. Fueron 21 años juntos; me parece mágico todo lo vivido.

¿Te planteaste hacer algo por fuera de la música?
En el momento en que me fui de Attaque estaba muy odioso conmigo, no me quería como músico. Probé hacer otra cosa, pero volví a la música… Estuve un tiempo viviendo en la Riviera Maya y, como tenía algunos conocimientos básicos de buceo, me anoté en un curso con la idea de convertirme en guía y ganarme la vida haciendo eso. Pero mientras estaba en ese plan, me di cuenta que mentalmente estaba haciendo canciones. “Qué boludo, soy músico”, pensé. Y acá estoy, soy músico nomás. (Risas).

El 16 de noviembre presentan el disco en el teatro Vorterix. ¿Cómo están armando el show?
De a poco, con los shows que tenemos de acá a fin de año vamos incorporando nuevas canciones. Lo que viene es dirimir la lista, porque nos gusta tocar algunas canciones que compuse durante mi tiempo en Attaque. No tenemos ningún conflicto con eso, aun cuando algunos sectores dicen que no debería hacerlo. Si las tocan bandas de covers, ¿por qué no puedo hacerlo yo que las compuse? Son parte de mi historia.

¿Hay alguna canción que preferirías no hacer nunca más?
Preferiría no tocar “Hacelo por mí”, “Arrancacorazones”, la de Edda Bustamante… En todo caso, si lo hago prefiero que sea por una cuestión puramente anecdótica.

DZ/rg

Fuente Redacción Z
Email This Page
Comentarios (1)

Deja tu comentario