Tiempo en Capital Federal

20° Max 13° Min
Cubierto
Cubierto

Humedad: 58%
Viento: Nordeste 20km/h
  • Domingo 25 de Septiembre
    Cubierto14°   18°
  • Lunes 26 de Septiembre
    Cubierto14°   21°
  • Martes 27 de Septiembre
    Parcialmente nuboso con lluvias15°   23°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 24/09/2022 16:10:19
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Círculo Italiano, estampa del Mediterráneo en Recoleta

En un esplendoroso edificio de principios del siglo XX, la entidad ofrece cursos de idioma, clases de danza y un restaurante con platos típicos.

Por Roberto Durán
Email This Page
CircoloMassimoterraza

Los vecinos barrios de Retiro y Recoleta concentran una gran cantidad de edificios de valor patrimonial y arquitectónico. Allí están el Kavanagh –primer rascacielo de la ciudad–, el Museo Fernández Blanco y numerosas embajadas. La ubicación de las residencias en la zona tiene una razón: a finales del siglo XIX, las clases altas se mudaron del sur al norte de la ciudad intentando escapar de la fiebre amarilla. Aquella epidemia mató a unas 14 mil personas, un ocho por ciento de la población de la ciudad en ese entonces.

Esos señoriales edificios son producto del afianzamiento del norte como la zona de la clase alta porteña. Y uno de los ejemplos más característicos es el Palacio Leloir, la residencia de la calle Libertad 1264 que le perteneció a Antonio Leloir, un vasco-francés de la aristocracia terrateniente porteña. Un día cualquiera de la semana, se ven pasar señores de gabán por esa doble entrada de rejas y esa circulación del ingreso, que estaba destinada a los viejos carruajes. Proyectada en 1908 por el arquitecto noruego Alejandro Christophersen y declarada de Interés Histórico y Cultural por la Legislatura porteña, la construcción se caracteriza por las columnas jónicas, los techos de mansarda y las ventanas con balcones de herrería en planta baja y primer piso.

En el interior, todavía se pueden ver detalles de aquellos años dorados: amplio jardín posterior, arañas de cristal, mármoles, biblioteca que asemeja a un museo y la boiserie (paneles de madera con decoraciones internas). Christophersen también es responsable de otras grandes obras de la ciudad, como la Bolsa de Comercio, la Iglesia Ortodoxa Rusa y la iglesia Santa Rosa de Lima.

Cambio de piel

En 1944, Adela Unzué, también de familia aristocrática y viuda de Antonio Leloir, decidió vender la mansión al Círculo Italiano, que aún hoy la tiene en su poder. A inicios de los 90, se hizo un trabajo de remodelación del edificio, principalmente en el cielorraso y las molduras.

Cursos de italiano, el “circolo parlante”, clases de danza, un taller de lectura y escritura de policiales son algunas de las actividades que hoy se realizan en el lugar. Además, desde 1891, en las distintas sedes que tuvo, se lleva a cabo la Cena del Lunedi (Cena del Lunes), en la que socios y amigos de la institución debaten con personalidades de la cultura, los negocios, la política y el periodismo.

Una buena forma de conocer el edificio es a través de su restaurante Circolo Massimo, que tiene platos típicos de Italia. Queso brie crocante y frito sobre hongos salteados, degustación de embutidos, pastas caseras –los ravioles de cordero con salsa de cerveza negra son una de las especialidades– y el risotto de trigo e hinojo son algunas de las especialidades. Comida italiana en un edificio emblema del academicismo francés.

Dirección: Libertad 1264, Recoleta.

Días y horarios: De lunes a viernes y domingo desde las 12. Sábados desde las 20.

Web: http://www.circuloitaliano.com.ar.

Teléfono: 4811-1160.

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario