Tiempo en Capital Federal

22° Max 16° Min
Cubierto con lluvias
Cubierto con lluvias

Humedad: 89%
Viento: Sur 27km/h
  • Lunes 29 de Noviembre
    Nubes dispersas16°   26°
  • Martes 30 de Noviembre
    Despejado16°   25°
  • Miércoles 1 de Diciembre
    Cubierto17°   22°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 28/11/2021 09:26:16
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Estafa millonaria a trabajadores de Metrovías

Con la promesa de que el IVC les daría viviendas a precios accesibles, por lo menos 350 empleados fueron estafados por personal de la propia empresa. Un metrodelegado recibió dos amenazas.

Por Ana Prieto
Email This Page
Subte-Retiro_Constitucion

 

Una estafa insólita, millonaria y despiadada. Por lo menos 350 trabajadores de Metrovías cayeron en una trampa pergeñada por personal de jerarquía de la empresa, convencidos de que, a instancias del Instituto de Vivienda de la Ciudad, podrían acceder a inmuebles a precios accesibles.

Para encaminar la estafa, el grupo daba determinadas garantías:  carpetas con verificaciones de escribanía de supuestas viviendas que en realidad ya habían sido adjudicadas. Varios empleados fueron incluso llevados a ver los edificios en los que tendrían su departamento propio, o se les mostraba fotografías de su interior y exterior. Una vez que aceptaban, recibían boletos de preadjudicación repletos de sellos y  firmas falsas de funcionarios del IVC, a cambio de un depósito inicial de entre 70 a 150 mil pesos.

«Se les decía que era una gran oportunidad», contó a Diario Z el Secretario General de la Asociacion Gremial de los Trabajadores del Subte y Premetro, Roberto Pianelli. Y agregó que una de las razones por las que esta historia tardó tanto en salir a la luz (la primera estafa ocurrió en agosto de 2014, pero podría haber anteriores), fue porque a los empleados se les pedía que no abrieran la boca.

Según las estimaciones, los estafadores se hicieron con unos 35 millones de pesos por ofrecer viviendas en los terrenos de Casa Amarilla (Pi y Margall al 900), de Acumar (Luzuriaga 837) y Lafuente 64/70, que ya estaban adjudicadas por el IVC. Pianelli contó que hubo empleados de Metrovías que vendieron sus autos para poder acceder a esta «oportunidad».

Desde el IVC

Desde prensa del Instituto de Vivienda de la Ciudad dijeron a Diario Z que se han enterado de la situación cuando cobró estado público. No demoraron en emitir un comunicado a través del sitio del gobierno de la Ciudad: «En el marco de recientes hechos de público conocimiento, y bajo la investigación penal pertinente de las causas iniciadas por los damnificados, el IVC informa que de ninguna manera existen acuerdos con Metrovías S.A. para la venta, alquiler o adjudicación de unidades funcionales de ningún tipo y refuerza que el organismo no gestiona acciones bajo ninguna circunstancia fuera de sus oficinas habilitadas para tal fin». Respecto de las fotos que los estafadores mostraban a los daminificados, dijeron no es  difícil acceder a las fotografías de las viviendas del Instituto. «Las publicamos hasta en Facebook. Cualquiera tiene acceso a ellas, lo mismo que a la información sobre las adjudicaciones».

Los responsables

Por ahora se señala a seis supervisores de Metrovías cuyos nombres no trascendieron y que, según un comunicado de la empresa, «fueron separados precautoriamente de sus funciones hasta tanto se determinen las respectivas responsabilidades». La investigación en curso también señala a un tal Fabián Ventos, puntero del PRO, encargado de manejar el dinero.

Roberto Pianelli no se muestra conforme con la actitud de Metrovías: «Los responsables de este delito han sido supervisores de la propia empresa. Estamos hablando de unos 10 o 15 implicados y no tenemos conocimiento de que Metrovías vaya a radicar una denuncia. Está manejando el tema internamente, lo que genera temor entre los trabajadores».

La mayoría de los damnificados son, de momento, empleados de la línea C. El metrodelegado Federico Borgo ha estado trabajando para que reciban el asesoramiento jurídico correspondiente en el sindicato. En solo una semana, Borgo recibió dos amenazas. La primera fue el miércoles 13 de mayo. Según contó a Diario Z, al llegar a su vivienda se encontró con que una de las ventanas del frente estaba rota, y que dentro alguien había desordenado sus pertenencias y extraído el disco rígido de su computadora. Para demostrarle que no había ido a robar, dejó los ahorros de Borgo encima de una mesa.

La segunda amenaza ocurrió la noche del 19 de mayo, cuando el metrodelegado iba por la autopista. «Dos hombres me bajaron del auto, me golpearon y me obligaron a mandarle a Pianelli por el celular el mensaje ‘Basta Pianelli’. Y me repetían que la terminara con la denuncia. Recién ahí relacioné los dos hechos».

Borgo radicará la denuncia por estas agresiones en el Juzgado de Instrucción Nº 26, donde el legislador de Nuevo Encuentro, José Cruz Campagnoli, radicó la denuncia por la estafa.

Metrovías no hizo comentarios a Diario Z respecto de la agresión a Federico Borgo y agregó que la investigación tiene que seguir su curso y que la empresa está a disposición de la justicia.

 

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario