">

Tiempo en Capital Federal

17° Max 11° Min
Muy nuboso
Muy nuboso

Humedad: 63%
Viento: Suroeste 12km/h
  • Martes 18 de Mayo
    Cubierto11°   15°
  • Miércoles 19 de Mayo
    Cubierto12°   16°
  • Jueves 20 de Mayo
    Cubierto14°   16°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

La tormenta perfecta no nos hará daño

Los científicos dicen que no hay que alarmarse, y que podría notarse «un poco» en los celulares.

Por Ignacio Guebara
Email This Page
3319247-sol.jpg

Imaginemos a gran parte del mundo -desde la principal metrópoli hasta el pueblo más alejado- sumido en el caos. Incendios fortuitos, celulares sin conexión y televisores apagados; cortes de electricidad que duran días o tal vez semanas, pánico en la población y desabastecimiento de agua y alimentos. No se trata de la trama del próximo thriller que romperá las taquillas cinematográficas, ni de una profecía maya para el final de un 2012 que siempre tuvo mala fama. Es, según publican varios sitios de internet, lo que podría causar en los próximos meses un fenómeno creado por la misma naturaleza: las tormentas geomagnéticas.

¿Se viene realmente la «tormenta solar perfecta»? Hernán Asorey, doctor en Física, docente universitario e investigador de la Comisión Nacional de Energía Atómica (CNEA), sonríe al mencionar estas teorías desde su oficina en el Centro Atómico Bariloche. «Es un ciclo que se da desde hace millones de años, no es algo para alarmarse», dice, en diálogo con Diario Z.
La explicación del fenómeno es más simple de lo que parece. «Una tormenta geomagnética es una alteración en el campo magnético de la Tierra producida por la actividad solar. Permanentemente el Sol emite partículas, formando lo que se llama ‘viento solar’. Es un ciclo que tiene una duración de 11 años, en el que el Sol pasa un período de mínima actividad y después por un período de máxima actividad», dice. Cuando la actividad solar aumenta mucho, ese «viento» puede llegar a nuestro planeta y generar diferentes efectos. «Depende de cómo llegue a la Tierra se puede producir o no una tormenta magnética», agrega, ya que sólo en algunos casos afectan al campo magnético que rodea al globo. Un ejemplo de estas alteraciones es bien conocido: las famosas auroras boreales.
Estos chaparrones espaciales tienen sus consecuencias. «En el caso remoto de que se produjera una tormenta magnética, eso podría tener algún impacto sobre las redes de distribución de electricidad, aunque hace varios años que todos los sistemas eléctricos del mundo están protegidos contra este tipo de descargas.»

¿Y los celulares? Para Miguel Ángel Pesado, ingeniero en Telecomunicaciones y director de la empresa estatal Arsat, «sería un caso muy raro que una explosión solar afectara las comunicaciones, porque son poco habituales o no coinciden con la historia estadística de estos fenómenos». Sólo es posible esperar ciertas dificultades en el telecontrol de un satélite desde la Tierra, aunque por «apenas segundos o minutos», agrega. Nada que el usuario de telefonía móvil no sufra, día tras día, al intentar realizar una llamada o conectarse a la web.
Si, a pesar de todo, el lector prevenido quiere salir a acopiar agua y alimentos para cubrirse de cualquier «catástrofe», podrá esperar sin problemas a cobrar el medio aguinaldo de fin de año. «Tengo instalado en mi PC un programa que da un reporte diario de cómo está la actividad solar y, según mi monitoreo, la actividad indicada es la normal. En este momento estamos en la rampa ascendente, está aumentando la actividad solar; va a llegar al máximo en 2013 y después va a empezar a decaer de nuevo, volviéndose incluso menor que en ciclos anteriores», concluye.

El temor por la sola idea de pasar días o semanas sin electricidad, televisión ni Internet no es más que un signo de los tiempos: ya no podemos vivir sin la tecnología que nos rodea. Tal vez ese sea el mensaje oculto detrás de las predicciones para 2012: más que al fin del mundo, nos enfrentamos a un cambio de paradigma.

 

Servicio Meteorológico Espacial

Así como podemos conocer el pronóstico del tiempo con una antelación de varios días, es posible anunciar anticipadamente si una tormenta solar viene camino a nuestro planeta. «Se está trabajando mucho en un área llamada Climatología Espacial, que permite de alguna forma empezar a predecir. Ya tenemos las herramientas de análisis y de cálculo para poder conocer la ocurrencia de este tipo de fenómenos y el impacto que puede tener alguna de estas tormentas con días de anticipación», explica Hernán Asorey, físico de la Comisión Nacional de Energía Atómica. Las herramientas -algunas de las cuales están desarrolladas por la NASA- permiten incluso analizar a largo plazo si la actividad máxima esperable superará los máximos o mínimos históricos.

 

DZ/LR

 

Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario