Tiempo en Capital Federal

13° Max 9° Min
Despejado
Despejado

Humedad: 64%
Viento: Suroeste 19km/h
  • Domingo 3 de Julio
    Cubierto  12°
  • Lunes 4 de Julio
    Cubierto con lluvias10°   13°
  • Martes 5 de Julio
    Parcialmente nuboso10°   12°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 02/07/2022 05:08:16
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Cibervínculos: El teléfono y el sexo

Facilita el contacto pero el encuentro no siempre sale bien.

Por Juan Carlos Kusnetzoff
Email This Page
Sexy Woman Using Cell Phone in Bed Sexy Woman Using Cell Phone in Bed --- Image by © Vincent Besnault/Corbis

Como la sexualidad es una forma de comunicación, es natural que la línea telefónica ejerza un determinado papel en la actividad sexual.
De hecho, reconozcamos que el teléfono fue uno de los precursores de la era cibernética. El anonimato que brinda la comunicación telefónica se transformó, rápidamente, en un medio ideal para contactar a una persona, conocerla –al menos superficialmente–, invitarla a salir o programar algo juntos para pasarla bien y, finalmente, encontrarse con ella en algún lugar de la ciudad.

En la línea telefónica, las reacciones físicas del contacto oral pueden permanecer ocultas, lo que facilita sin duda alguna la permanencia de la interacción.

Ese anonimato impulsa a muchas personas que sufren alguna inhibición o son algo tímidas a seducir o aceptar ser seducido. El anonimato que brinda la comunicación telefónica facilita el juego de seducción.

Los chats actuales, a través de la computadora, también dan cuenta de esta modalidad. Las distancias geográficas se acortan, pero tampoco prosperan fácilmente los vínculos eróticos. Esto ocurre tanto en el caso de las llamadas por teléfono como en el ciberespacio.

Además, los vínculos de estas modalidades, pueden ser casi perfectos, pero cuando esos vínculos se transforman en situaciones de “carne y hueso”, es decir sin la mediación de la pantalla de la computadora o de las línea de teléfono, la frustración suele “hacer de las suyas”.

No fue el deseo de Graham Bell, dueño del invento del teléfono, provocar encuentros eróticos y, probablemente, no imaginó nunca lo que sucedería un siglo después.

Desde el punto de vista sexual, el teléfono oscila entre las bromas hechas por los adolescentes hasta las llamadas y prolongadas sesiones de inducción erótica en los cíber cafés, realizadas por hombres adictos a las líneas “hot”.

En muchos de estos últimos casos, ciertamente adictos, llegan a perder mucho tiempo y también bastante dinero, y hasta ponen en riesgo sus actividades y sus empleos.

DZ/rg

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario