Tiempo en Capital Federal

17° Max 11° Min
Cubierto
Cubierto

Humedad: 65%
Viento: Noroeste 10km/h
  • Sábado 15 de Mayo
    Cubierto12°   16°
  • Domingo 16 de Mayo
    Cubierto13°   18°
  • Lunes 17 de Mayo
    Cubierto11°   17°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Centro Cívico de Barracas: obra detenida a la altura de la maqueta

Está paralizada la construcción de la nueve sede de gobierno. Ocupará dos hectáreas del Borda.

Por Néstor Rivas
Email This Page
8562318-no_al_centro_civico_en_el_borda_390.JPG

El proyecto de trasladar las oficinas del gobierno local a la zona sur de la ciudad tuvo tantas versiones como jefes de Gobierno eligieron los porteños. Una postal elocuente de esto fue el desayuno que mantuvo Mauricio Macri con sus antecesores en septiembre del año pasado. Allí, Enrique Olivera, Aníbal Ibarra y Jorge Telerman le dieron su apoyo «en general» a la idea de trasladar las dependencias del gobierno local a la zona sur. Aun con observaciones críticas a la versión macrista de la iniciativa, los tres confesaron haber compartido el mismo anhelo bajo sus mandatos.

Macri anunció el traslado varias veces. «Este viejo proyecto será para el barrio y la zona de influencia un generador de nuevas inversiones y empleos. Queremos que sea una política de Estado que continúen otros gobiernos», puntualizó la primera vez. El último relanzamiento fue durante la conferencia de prensa que Macri brindó tras ser reelecto el 31 de julio de 2011.

Sin embargo, hoy por hoy, la construcción del Centro Cívico se encuentra paralizada. Así lo reconoció Sergio Levit, vocero de la Secretaría de Planeamiento de Planeamiento que depende del Ministerio de Desarrollo Urbano. En diálogo con Diario Z, Levit señaló que el motivo «es el nivel de conflictividad» con los trabajadores del hospital y del Taller Protegido 19, a los que atribuyó «motivaciones políticas». Las instalaciones del Taller Protegido, por ejemplo, se encuentran ocupadas desde hace casi dos meses por talleristas, sindicalistas y pacientes.

«Estaba todo encaminado, teníamos un acuerdo con los gremios. Los que protagonizan este conflicto son un sector reducido de ATE, que es minoritario. El gremio más importante, Sutecba, no participa», afirma Levit.

Aunque en la carpeta que se distribuyó a la prensa con la gráfica del proyectado «Distrito Gubernamental» se habla de una primera etapa, el contenido de ésta no está definido.

El nuevo domicilio de la Jefatura de Gobierno sería el centro de un Distrito Gubernamental delimitado por las sedes de los ministerios porteños de Desarrollo Social, Salud, Desarrollo Económico y Justicia y Seguridad, y abarcaría parte de los barrios de Monserrat, Constitución, Barracas y Parque Patricios.

Otras dependencias que, de acuerdo con el pliego de licitación, se trasladarían al Distrito Gubernamental serían Vicejefatura de Gobierno, Jefatura de Gabinete, Hacienda, Desarrollo Urbano, Educación y Espacio Público.

Parecía que la cosa venía en serio. Por lo menos, tomó envión, porque se seleccionó un proyecto arquitectónico y hasta se preadjudicó la realización de la obra.

Sin embargo, nada permite suponer que este año avance significativamente. «Todavía no sabemos qué ministerios van a ser los primeros en ser trasladados, no está claro. Por ahora, está todo parado», dice Levit. «Cuando pusimos la empalizada para comenzar la obra, la rompieron. Y ésta es una obra grande, que va a llevar varios años», se queja.

CASI TODO LISTO, PERO

El futuro Centro Cívico ocuparía dos de las dieciocho hectáreas que abarca el Hospital Neuropsiquiátrico «Dr. José T. Borda», específicamente las que se encuentran ubicadas en la intersección de la avenida Amancio Alcorta con la calle Perdriel.

En esa área, se encuentran el Taller Protegido Nº 19 -el único que funciona dentro del predio hospitalario- y la canchita de fútbol que utilizan los pacientes. La dependencia penitenciaria destinada a reos con problemas psiquiátricos -desalojada hace unos meses por orden del Poder Ejecutivo de la Nación- sería demolida con el propósito de crear un amplio espacio verde anexo a la sede de gobierno.

El proyecto arquitectónico fue seleccionado entre cuarenta y cuatro que participaron de un concurso organizado por el Gobierno de la Ciudad y la Sociedad Central de Arquitectos. De esos cuarenta y cuatro, tres pasaron a una segunda ronda, entre los cuales finalmente fue elegido el propuesto por el prestigioso estudio de Egozcue Vidal y Pastorino Pozzolo (EV+PP). Entre sus muchos antecedentes, estos arquitectos fueron los responsables de la proyección del edificio del Hospital Nacional de Pediatría «Dr. Juan P. Garrahan», construido a principios de los 70.

La nueva jefatura de gobierno proyectada por EV+PP consiste en cinco torres de vidrio paralelas e interconectadas, rodeadas de parque. El proyecto de EV+PP cumplió con todos los requisitos arquitectónicos y, además, fue el más económico de los tres proyectos finalistas.

Con el proyecto definido, la realización de la obra fue preadjudicada -licitación pública mediante- a la UTE conformada por Teximco SA, EMA SA y DAL Construcciones SA, cuya oferta fue de $369.483.322,24.

Teximco es una empresa argentina fundada en los 90, que construyó escuelas y hospitales y participó de planes de urbanización de villas tanto en la ciudad como en el interior del país a lo largo de estas dos décadas. No fueron pocos los que se sorprendieron de que Nicolás Caputo, uno de los socios de Macri, haya quedado fuera de carrera.

RESISTENCIAS Y SUSPICACIAS

Lo que sospechan los trabajadores del Borda es que el traslado de la Jefatura de Gobierno al predio del hospital sería la punta de lanza de su cierre y desguace definitivos. Veamos.

El 1 de abril de 2008, Macri, junto a su entonces ministro de Salud, Jorge Lemus, anunció un «nuevo plan de salud mental» para la ciudad, que preveía el cierre de los hospitales psiquiátricos Borda y Moyano. En aquel momento, Macri explicaba que «queremos un sistema de salud mental que garantice la dignidad y respete los derechos humanos de los pacientes» y vaticinaba que en menos de dos años, «vamos a pasar de este modelo anacrónico al nuevo modelo». Sobre el futuro de los terrenos, el jefe de Gobierno afirmó: «Habrá que ver qué uso público se les dará a esos espacios».

Sin embargo, el 27 de marzo de ese año, el Gobierno de la Ciudad y la Sociedad Central de Arquitectos ya habían celebrado un contrato para realizar el concurso nacional e internacional de ideas para la construcción del entonces llamado «Parque Cívico» sobre el espacio ocupado por ambos hospitales. Ese convenio fue registrado el 22 de abril de 2008 bajo el número 4.204 por la Escribanía General del gobierno porteño. El 6 de junio de 2008, el gobierno aprobó las bases propuestas por la SCA para la realización del concurso. Ni lerda ni perezosa, una influyente publicación del mercado inmobiliario distribuyó inmediatamente entre sus suscriptores un informe sobre «los precios en la zona del Nuevo Centro Cívico», en el que se destacaba que de acuerdo a un relevamiento propio «de ofertas de terrenos con potencial construible», el precio promedio de incidencia del terreno por m2 construido equivalía a «una cuarta parte del valor del suelo de las áreas del corredor norte de Buenos Aires y significativamente inferior y atractivo también con relación a los precios de la tierra en barrios del centro». Es decir, los brokers ya se estaban frotando las manos. Ese primer intento quedó frustrado por el rechazo contundente de profesionales y pacientes.

Ahora, aunque el proyecto se limita -como dijimos antes- a dos de las 18 hectáreas que ocupa el hospital Borda, la sospecha de que «vienen por todo» está instalada. Antes que nada, porque en el Borda arrecian el «achicamiento» de planteles y cierre de servicios como el caso de Patologías Duales (adicciones), entre otros. El área de salud mental constituye el único servicio hospitalario de la ciudad que viene retrocediendo sostenidamente en materia de internaciones y admisiones. Muchos pacientes fueron trasladados a clínicas privadas con los gastos a cargo del Estado porteño.

Lo que parecería darle todavía más cuerpo a las suspicacias, fue un hecho cuanto menos extraño: el Ministerio de Salud, que debía ceder en un acto administrativo las dos hectáreas en cuestión del hospital al Ministerio de Desarrollo Urbano, cedió «por error» la totalidad del predio. Aunque el subsecretario de Salud porteño e interventor de hecho del Borda, Néstor Pérez Baliño, enmendó de su puño y letra «el error», las interpretaciones fueron las previsibles.

DE REMATE

Los legisladores María Elena Naddeo, Virginia González Gass, Aníbal Ibarra y Fabio Basteiro presentaron un recurso de amparo solicitando una medida cautelar para paralizar las obras del Centro Cívico. En su escrito, plantearon que el proyecto no pasó por la Legislatura, conforme a lo previsto por el Código de Planeamiento Urbano. El planteo fue rechazado por la jueza Fabiana Schafrik, que le dio luz verde al proyecto del macrismo.

Sin embargo, no se puso hasta ahora un solo ladrillo. Continúa la ocupación de Taller Protegido número 19. La Policía Metropolitana apareció varias veces a la madrugada para ingresar en el taller, pero no tuvo éxito en ninguna de sus incursiones. Macri insiste con que «los terrenos no son del Borda, sino de la Ciudad».

El legislador Jorge Selser (Proyecto Sur) le respondió con dureza. «Macri no sabe de lo que habla. Los terrenos están ubicados dentro de la muralla del hospital y pertenecen al hospital, que además fue declarado patrimonio histórico de la Ciudad en épocas de Menem», dijo a Diario Z. Selser dice que el proyecto de Macri es «privatizador, inmobiliario y lucrativo» y, además, inviable por las resistencias que enfrenta. El financiamiento de la construcción del Centro Cívico estaba previsto que proviniera de la venta del edificio del Mercado del Plata, lo cual requiere el apoyo de dos tercios de los legisladores y, según coinciden desde varios bloques, es muy improbable que el macrismo logre reunir los 40 votos necesarios. «La otra variante es endeudarse, pero aun así deberá pasar antes por la comisión de presupuesto. Por lo menos este año, no creo que salga nada», agregó.

«Por el desempeño de Macri, con un presupuesto de 240 mil millones de pesos en seis años, más que un Centro Cívico debería conformarse con una oficina de 4 por 4», concluye el legislador. Quizá la mudanza a la zona sur vaya al mismo arcón que guarda los planes que la precedieron.

DZ/km

Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario