Tiempo en Capital Federal

32° Max 17° Min
Parcialmente nuboso
Parcialmente nuboso

Humedad: 49%
Viento: Noroeste 18km/h
  • Miércoles 27 de Octubre
    Despejado20°   29°
  • Jueves 28 de Octubre
    Cubierto20°   28°
  • Viernes 29 de Octubre
    Cubierto19°   26°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Caso Ángeles: Prisión perpetua para Mangeri

Jorge Mangeri fue condenado esta tarde a prisión perpetua por haber asesinado y arrojado a la basura hace dos años a la adolescente Ángeles Rawson.

Email This Page
angeles_rawson

Adrián Tenca, abogado de Jorge Mangeri, dijo que no le sorprende que su defendido haya sido condenado a prisión perpetua por el femicidio de Ángeles Rawson, aunque había pedido la absolución del portero durante el juicio.

El Tribunal Oral en lo Criminal 9 de la Capital Federal dio a conocer esta tarde su veredicto sobre el femicidio de la adolescente Angeles Rawson y ordenó que se investigue si  Diana Saettone, la esposa del condendado, cometió algún delito.

Los jueces Fernando Ramírez, Ana Dieta de Herrero, Jorge Gettas y Rafael Oliden -el cuarto magistrado designado como suplente pero que estuvo presente todo el debate- sólo leyeron la parte resolutiva del fallo. Los fundamentos recién serán difundidos luego de la feria judicial de invierno.

El juicio empezó el 18 de febrero, tuvo 22 audiencias, desfilaron más de 120 testigos, hubo dos inspecciones oculares -una en el edificio de Ravignani 2360 donde vivían la víctima y también el femicida, y otra en la planta de la Ceamse de José León Suárez, donde se halló el cadáver- y tuvo cuatro jornadas de alegatos y réplicas.

Tanto los fiscales Fernando Fiszer y Sandro Abraldes, como el abogado querellante, Pablo Lanusse, habían solicitado para Mangeri la misma pena: prisión perpetua, pero con diferentes calificaciones.

Para la fiscalía, Mangeri cometió un “abuso sexual seguido de muerte en concurso ideal con femicidio”, mientras que para la querella, debe ser condenado por “abuso sexual con acceso carnal en grado de tentativa y del que resultara un grave daño para su salud en concurso real con homicidio agravado criminis causa para ocultar un delito precedente y para procurar su impunidad, todo en concurso ideal con femicidio».

Tenca, desde la defensa, había solicitado que se declare nula la revisión médica a la que sometieron a Mangeri en la fiscalía antes de quedar preso y los actos procesales posteriores, luego pidió la nulidad de todos los estudios de ADN por considerarlos contaminados y los alegatos de la fiscalía y la querella por no detallar las circunstancias de modo, tiempo y lugar.

Al aplicarse la figura de “femicidio” -contemplada en el artículo 80 inciso 11 del Código Penal para los homicidios cometidos contra mujeres cuando mediare «violencia de género”-, el crimen de Ángeles se convierte en un caso en el que no influye la inexistencia de relación previa. Tanto para Lanusse, como para los fiscales, Mangeri “cosificó” a la adolescente cuando inició su ataque sexual, la asesinó y la desechó a la basura. En todo su accionar hubo un claro designio de “violencia de género”.

Mangeri declaró en el juicio dos veces. En la primera, el 25 de febrero, dijo que no había asesinado a Ángeles, que nunca sintió atracción sexual por ella y denunció que sufrió tres “aprietes” policiales para que se hiciera cargo del crimen. En la segunda, el 15 de abril, pidió ampliar su declaración al ver ingresar en la sala de debate al subcomisario Martín De Cristóbal, de la División Homicidios de la Policía Federal, y denunciarlo como el policía que presuntamente lo presionó en la fiscalía para que se autoincrimine.

Tanto la fiscalía como la querella dieron por probado que a las 9.50 del 10 de junio de 2013 Ángeles regresaba de su clase de gimnasia a su casa y fue abordada en el hall del edificio. Con algún engaño, el portero la llevó a algún sitio -para la fiscalía podría haber sido el sótano y para la querella la portería del 8º piso-, y allí inició un ataque sexual que, por la resistencia de la víctima, terminó en homicidio.

Una junta médica determinó que Ángeles fue estrangulada y sofocada en una maniobra que no duró más de cinco minutos y que, durante el ataque, su asesino le fracturó cinco costillas, la clavícula derecha y una vértebra. La adolescente le provocó a Mangeri más de 20 lesiones compatibles con arañazos al intentar defenderse.

Eso dio una prueba clave en la causa,  el cotejo de ADN que determinó que debajo de la uña del dedo índice de la mano derecha de Ángeles se halló el perfil genético de Mangeri. Después, el asesino habría dejado el cadáver boca arriba durante algunas horas hasta que lo ató y acomodó dentro de bolsas de residuos para desecharlo en la planta de reciclaje de la Ceamse de José León Suárez.

DZ/sc/dp

Fuente Télam
Email This Page
Comentarios (1)

Deja tu comentario