Tiempo en Capital Federal

17° Max 12° Min
Cubierto
Cubierto

Humedad: 53%
Viento: Sureste 29km/h
  • Jueves 29 de Septiembre
    Cubierto11°   16°
  • Viernes 30 de Septiembre
    Muy nuboso12°   18°
  • Sábado 1 de Octubre
    Despejado13°   20°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 28/09/2022 05:20:52
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Carlos Moreno: los rasgos de cada época

La forma y los colores de los edificios permiten distinguir su período histórico.

Por Federico Raggio
Email This Page

Desde la Revolución de Mayo, grandes obras públicas cambiaron la fisonomía de Buenos Aires. La sucesiva incorporación de infraestructuras nuevas no solo produjo cambios en el modo que los porteños se relacionaron con la metrópolis, también expresaron las ideas dominantes en cada época.

«La arquitectura siempre es una expresión ideológica, la materialización de valores», afirma el arquitecto Carlos Moreno, especialista en preservación del patrimonio y docente en la UBA y en Flacso (Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales). La evolución de la arquitectura y de los modos de vida de los porteños entre los siglos XVI y XX, dice Moreno, se observa tanto en los modelos arquitectónicos «como en los colores utilizados en las construcciones, el color es netamente ideológico».

¿Por ejemplo?
Después de la Revolución de Mayo hay un cambio ideológico de lo que se propone para la sociedad, y eso se expresa en la materialidad. Los edificios públicos y algunas iglesias protestantes cambian de color porque se hace frecuente el uso de la piedra París, usada en Francia. Es un ocre desaturado, porque los referentes culturales estaban en Francia e Inglaterra. Y el cambio puede verse como una reacción frente a lo colonial y monárquico, que se expresaban con el color blanco.

¿Y en la arquitectura?
Quizás el primer ejemplo lo tenemos en el frente de la Catedral, que aunque sea un frente neoclásico, corresponde a una arquitectura nueva, la de la Ilustración: Después, surge la Recova Nueva, en 1819. Vemos en algunas de las pinturas, que aparece un contrapunto de tonos: el ornato en blanco y los fondos en un color parecido a un azul desaturado. Después, durante el rosismo, todo se cubría de ideología. Y la nueva ideología era punzó. Muchos edificios, por ejemplo la Pirámide, que hasta entonces tenía los colores de la Bandera, tiene franjas rojas. Cuando cae Rosas, se pintó todo de otro color.

¿Cómo se manifiesta el disciplinamiento del espacio público?
El primer elemento disciplinador fue el diseño que hace Prilidiano Pueyrredón sobre la Plaza Mayor (hoy Plaza de Mayo). Hace un jardín -o una plaza- a la francesa, donde el espacio, que hasta ese momento era un espacio multiuso -una plaza vacía con grandes barriales que se derrumbaban y con un pavimento alrededor- se convierte en una plaza que queda cercada, para que no entren los caballos, con una hilera de paraísos en lo que sería la vereda, y adentro quedan senderos y lugares con césped. Eso produce un cambio: el hombre deja de ser el protagonista y pasa a ser un espectador. Hay asientos donde tiene que sentarse, lugares por donde tiene que circular: todo está, de alguna forma, regulado. Eso es una tónica de la sociedad, quel empieza a organizarse y disciplina a la gente en un sentido moderno. El de la Plaza Mayor fue en 1856. Este modelo estético responde a Francia.

¿Qué efecto tuvo la aparición de las lámparas a gas?
El cambio de los sistemas de iluminación amplió la posibilidad de superar la barrera que tiene la oscuridad de la noche. Esto empieza a acentuarse en Europa a partir de 1815. Hay algunos núcleos urbanos que comienzan a utilizar el alumbrado a gas. Hay un ensayo en 1826. Después, en 1856 se instala la Compañía Primitiva de Gas, que estaba en Retiro, y que producía gas y lo distribuía por cañerías de cerámicas sin presión en el centro. El alumbrado a gas significó una posibilidad mayor para superar la oscuridad mediante la iluminación, que mediante las velas, candiles o con algunos pocos quinqué era un elemento bastante limitado. Las tareas las marcaban la luz del día: la gente se levantaba y se acostaba temprano.

¿Cuáles serían las nuevas formas de arquitectura?
La primera parte del siglo es neoclásica. La vemos en las construcciones civiles e iglesias. Respecto de la Ilustración, el primer monumento neoclásico es la Pirámide de Mayo (1811), en vez de la barroca española. A fines del siglo XIX, hay una arquitectura académica ecléctica, que mezcla muchos estilos con rasgos del renacimiento francés. Después hay un aporte italianizante: la Casa de Gobierno (1898), el Teatro Colón (1908). Simultáneamente, se desarrolla una arquitectura referida al Segundo Imperio en Francia, que empieza con las mansardas (ventanas dispuestas sobre el tejado de una construcción). Algunas las encontramos en la Casa de Gobierno. Un edificio expresa su sociedad.

DZ/km

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario