Tiempo en Capital Federal

33° Max 25° Min
Despejado
Despejado

Humedad: 51%
Viento: Nordeste 26km/h
  • Martes 26 de Enero
    Muy nuboso con lluvias26°   34°
  • Miércoles 27 de Enero
    Muy nuboso con lluvias25°   33°
  • Jueves 28 de Enero
    Cubierto con lluvias23°   28°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Carlos Casella y los 25 años de El Descueve

Durante una década, su estilo de danza contemporánea formó al público. La Bienal de Arte Joven los homenajeó con “Todos contentos”.

Por Diego Manso
Email This Page
eldescueve

Si veinte años no es nada, veinticinco es un poco más que nada. Por eso la agrupación de danza El Descueve, fundada en 1990 por Mayra Bonard, Carlos Casella, Ana Frenkel, María Ucedo y Gabriela Barberio, proyectó una suerte de festejo que incluyó la puesta en escena de Cero. Cero, antes una experiencia que una obra, en el marco de la última Bienal de Arte Joven.

Hace ocho años que no se los ve juntos, la última vez fue durante las tres temporadas de Patito feo. En sus años de actividad, El Descueve emergió como una propuesta bisagra en el mapa de la danza contemporánea de la Argentina y hasta el día de hoy todavía es posible apreciar su influencia en las nuevas generaciones. Una muestra de esto es la reposición de Todos contentos, la tercera obra de la agrupación, de 1998, ahora interpretada por bailarines ascendientes en Espacio Callejón (Humahuaca 3759), los domingos a las 18 y las 21. Quien habla es Carlos Casella que tras su paso por El Descueve protagonizó espectáculos de Mariano Pensotti y Alfredo Arias, además de profundizar su faceta de cantante en Babooshka!!.

¿Cómo eligieron a los intérpretes para la nueva versión de Todos contentos?
Son pibes sub 32 y los elegimos a través de una convocatoria de la Bienal. Nosotros llevamos el proyecto del festejo por los 25 años y lo que encajaba en ese marco era la reposición de la obra. Se anotaron 400 chicos, de los que teníamos que elegir solamente cinco, cuatro mujeres y un varón. En julio se hizo la convocatoria, se montó la obra en un mes y se estrenó. El asunto pasaba por transmitirles la energía física con la que trabajábamos hace dieciocho años y un poco de la mística del grupo. No hay un texto escrito, es más de transmisión cuerpo a cuerpo.

¿Cómo ves esta versión a la distancia?
Desde hace años nos preguntamos cómo sería montar una obra nuestra. Siempre nos debatíamos acerca de si el material nos sobrevivía. Las obras las creábamos sobre las características de cada uno, suponíamos que estaban sostenidas muy desde nosotros. Todos contentos fue la prueba de que las obras tienen estructura y de que podemos dejar un legado. La vi y me sorprendió que el lenguaje fuera actual. El elenco es muy talentoso, pibes nacidos en otra década que atravesaron otro momento cultural, con un background distinto al nuestro.

¿Qué referencias tenían de ustedes?
Casi ninguno había visto nada de El Descueve. La distancia generacional es grande. Nosotros veníamos de muchos años con De la Guarda, de hacer un trabajo físico fuerte, nos dedicábamos a las artes marciales, con un entrenamiento casi milico… Y estos chicos tienen un trabajo distinto, las técnicas evolucionaron. Hoy el trabajo es más suave, cuidadoso con el cuerpo.

¿Cómo elaboraron la idea del festejo por los 25 años de la agrupación?

De nosotros se conoce mucho el nombre, pero las generaciones que vienen por debajo no tienen información ni posibilidad de buscar material de El Descueve. Proyectamos subir de a poquito material a la redes y luego les propuse a las chicas que escribiéramos nuestra historia, que dejáramos un documento. Yo le decía festejo 360°, queríamos que incluyera una obra del pasado, una muestra fotográfica, un libro, un documental y una obra nueva. Sólo nos falta el libro y el documental, pero ya van a salir.

¿Qué huellas hay del legado de El Descueve en las obras de danza actuales?
La mezcla de lenguajes, la posibilidad de trabajar fuera de lo establecido. Eso pudo haber dejado un surco en lo que vino después. Tuvimos la suerte de estar todos de acuerdo siempre y entendimos que para un grupo que trabaja todos los días es imposible desarrollarse artísticamente sin hacerlo productivamente. Por eso quisimos montar Todos contentos, porque la hicimos cuando nos bajamos del tren de De la Guarda y nos empezamos a autosustentar.

DZ/sc

 

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario