Tiempo en Capital Federal

18° Max 13° Min
Cubierto
Cubierto

Humedad: 82%
Viento: Suroeste 28km/h
  • Lunes 28 de Septiembre
    Despejado11°   19°
  • Martes 29 de Septiembre
    Muy nuboso14°   20°
  • Miércoles 30 de Septiembre
    Cubierto13°   21°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Carancho va por el Oscar

La última película de Pablo Trapero fue seleccionada para competir como mejor film extranjero.

Email This Page

Un auto viaja por una ca­lle despejada. Adentro, un hombre, el persona­je, Sosa. Desde su ven­tana se ve un camión mientras él se inyecta el brazo. Un choque abrup­to sorprende. Una ambulancia que llega y la heroína, Luján, corre hacia el accidente. Detrás de escena, el creador, director, productor, el que le da vida a la idea, Pablo. Su úl­tima película, Carancho, superó el medio millón de espectadores, fue aclamada en el Festival de Cannes y acaba de ser seleccionada para postular a mejor film extranjero por la Academia del Cine.

Con veinte votos a favor, la Academia de las Artes y Ciencias Cinematográficas de la Argentina lo eligió para representar al país ante la Academia de Hollywood, luego de que Leonera compitiese en 2008, aunque no lograra me­terse entre los cinco finalistas.

«Luego de esa experiencia me siento más preparado y seguro, pero es imposible saber qué pa­sará. Carancho empezó en nues­tra cabeza dos años antes de su estreno y ahora, después de dar la vuelta al mundo, vivimos esta postulación como el final del ca­mino. Nos da mucha alegría, ade­más, por el modo en que se eli­gen las películas porque votan las personas que las hacen. Es un re­conocimiento de nuestros propios colegas», dice Trapero.

Carancho, como la mayoría de tus pe­lículas, tiene gran contenido social.
Para hacer un film se necesita mucho esfuerzo mío y de la gente con la que trabajo. Las producciones que tratan temas de este tipo me conmueven a mí y al equipo. Esto es lo que quiero trans­mitir. Hay que estar muy convenci­do de la historia, y como especta­dor me parece necesario y bueno que las películas permitan una re­flexión más allá de lo cinematográ­fico y de la crítica. Me interesa que puedan dejar un espacio de análi­sis y reflexión fuera de la sala.

¿Quiénes son tus referentes?
Tengo varios: Chaplin, Fellini, Scor­sese, Herzog, Buñuel. Muchas de las personas que admiro son sus propios productores. Poder estar en todo el camino, desde la inves­tigación hasta el último día que la película sigue dando vueltas, es un doble desafío porque la culpa de lo bueno y de lo malo la tiene la misma persona. Eso es un riesgo ya que no tenés distancia de cier­tas cosas. Además, veo mucho cine, desde pochocleras e infanti­les, por mi hijo de ocho años, has­ta de los países más remotos.
¿Cuál es tu próximo estreno?
Afines de septiembre sale un cor­to en la Cinemateca Francesa que se llama Rubias y morochas, que es una reflexión de distintas disci­plinas de las rubias y las morochas en la historia del cine. Me convo­caron junto a otros cinco realiza­dores. Además, con la productora estamos armando una pelícu­la de Gabriel Medina, otra de Guillermo Pfe­ning, que lanza su primer largome­traje como director, y una tercera de Santiago Palavecino.
¿Qué proyectos tenés?
Estoy preparando una película que se va a filmar el invierno próximo. Es temprano para contar de qué se trata, todavía estamos en plena búsqueda de material. Puedo decir que va a tener algo en común con mis producciones pasadas, pero también cosas nuevas. Es una idea que tengo escrita desde la épo­ca de El bonaerense (2002); ten­go notas de esos años y ahora las estoy completando con una inves­tigación formal. Además, ya estoy hablando con los posibles actores y consultando sus agendas.
¿Es clave la investigación?
Todas las personas que escriben tienen que indagar sobre lo que quieren hablar. veces, cuando la realidad es más lejana al mundo que conocés, tenés que meterte y entender por qué un personaje se comporta de una manera u otra. En cualquier situación tenés que saber dónde te estás metiendo. Se necesita mucho trabajo y com­promiso en todas las etapas, y ésta es una de ellas. Además, po­der trabajar el tema en profundi­dad, por unos dos años, me hace confiar más en el proyecto

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario