Tiempo en Capital Federal

14° Max 11° Min
Nubes dispersas
Nubes dispersas

Humedad: 69%
Viento: Este 14km/h
  • Viernes 5 de Junio
    Cubierto12°   15°
  • Sábado 6 de Junio
    Cubierto con lluvias14°   16°
  • Domingo 7 de Junio
    Despejado13°   17°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Campi: «Mis compañeros me enseñaron mucho»

Agota entradas en el teatro y este año cumple 20 ininterrumpidos de televisión. Un laburante que reivindica la «ingenuidad para aprender».

Por Teté Coustarot
Email This Page
campi

Busqué en internet entradas para el unipersonal que Martín Campilongo, Campi para todos, está haciendo en el Multiteatro… estaban agotadas hasta las siguientes dos semanas. Cuando nos juntamos en el camarín se lo dije y me respondió que él siempre fue “de menor a mayor en la vida”; atesoré esa frase.

Desde que empezaste, nunca dejaste de trabajar.
Este año se van a cumplir veinte que estoy en la tele. Empecé en el 95, en la tribuna de Nico Repetto. Después de los 30 el tiempo pasa a otra velocidad. Ahora tengo 46 y pienso que lo de Nico fue ayer. Ahí estuvieron Favio Posca, Laura Oliva, Caramelito (Carrizo)…

¿Cómo te metiste en esa tribuna?
En ese momento vivía en Punta Carretas, en Montevideo. Me fui a hacer teatro allá y me enamoré de la ciudad; le había dicho a mi madre que me quedaba a vivir y lo hice durante dos años. Había vuelto para acompañar a un amigo al casting de Nico, que duró meses. En ese momento, yo no quería entrar en la tele. Pertenecía al under; y el under y la tele no se llevaban bien.

Ahora se cayeron muchos prejuicios.
Es muy “la linda es una estúpida porque no me da bola”. La tele era una porquería porque no me daba bola. Cuando yo entré, todos mis amigos del under me pedían que los hiciera entrar y, gracias a Dios, entraron y fue muy saludable para mis amigos, para mí y para la tele.

¿Para trabajar con Marcelo Tinelli también hiciste un casting?
Terminaba la tribuna y mi laburo con Sofovich en La peluquería de don Mateo, donde hacía un personaje que entraba en patines con una pizza. Me lo crucé a Claudio Villarruel y le alcancé un video. Él ya me conocía de haberme visto en la tele. Un viernes le mostré mis personajes y al lunes siguiente dijo que lo había visto Marcelo y que al año siguiente empezaba a trabajar con ellos.

¿Siempre hiciste espectáculos propios?
Hacía mucho que no hacía mis textos como en este unipersonal que empecé hace cuatro años. Pero hice mucho teatro clásico antes. Mi maestro fue Agustín Alezzo, estuve muchos años con él. Después, empecé a estudiar con mis compañeros. Ellos me enseñaron mucho. Hay que tener ingenuidad y humildad para aprender. Todavía estoy en época de aprender, no de enseñar. A veces lo blanqueo. Por ejemplo, con Emilio Disi inauguramos la plaza teatral de Colón, en Entre Ríos y yo le había dicho que iba a tomar clases con él, que iba a ser mi maestro durante toda esa temporada.

En tus personajes se nota una mirada atenta a todo. ¡Tus imitaciones en Bailando por un sueño son espectaculares!
Mirá, yo hice la escenografía de su show, son 40 gallinas robot que bailan y cantan el himno, corté, pinté…

¿Sos muy familiero, no? Es tan lindo lo que armaron con Denise, tu mujer.
Cuatro chicos son un laburo, pero Denise lo hace muy fácil y todo pasa a ser un buen momento. Ella sabe desanudar un berrinche o una pataleta y te lo hace más fácil. Uno puede jugar con los chicos.

Tenés una música al hablar que es muy porteña.
Yo soy muy porteño, de Parque Patricios, un barrio muy tanguero. Cuando tenía 18 años me habían conseguido un trabajo de pavimentador de calles en Nueva York. Los argentinos estamos educados para irnos del país, siempre lo de afuera está mejor, aprendimos a tener la doble ciudadanía, irnos, vivir afuera… Cuando me estaba por ir, me agarró una cosa de extrañar mi país y empecé a descubrir el tango en ese exilio que nunca tuve y me enamoré.

¿A quién escuchabas?
Me encanta el Polaco Goyeneche. Cuando pude, le hice un homenaje en Tu cara me suena porque nunca nadie lo había imitado. Me gusta el hecho de imitar como si sacara una foto del baúl para mostrarles a los pibes nuevos quiénes eran. Hace poco, hice a Tato Bores en el programa de Tinelli. Buscaba que todos los pibes conocieran quién fue ese personaje. En base a eso, los chicos curiosean, entran en Youtube y el resto lo hace Tato.

¿Qué lugar recomendarías de Buenos Aires, vos que sos tan porteño?
Un lugar nuevo: el Barrio Chino. Amerita ir a verlo porque lo remodelaron respetando la cultura china y es como estar de turista en tu propia ciudad. Es un lindo paseo de los nuevos. El que ya lo conocía debería volver, porque ahora la propuesta es diferente.

DZ/sc

 

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario