Tiempo en Capital Federal

32° Max 17° Min
Parcialmente nuboso
Parcialmente nuboso

Humedad: 49%
Viento: Noroeste 18km/h
  • Miércoles 27 de Octubre
    Despejado20°   29°
  • Jueves 28 de Octubre
    Cubierto20°   28°
  • Viernes 29 de Octubre
    Cubierto19°   26°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Camas solares: rayos azules y cancerígenos

Por qué el bronceado artificial es aún más riesgoso que el del sol. Moda versus salud.

Por paula-soler
Email This Page

Quienes crean que los rayos artificiales eran benignos en comparación con los del sol, están equivocados. La cama solar predispone a contraer cáncer de piel. La Organización Mundial de la Salud (OMS) considera a las camas solares como productos de mayor efecto cancerígeno. Y afirma que las sustancias y productos que se utilizan tienen un grado cancerígeno comparable con la exposición al humo del tabaco.

Ya en 2009 la Agencia Internacional de Investigación del Cáncer (IARC, según sus siglas en inglés), emitió un informe en el que agravaba la calificación del uso de las camas solares a «carcinogénicas en humanos».

Es que la incidencia mundial del melanoma, el cáncer de piel más peligroso, aumentó en las últimas décadas más que cualquier otro tipo. La causa de este incremento es la exposición indiscriminada al sol y a las fuentes artificiales de radiación ultravioleta (RUV). «La radiación de las camas solares puede alterar el ADN de las células y provocar cambios cutáneos que ya pueden advertirse al año de exponerse a ellas», advierte a Diario Z el doctor Sergio Escobar, médico dermatólogo miembro de la Sociedad Argentina de Dermatología. Según un informe del Instituto Nacional del Cáncer (INC), el riesgo de contraer patologías mediante el bronceado artificial se presenta con sólo recibir diez sesiones al año.

Desde hace tiempo se conoce el efecto de la radiación ultravioleta B (UVB), que es la que genera enrojecimiento y ampollas. Pero no había tantas precisiones sobre los UVA, que son los que provocan un bronceado paulatino, sin provocar sufrimiento. «Se pensaba que eran buenos si se tomaba sol despacito. Y así surgieron las camas solares; que son algo así como agarrar un pedacito de sol y potenciarlo.

Pero aunque se haga bien y paulatinamente, a la larga este hábito también puede provocar cáncer de piel», afirma Andrés Politi, del Centro de Educación Médica e Investigaciones Clínicas (Cemic). «El daño no es evidente en el momento; el efecto es acumulativo y las consecuencias se ven a largo plazo», sostiene este experto.

El informe de la OMS afirma que se demostró que «el riesgo de melanoma cutáneo aumenta un 75% cuando el uso de camas y lámparas solares comienza antes de los 30 años de edad». Agrega que «también hay suficiente evidencia de un riesgo incrementado de melanoma ocular asociado al uso de aparatos de bronceado.»

Las estadísticas no dan tregua a los rayos, sean dorados o azules: unos 132 mil casos de melanoma cutáneo son diagnosticados por año. Además, mueren unas 66 mil personas en todo el mundo por esta dolencia.

Las camas solares datan de los años 70, cuando eran usadas con fines terapéuticos para personas con enfermedades como vitiligo o psoriasis. Las terapias, controladas por los médicos, tenían resultados positivos. No obstante, «se demostró que multiplicaba un 1,75 el riesgo de padecer melanoma y un 2,25 otro tipo de cáncer», afirma Polito.

«Durante años se relacionó el concepto de bronceado con el de salud y belleza. Sin embargo, tener un tono dorado no es una manifestación de salud de la piel, sino una reacción de defensa ante la agresión de los rayos UV. Estos rayos estimulan la síntesis de melanina, pigmento que generan los melanocitos, como signo de defensa ante el daño que generan los rayos UV sobre las células cutáneas», explica a Diario Z la doctora Ana de Pablo, coordinadora de la Campaña Nacional de Prevención del Cáncer de Piel de la Sociedad Argentina de Dermatología.
n Buenos Aires, los menores de 18 años de edad tienen prohibido usar camas solares desde 2006, cuando la Legislatura comenzó a regular el funcionamiento de los locales e institutos que cuentan con equipos que emiten radiación ultravioleta (UV). Lo mismo ocurrió en provincia de Buenos Aires y Catamarca. También en La Plata avanza una ley en este sentido.

Quienes más usan las camas solares son las mujeres de entre 19 y 30 años, franja en la que se registra mayor cantidad de casos de cáncer cutáneo.

DZ/LR

 

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario