Tiempo en Capital Federal

10° Max 7° Min
Cubierto
Cubierto

Humedad: 70%
Viento: Este 24km/h
  • Jueves 22 de Agosto
    Cubierto  12°
  • Viernes 23 de Agosto
    Cubierto  13°
  • Sábado 24 de Agosto
    Cubierto11°   15°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Cajitas de fósforos para conocer el mundo

La muestra Dame Fuego reúne cerillas que despertaron la pasión de coleccionistas y cuentan historias. La belleza de lo cotidiano, para quien quiera mirar. Gratis.

Por Daniela Pasik
Email This Page
96aa-fosforos2

En la poesía del estadounidense William Carlos Williams los objetos comunes suelen ser protagonistas. En la película Paterson (2016), Jim Jarmush le hace un homenaje libre al escritor y ahí el protagonista escribe una oda a las cajas de fósforos que eligen, cada día, con su esposa. Es un poema de amor, que habla, también, de la rareza excepcional en lo cotidiano, de lo que es útil  y familiar, pero también de alguna forma único y extraño.

Una caja de fósforos contiene el milagro del fuego. Es un objeto a través del que se puede descubrir con asombro la singularidad de lo inmediato. Las cerillas sirven para contar un amor, como hace el protagonista de Paterson, y también una ciudad, como logra Jarmush en la película. Días, momentos, escenas, épocas capturadas en un objeto, que perdura y muta. Algo que es tan común, que casi ni se mira, pero está, y es capaz de brillar en su particularidad.

El Museo de la Ciudad tiene uno de los acervos más variados de objetos que fueron parte de la historia porteña. Por ejemplo, una colección de cajitas de fósforos. Ese objeto que la mayoría descarta fácil cuando se termina el contenido, pero que algunos otros atesoran. Esa manía recolectora específica se la llama “filumenismo” y es tan rara y específica que todavía la Real Academia Española no la conoce. Igual existe. Y así se le dice a la afición de juntar cajas y etiquetas de fósforos que, por su vistosidad y variación, son de alguna forma mini obras de arte sin marco, como instantáneas de épocas y lugares.

6fa8-fosforos1
Hay entonces, por supuesto, filumenistas. Fernando Juíz es uno, y parte de su colección, junto a la atesorada por el Museo de la Ciudad, es ahora la muestra Dame fuego. Un mundo más allá de la “Tres patitos” se abre desde las clásicas “Victoria” y las infaltables “Ranchera” hasta las “Luxor” con sus interesantes modelos y muchas extrañas marcas de otros países –entre otras «Thre stars» de Suecia-, con diferentes tamaños y diseños.
eb91-fosforos3
En el recorrido, también, se puede conocer la historia de la industria del fósforo en la Argentina, que comenzó en 1860 con tres fábricas que se unieron en 1889 para desarrollar la Compañía General de Fósforos, que desde 1929 pasó a formar parte de la Compañía General de Fósforos Sud Americana SA (Cgfsa). La industria de la cerilla recorre y acompaña la gesta de la Ciudad y según los cálculos de la empresa, Tres Patitos llega todos los meses a más de 2.500.000 hogares del país. Están los que tiran la caja, y los que la guardan.

La muestra Dame Fuego se puede ver hasta el domingo 28 de mayo, de 11 a 18, en la sede La estrella del Museo de la Ciudad, Defensa 219, el 1°Piso Altos. Entrada Gratis.

paterson-banner
Un poema de amor, de la película Paterson.

Tenemos un montón de fósforos en nuestra casa.
Los tenemos a mano, siempre.
Actualmente, nuestra marca favorita es «Ohio Cabeza Azul»
aunque solíamos preferir la marca «Diamante».
Eso fue antes de descubrir «Ohio Cabeza Azul».
Están muy bien empaquetados, son robustas en cajas pequeñas
con azul oscuro y claro, y la marca escrita en blanco
con letras en forma de megáfono,
como si quisieran decirle más fuerte al mundo
“acá está el fósforo más bello del mundo,
de una pulgada y media de suave vástago de pino
cubierto por una granulada cabeza púrpura oscuro,
muy sobrio y furioso y obstinadamente listo para explotar en fuego
prendiendo, quizás, el cigarrillo de la mujer que amás
por primera vez
y nunca fue lo mismo después.
Todo eso te daremos».
Eso fue lo que me diste: me convertí en cigarrillo
y vos en fósforo
o yo en fósforo, y vos en cigarrillo,
brillando con besos ardiendo hacia el cielo.

Fuente Diario Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario