Tiempo en Capital Federal

17° Max 11° Min
Muy nuboso
Muy nuboso

Humedad: 63%
Viento: Suroeste 12km/h
  • Martes 18 de Mayo
    Cubierto11°   15°
  • Miércoles 19 de Mayo
    Cubierto12°   16°
  • Jueves 20 de Mayo
    Cubierto14°   16°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Café pendiente: el gusto de invitar

Una campaña solidaria que gana cada vez más adeptos y se diversifica.

Por Lucila Rolon
Email This Page
cafe pendiente cafe pendiente
cafe pendiente cafe pendiente
Anterior Siguiente

Dice el dicho popular: “Un vaso de agua no se le niega a nadie”. ¿Y un café? Algo así pensó Sol Verdier, diseñadora gráfica argentina, cuando tuvo la idea de replicar en este país una iniciativa que encontró en internet: Café Pendiente nació en Nápoles, Italia, en 2008. Está inspirada en un cuento de Tonino Guerra en el que tres amigos entran en un bar, piden y pagan seis cafés. Se toman tres, dejan los otros pendientes y se van. Desconcertados los mozos, entienden la situación un rato después, cuando un hombre de bajos recursos entra al bar y les pregunta si tiene algún café pago y pendiente de entregar. Y se lo toma.
A fines de marzo, Buenos Aires se sumó a la movida. Sol Verdier contactó a algunos amigos que tienen pastelerías y les propuso la idea. Investigó más por internet, se dio cuenta del alcance que estaba teniendo la iniciativa a través de las redes sociales y puso manos a la obra. Escribió un proyecto, armó una web y una fan page en Facebook. De a poco fueron apareciendo los Me Gusta. Hoy llegan a 30.250 y cada semana se actualiza la lista de bares, restoranes y kioscos que participan. Ya son más de 190 en todo el país.
Mariana Szostak, licenciada en comunicación y una de las cuatro voluntarias de Café Pendiente, explica que, para que el plan funcione, es imprescindible la difusión: “Las personas en situación de calle o de bajos recursos tienen que saber que un café pendiente espera por ellos”. Por eso, los bares que participan se identifican con un autoadhesivo naranja en la vidriera, y la lista con sus datos circula en hospitales, iglesias y comedores. “De a poco la gente se va animando a preguntar de qué se trata y participa”, cuentan las chicas de La Perichona, el bar que funciona en la casa del Virrey Liniers, en Venezuela al 400. En Guapa, Dulce & Salado, Paunero y Av. Las Heras, reparten los cafés recaudados los días viernes en el hospital Fernández, entre pacientes o familiares que esperan. En Riú Café, de Olivos, suman tostadas y el café se transforma en desayuno. Esta costumbre también se va expandiendo entre los comercios adheridos: facturas, medialunas y escones sin cargo, incluso alfajores, como hacen en un maxikiosco de la avenida Caseros al 3.800. No son sólo los bares los que se suman. Según los últimos datos, cada dos horas seagrega un nuevo bar a la campaña del Café Pendiente. Mariana no sabe cómo expresar la sorpresa que sienten por este crecimiento vertiginoso. “Algunos lugares nos dicen que quieren hacer comidas pendientes. Empresas de viandas que nos ofrecen donar una pieza por cada una que les compren”. Por ahora, las chicas les dijeron que no pueden acceder porque no tienen estructura: “¡Hagan su propia iniciativa!, les pedimos nosotras.”

www.uncafependiente.com.ar
En Facebook: www.facebook.com/CafePendienteOficial

 

dz/lr

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario