Tiempo en Capital Federal

17° Max 14° Min
Cubierto con lluvias
Cubierto con lluvias

Humedad: 91%
Viento: Este 33km/h
  • Domingo 27 de Septiembre
    Cubierto14°   17°
  • Lunes 28 de Septiembre
    Despejado10°   18°
  • Martes 29 de Septiembre
    Cubierto13°   20°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

El café que es un símbolo de Almagro

Café bar porteño de esquina, con estilo años 50 y mucha historia. Nunca cierra y es para almorzar, cenar, tomar café y/o vermú.

Por Paula Jiménez España
Email This Page
11447956_BXYX_rAbD_J86XQV48d97CcS9bt3bwRb1viM2x0xI6o

Sólo elogios se despliegan entre quienes conocen La Orquídea. Los noctámbulos ponderan de este bar que les dé de comer sus deliciosas minutas a lo largo de las 24 horas del día. Además, permanece abierto todo el año, con las únicas excepciones del 1 de Mayo, Navidad y Año nuevo. Los madrugadores le agradecen lo espumoso de sus cafés con leche y el tamaño de las medialunas. Los intelectuales parecen elegirlo por el silencio propicio a la hora de leer. Los extranjeros que paran en los hostels cercanos se dan cita con sus profesores de español porque aprovechan la tranquilidad para conversar. Y los que trabajan en la zona lo eligen por la decencia de sus platos y la mesura de sus precios.

Todo el mundo parece tener algo para destacar respecto de este bar fundado en 1954, que queda en pleno corazón de Almagro sobre la esquina de Acuña de Figueroa y Corrientes. La Orquídea seduce, además, porque encarna lo más puro del espíritu porteño en materia de bares: sus clásicas mesas y sillas de madera, sus altas ventanas guillotina, el fileteado de los vidrios, sus techos altos y la casi inalterada apariencia a través del tiempo.

El personal de este bar ayuda a completar la fotografía de su identidad histórica. Marcelo, un mozo atentísimo a todo lo que sucede en el salón, no puede evitar hincharse de orgullo al contar que desde 1983 trabaja en La Orquídea. “Acá empecé. Éste fue mi primer trabajo como mozo. Y uno no se puede quedar tanto tiempo en un lugar si no le gusta lo que hace. Viene mucha gente del barrio. Ya los conozco. Esa cosa familiar es parte de lo que me gusta”, dice.

Cuando Marcelo bandejeó por primera vez un café, en el barrio todavía estaba en pie, apenas a un par de cuadras, el antiguo Mercado de Flores, que inspiró a este bar su bello nombre. Durante los años que duró, los floristas que iban a surtirse se encontraban en La Orquídea para compartir charlas y desayunos. Cuando se fue el mercado, hace más de una década, el bar cambió la órbita y pasó a quedar en diagonal al inmenso edificio de la Iglesia Universal, de donde no parece abrevar ningún cliente.

Hoy, día jueves, el bar restaurante ofrece en su pizarra verde un menú de pollo deshuesado con guarnición a $90. “La cocina está abierta a toda hora. Ése es el secreto para que este lugar funcione”, dice Daniel, el séptimo y actual dueño, que heredó el negocio de su padre. El señor José adquirió el fondo de comercio en 1994, bajo el compromiso de mantener su estilo tradicional. Lo hizo. El huracán modernizador y pretencioso de los 90 no logró cambiar la cara del bar.

Cien metros cuadrados, cuarenta mesas, 362 días de trabajo al año y 24 horas redondas sirviendo al público (que se acrecienta al mediodía, pero que lo visita durante todo el día y toda la noche) son los números que a grandes rasgos parecieran caracterizar a La Orquídea.

Cualquier porteño o habitante de larga data de esta ciudad sabe que es una sustancia mucho más sensible la que hace a esta historia. Una sustancia presente en las charlas, en las hojas escritas y leídas sobre sus mesas, en los encuentros entre amigos, amantes, alumnos y profesores que a lo largo de más de sesenta años han pasado por La Orquídea impregnándose de su fragancia.

Datos útiles

– Queda en Av. Corrientes 4101, barrio de Almagro.

– Para comer y tomar café o vermú. Con la cocina siempre disponible para minutas.  Tiene menú ejecutivo al mediodía.

–  Sólo acepta efectivo.

DZ/JPC

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario