Tiempo en Capital Federal

24° Max 16° Min
Muy nuboso
Muy nuboso

Humedad: 46%
Viento: Sureste 32km/h
  • Sábado 5 de Diciembre
    Despejado15°   22°
  • Domingo 6 de Diciembre
    Despejado17°   23°
  • Lunes 7 de Diciembre
    Despejado18°   24°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Buenos Aires, primera en número de librerías

La ciudad es la primera del mundo en cantidad de librerías por habitante: 25 por cada 100 mil habitantes. Dicho de otro modo, una por cada 467 personas.

Email This Page
7177041-librerias_de_viejo_390.jpg

A comienzos de año el estudio World Cities Culture Forum,  destacó a Buenos Aires como la primera ciudad del mundo en cantidad de librerías por habitante. El promedio es de 25 librerías por cada 100 mil habitantes o, dicho de otro modo, una por cada 467 personas. Algo que explica, en cierta medida, el éxito de convocatoria de la Feria del Libro todos los años.

Desde hace más de medio siglo, cuando la Guerra Civil Española movió el eje del mercado editorial hispanoamericano a Buenos Aires, la capital federal generó una portentosa industria que tuvo asidero, en gran medida, en el mercado de lectores. Así fue como se formó, entre medio de las editoriales y los lectores, una cantidad de librerías que asombra al mundo.

Cualquier turista que recorre la zona del Obelisco se maravilla, caminando la avenida Corrientes, por la cantidad de librerías. Miguel Angel Morelli, librero de profesión, recuerda que, “cuando arranqué en el libro, allá por el ’76, se decía de Corrientes que era ‘la calle que nunca dormía’. Y había mucho de verdad. En la librería Hernández, que fue mi primer trabajo, los sábados a la madrugada (para mejor decir, a las 4 de la madrugada ya del domingo) poníamos aquel tema de Piero, Vamos a la cama, para que la gente fuera despejando el lugar. Claro que de a poco el horror fue ganando las calles y Corrientes comenzó a apagarse lentamente, como el resto del país”.

Al fabuloso mundo de las librerías de Corrientes y zonas aledañas se sumaría, más cerca en el tiempo, la sucursal de El Ateneo en el viejo cine Grand Splendid, sobre la avenida Santa Fe. Para muchos, una de las librerías más hermosas del mundo. Más adelante, se sumaría un acontecimiento como La Noche de las Librerías, en noviembre. También llegaría la concentración en cadenas.

Recuerda Morelli que a fines de los 70 “no existían ni las cadenas ni los grupos editoriales, de modo que el negocio del libro no estaba concentrado como ahora. Si antes uno salía a patear Corrientes en busca por ejemplo de ofertas (libros de lance, como decían poéticamente los viejos), en los diez o quince locales que se dedicaban al rubro encontraba una variedad absoluta. Hoy, si te fijás bien, casi todos los salderos trabajan los mismos libros y a los mismos precios. Eso también se lo debemos a la concentración brutal de estas últimas décadas”.

Aun siendo la ciudad con mayor proporción entre habitantes y librerías, es de destacar que el estudio incluyó como “librería” a todo local con venta de libros; y que la distribución en la ciudad no es precisamente pareja.

La zona céntrica de Buenos Aires, Recoleta, Palermo y Belgrano, se cuentan como los puntos de mayor concentración  Con 121 locales, San Nicolás es el barrio número uno en el ranking. No es para menos: el circuito de Corrientes está allí, al igual que el microcentro.

Pero así como hay zonas populosas para la relación entre libros y lectores, hay barrios con menor densidad. Si un tercio de los 48 barrios porteños tiene una variación de librería entre los 200 y los 8 mil habitantes, otro tercio (en el que destacan Caballito, Villa Urquiza, Liners, Chacarita, Flores) ofrece un local, según el barrio, entre los 10 mil y los 20 mil habitantes. En el resto, hay una incidencia de hasta 50 mil habitantes por librería, como en La Boca, Saavedra, Coghlan, Parque Avellaneda, Villa Soldati.

El fervor lector se reaviva ante la inminencia de la Feria del Libro. Su público es heterogéneo, y abarca incluso a gente que no es de salir a recorrer librerías. Morelli compara el ayer con el hoy: “Me perdí la primera Feria del Libro, la que se hizo en la calle Florida, pero trabajé en la segunda y de allí en más en no quieran saber cuántas. Las primeras tenían mucho de amateurismo, es verdad, pero porque era la característica de buena parte del sector. Detrás de cada editor había alguien defendiendo su ideología y publicando autores afines a ella. Desde Shapire a Losada, desde Santiago Rueda a Galerna. Después desembarcaron los grandes sellos con sus herramientas de marketing, su concepto de mercado y –muy especialmente- su vocación monopólica. Hoy la Feria refleja eso: grandes y coloridos stands, una puesta en escena impactante y poca sustancia. La gente sigue viendo al libro como el principal canal de lectura, pero acá si bien cada día se edita más, se edita peor. Salvo que se nos dé por creer que libros como el de Rial son los que se necesitan para vivir”.

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario