Tiempo en Capital Federal

21° Max 14° Min
Cubierto con llovizna
Cubierto con llovizna

Humedad: 57%
Viento: Suroeste 40km/h
  • Jueves 29 de Octubre
    Parcialmente nuboso12°   18°
  • Viernes 30 de Octubre
    Parcialmente nuboso10°   17°
  • Sábado 31 de Octubre
    Nubes dispersas13°   18°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Bruxismo, dientes que no descansan

Mandíbulas apretadas noche y día, un problema de muchos adultos y niños. 

Por Marina Navarro
Email This Page
bruxismo bruxismo

Dormir mal, levantarse cansado y con un fuerte dolor en las mandíbulas. Despertarse por el fuerte ruido del rechinar de los dientes. Son algunos de los síntomas más frecuentes del bruxismo.
Una persona padece de bruxismo cuando aprieta o frota los dientes. “Es un desorden de movimiento, como consecuencia de una actividad no deseada e involuntaria”, explica Daniel Paesani, miembro de la Asociación Odontológica Argentina. “Se puede manifestar durante el sueño o la vigilia. El de la vigilia está caracterizado por un tipo de actividad de apretamiento, mientras que el bruxismo del sueño está representado principalmente por una actividad de frotamiento aunque también puede ser la combinación de apretamiento y frotamiento dentario”, dice Paesani.
Si bien la consulta suele ser porque el paciente manifiesta tener indicios claros de la fricción o el apretamiento de los dientes, porque se lo dicen o él mismo lo advierte, es importante tener en cuenta otras cuestiones. En algunos casos el paciente puede estar atravesando una situación de estrés, preocupación o estar tomando alguna medicación que hace que el bruxismo se manifieste de manera temporaria. Pero si la situación se prolonga, puede tener complicaciones severas. “La descarga de energía en las piezas dentales provoca diversas consecuencias: rotura de dientes, cefalea, hipertrofia de los músculos, dolor mandibular y rotura de prótesis”, puntualiza Paesani.
Cuando diagnostican bruxismo, los odontólogos suelen recetar una “placa de descanso”, una prótesis que realiza el profesional para que el paciente la utilice mientras duerme, para evitar que se dañen las piezas dentales. La placa está diseñada para distribuir armónicamente las fuerzas del frotamiento dentario. Pero sólo deben utilizarse las realizadas por el especialista, no las que se emplean como protectores bucales en la práctica de ciertos deportes, porque inducen a la actividad masticatoria e incrementan el bruxismo, además de alterar la mordida y la alineación de los dientes.
Entre los tratamientos posibles, también se recomienda la kinesiología y la osteopatía, que relajan la zona afectada, alivian el dolor y logran disminuir la fricción y el apretamiento de los dientes.
Pero el bruxismo no es cosa sólo de adultos. En los últimos años creció de un 10 a un 20% en la población infantil. Es muy común en los niños en edad escolar. La odontopediatra Martha Basso, miembro de la Asociación Odontológica Argentina dice: “En los niños no todo bruxismo es patológico y en un principio ese movimiento involuntario de los dientes tiene una función, cumple un rol de desgaste y ajuste de la oclusión, previo al recambio dentario. Pasada esa etapa y con la dentición definitiva sí puede volverse patológico”.

 

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario