Tiempo en Capital Federal

23° Max 18° Min
Despejado
Despejado

Humedad: 74%
Viento: Nordeste 10km/h
  • Sábado 17 de Abril
    Cubierto19°   22°
  • Domingo 18 de Abril
    Cubierto18°   22°
  • Lunes 19 de Abril
    Muy nuboso18°   22°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Boedo Billar: un mundo a tres bandas

Fundado en 1951, es uno de los reductos porteños más tradicionales de este juego.

Por Federico Raggio
Email This Page
IMGP3534

Desde la entrada del salón del Boedo Billar Club se puede divisar, en medio de la iluminación difusa, el humo de cigarrillos y un silencio casi petrificante, interrumpido a cada minuto por el sonido seco de un taco que impacta una bola blanca. A la izquierda, sobre unas butacas coloradas, algunos esperan turno para jugar mientras que otros murmuran y comentan alguna jugada. La tensión que se percibe en cada mesa se propaga en toda la escena.

Fundado en 1951, el Boedo es uno de los clubes de billar más importantes del país, donde se formaron la mayoría de los mejores jugadores argentinos. Oscar, uno de los encargados, cuenta que hay muchos “poolistas” que vienen a aprender billar: “Después, cuando juegan al pool, lo hacen de una forma más estratégica porque te aporta precisión y concentración”.

Tiempo atrás, el billar reunía público de todas las edades. Hoy es practicado sobre todo por hombres adultos. Sin embargo, Juan Pablo Sisterna, encargado de mesas del club –donde se juegan torneos nacionales e internacionales– es de los pocos que rondan los 30 años.

A la derecha están ubicadas las “taqueras”, donde cada jugador guarda su taco. “En la parte de abajo de la culata se utiliza ébano porque da mucha potencia. En la parte de arriba, la puntera, madera Maple canadiense, que proporciona dureza y flexibilidad a la vez”, detalla Sisterna.

La modalidad de juego más extendida, explica Sisterna, es el billar a tres bandas: “Es como la ‘universidad’ del billar, es lo más difícil. Eso quiere decir que, como mínimo, la bola debe tocar tres bandas antes de efectuarse la ‘carambola’, donde se hace contacto con las otras dos, la mía y la que utiliza mi rival”, explica Sisterna.

En las mesas, importadas de Bélgica, se utiliza un termostato que siempre debe estar a 36 o 37 grados de temperatura para que el nivel de humedad permita que reboten bien las bolas. “Si no rebotarían como cascotes”, revela Sisterna, quien posee diversos títulos nacionales e internacionales. También representó al país en mundiales y juegos panamericanos.

“El billar es como más ‘intelectual’, a diferencia del pool. Acá tenés que pensar los efectos en cada tiro, porque la bola debe retroceder o en otras circunstancias tiene que quedar acomodada en otro lugar, pensando siempre en la próxima jugada. La mente va al lado de la ejecución”, aclara Sisterna. Y hace la última “carambola” con armonía y relajación.

 

• Dirección: Medrano 468.
• Teléfono: 4982-6307.
• Horarios: Lunes a sábados de 10 a 22 y domingos de 14 a 22.
• Barrio: Almagro.

 

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario