Tiempo en Capital Federal

21° Max 14° Min
Cubierto con lluvias
Cubierto con lluvias

Humedad: 82%
Viento: Oeste 36km/h
  • Lunes 12 de Abril
    Despejado15°   21°
  • Martes 13 de Abril
    Despejado15°   20°
  • Miércoles 14 de Abril
    Parcialmente nuboso16°   21°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Bodart: ‘Convocamos a los vecinos a una protesta contra el tarifazo’

Especialista en el tema del subte e integrante de la Comisión de Legislación del Trabajo, el legislador del MST-Proyecto Sur adelanta sus proyectos para terminar con las concesiones; además de la del subterráneo, la de la recolección de residuos.

Por
Email This Page
Alejandro Bodart. Alejandro Bodart.

Vivió muchos años en Córdoba, y allí se hizo socialista, dice su curriculum. Después se mudó a La Plata y hace ya 20 años que este militante del Movimiento Socialista de los Trabajadores, hoy en Proyecto Sur, vive en el barrio de San Cristóbal. En los últimos tiempos, Bodart se hizo conocido para los porteños a partir de dos campañas: una, que promueve la legalización del aborto (el diputado denunció al cura del hospital Ramos Mejía que había organizado un escrache a una paciente que solicitó un aborto no punible). La segunda, el proyecto para quitarle la concesión del subte a Metrovías, o sea al grupo de Benito Roggio. La propuesta careció de eco, pero Bodart asegura que este año insistirá con ella.

¿Qué opina del aumento de la tarifa del subte a 3,50?
No tiene justificación alguna, salvo cuidar el bolsillo de la privada Metrovías. Sumado al 127% de 2012, el tarifazo supera el 160% en un año: más de cinco veces la inflación real. Ni siquiera tiene el resultado de la auditoría de costos a que obliga su propia Ley 4.472, a la que nos opusimos por privatista. Por eso el viernes 1M, cuando Macri abra el período de sesiones en la Legislatura, convocamos a los vecinos a una protesta masiva contra el tarifazo.

¿Qué aspectos critica de la ley de traspaso que se aprobó?
Voté en contra esencialmente porque no rompe con la lógica que ha llevado al subte y a todo el sistema de transporte a una situación de semicolapso, que es la privatización. No va a haber salida ni para el subte ni para los ferrocarriles hasta que no se cambie de política 180 grados, se saque a las empresas privadas y el Estado se haga cargo. En particular, en la Ciudad que se haga cargo Sbase y que haya un control social para que no nos pase que por la vía de la corrupción se desvíen fondos y no se apliquen para que el servicio mejore. Desde el principio plantee esto y me llevó a no acordar con otras propuestas de la oposición.

¿Espera alguna mejora?
Soy escéptico de que mejore cualitativamente porque si sigue Metrovías, u otra empresa, toda la plata invertida en vez de ir a mejorar el servicio va a los bolsillos de los empresarios. El subte daba ganancia antes de ser privatizado, esa ganancia permitía reinvertir, por eso fue un servicio de excelencia durante mucho tiempo. Con la privatización se empezó a liquidar, y encima esta empresa privada fraguó cifras, se contrató a sí misma a niveles carísimos, eso le permitió mostrar balances deficitarios para pedir más subsidios. El Estado le permitió que no reinvirtiera, la conclusión es la que tenemos hoy. Corre riesgo el usuario, que viaja peor que el ganado. Hay una ley que establece que entre vaca y vaca, o caballo y caballo, haya un espacio mínimo. Acá todos los que viajamos en el subte sabemos que eso no pasa. En cualquier momento puede pasar un Once; si no pasa es porque los trabajadores se dan maña para sacar un pedazo de un tren y ponérselo a otro, pero se nota la desinversión. Todo esto tiene que ver con un Estado ausente, que en vez de controlar termina siendo cómplice. La nueva ley no sale de ese marco. El macrismo presentó una ley de máxima para negociar, sacó lo peor, pero quedó una ley de matriz macrista.

¿Se vulnera algún derecho de los trabajadores?
Tuvieron que sacar las cláusulas brutales pero dejaron una que dice que las condiciones de salubridad se van a rediscutir cuando se firme el nuevo contrato entre el gobierno de la Ciudad y la nueva concesionaria, eso deja abierta la puerta a que discutan por ejemplo las seis horas, una conquista de mucha lucha. También van a discutir cómo se aplica el tema del servicio mínimo. La ley dice que cae el contrato y que se tiene que firmar otro, y ahí se van a discutir todas estas cuestiones. Será una pelea hacia adelante. La ley tiene cosas muy contradictorias. Por ejemplo, plantea que en 60 días hay que definir de nuevo el contrato, en 60 días la única posibilidad va a ser Metrovías, y plantea que hay que hacer una auditoría, pero el resultado va a estar recién dentro de 180 días. Esto significa que van a firmar el contrato antes de que esté la auditoría. Es una cosa ridícula que salva a Metrovías.

¿En qué incumple Metrovías?
No cumple con nada. En todo lo que tiene que ver con la seguridad tenían que hacer una serie de obras e invertir para que no pase ningún accidente, y es un desvío permanente de fondos. Por ejemplo en los coches que compraron ahora no anda el sistema de freno automático, los trabajadores van a tener que emparcharlo. Éstos son coches nuevos, imaginemos la situación de los anteriores, que tienen más de 60 años. Te lo cuentan los trabajadores. Es responsable la concesión.

¿Era necesario cerrar la Línea A?
El cierre de la A hasta marzo es otro capricho de Macri. En el siglo de historia del subte se recambiaron vías, señales, sistemas y coches, pero ningún gobierno se animó a semejante desatino. El trastorno afecta a los pasajeros de la A y al tránsito de superficie, y no se preservan los históricos coches belgas. Como afirman los metrodelegados y muchos especialistas, el recambio de coches podía haberse hecho en pocos días. Pero a Macri lo asesora Durán Barba y le dice que haga anuncios rimbombantes para demostrar que está trabajando.

¿Qué proyectos va a impulsar en 2013?
Voy a volver a presentar el proyecto de estatizar el subte porque creo que este debate va a seguir. Lamentablemente, los hechos nos van a dar la razón rápidamente porque cada vez el subte va a tener más problemas. También vamos a presentar un proyecto para reestatizar el servicio de basura, que es el contrato privado más caro de la Ciudad, se lleva el 7,2% del presupuesto y es un servicio malísimo. Hay un área de la Ciudad que es el área de Lugano en la que el Estado levanta la basura, y el costo por cuadra del servicio estatal es un tercio de lo que cobran las empresas privadas. Si fuéramos una empresa estatal podríamos ganar entre 1.200 y 1.600 millones de pesos, que se tiran por esta política de privilegiar lo privado. Por otra parte, venimos trabajando en una iniciativa para eliminar los subsidios a la escuela privada, porque opinamos que todo lo que le falta a la educación pública es por una política de fortalecer la privada de manera escandalosa. Además presentamos hace un mes una ley de emergencia en tema de salud.

¿Ve posible el apoyo de otros sectores de la oposición?
Somos optimistas en la medida en que la gente luche. No vemos que desde adentro por una negociación legislativa, sin el afuera, sin la gente presionando, salga nada positivo, no sólo acá sino en cualquiera de las cámaras. Si fuera por el gobierno porteño y el nacional, hubieran avanzado con Solares de Santa María, Demarchi, Plan Maestro Comuna 8, pero por la resistencia que tuvo la gente y por el lío que se les armó para la parte en la que sí pudieron avanzar no pudieron. Se van logrando parcialidades. Las leyes que presento tienen que ver con reivindicaciones sentidas por la gente, pero no son las cosas más proclives a ser votadas. Intentamos ser un vehículo para que lleguen las cosas que no suelen llegar. Vemos la banca en ese rol, y también en el de instalar temas en la sociedad.

Como integrante de la Comisión de Legislación del Trabajo, ¿cómo evalúa la situación de los derechos laborales?
En el último año Macri intentó avanzar sobre los derechos de huelga, de reunión, de asamblea. Por ejemplo, la resolución 40 casi impedía las asambleas de los empleados públicos de la Ciudad, y si bien nunca la retiró no la pudo aplicar porque se le armó un lío bárbaro. Es un gobierno que intenta hacer una gestión muy autoritaria, en la Comisión estamos permanentemente en discusión.

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario