Tiempo en Capital Federal

28° Max 15° Min
Parcialmente nuboso con lluvias
Parcialmente nuboso con lluvias

Humedad: 73%
Viento: Sureste 37km/h
  • Martes 20 de Octubre
    Cubierto con lluvias11°   15°
  • Miércoles 21 de Octubre
    Cubierto con lluvias13°   17°
  • Jueves 22 de Octubre
    Cubierto15°   18°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Boca – River: el superclásico fue un bodrio

Dos goles en el primer tiempo y después, a conformarse con el resultado. 

Email This Page
boca_river_maxi3_77221 Télam Buenos Aires 05/05/2013 Boca Juniors y River Plate están jugando el segundo tiempo del encuentro Superclásico, en el igualan 1 a 1, con goles de Santiago Silva y Manuel Lanzini, del partido que los enfrenta por la fecha 12da del Torneo Final. Foto: Maximiliano Luna/Télam/cf
festejo_river_roleri Télam Buenos Aires 05/05/2013 El delantero de River, Manuel Lanzini, (en el piso), festeja con sus compañeros, el gol que le convirtió a Boca Juniors, antes de cumplirse el 1er. minuto del encuentro del superclásico en La Bombonera, en la fecha Nro. 12 del Torneo Final. Foto: Juan Roleri/Télam/c
ramon_roleri_85997 Télam Buenos Aires 05/05/2013.- Boca Juniors y River Plate juegan el Superclásico correspondiente a la 12ma. fecha del torneo Final. El DT de River, Ramón Díaz dándole indicaciones a los jugadores. Foto: Juan Roleri/Télam/cf
bianchi_roleri_79953 Télam Buenos Aires 05/05/2013 Télam Buenos Aires 05/05/2013 Boca Juniors y River Plate igualan 1 a 1, al finalizar el primer del tiempo, del Superclásico, que los enfrenta por la fecha 12da del Torneo Final. El DT de los "xeneixes", Carlos Bianchi da indicaciones durante el partido.Foto: Juan Roleri/Télam/cf
Anterior Siguiente

Cuando iban 30 minutos del segundo tiempo, dejé el televisor y me dediqué a juntar algunas hojas caídas en el jardín. El aburrimiento pudo más. Volví en unos minutos y observé la payasada gigante que armaron los hinchas de Boca, mofándose de River. Saltaron como robots, todos juntos, los delincuentes de la 12, los supuestos plateístas civilizados y los iracundos de los palcos. Pararon el partido y casi obligan al juez Delfino a suspenderlo. Cosa que no se hizo, no vaya a ser que en el futuro no pueda dirigir otros encuentros importantes.
La verdad que el partido fue malo. El primer tiempo tuvo dos goles, un comienzo más bien inesperado con el madrugador cabezazo de Lanzini a los 43 segundos y una sorpresa que mantuvo a Boca anestesiado durante un buen tiempo. Antes del final llegó el empate del corajudo uruguayo Silva, definiendo muy bien un brillante pase de Erviti. Y punto final.
Ni Boris Karloff, Christopher Lee, El Guasón y Freddy Kruger hubieran diagramado la parte final del superclásico. Fue un bodrio de un nivel insuperable, pero para abajo. Cuesta entender el pésimo nivel de casi todo Boca y el miedo que aprisionó las piernas de los jugadores de River, por lo que pareció muy satisfechos con sacar un empate en la Bombonera ante un rival lamentable y plagado de juveniles.
Sacando al buen arquero Orión, a la pareja de zagueros Caruzzo-Burdisso, a Erviti –que fue prontamente sustituido– y al uruguayo Silva, todos los demás eran chicos de las inferiores de Boca ilusionados por enfrentar al rival más odiado, pero carcomidos por los nervios y por sus propias limitaciones. Boca no consiguió coordinar más que una jugada neta de gol, cuando después de la lamentable exhibición de los energúmenos de siempre, el recién ingresado Escalante conectó un tiro de esquina y Barovero reaccionó como el buen arquero que es, tapando el tiro que se metía.
River, ni eso. Temor a perder, que es lo mismo que decir temor al papelón ante un plantel inferior. Los muchachos de Ramón Díaz se dieron por conformes con el empate y resignaron como resignan tantos equipos hoy día, la ambición y las ganas de ganar. Se asustaron, prefirieron la cómoda del empate y a ver qué pasa. Un ejemplo de mediocridad para un grupo de futbolistas que no terminan de entender que pueden arriesgar un poco más. Está claro que jugando así, no hay margen para campeonar.
En el equipo millonario parecería que los únicos que pretenden luchar por el título son el entrenador Ramón Díaz y algunos de sus hinchas. Porque dentro de la cancha, nada de nada. Aunque Lanús no rinda como al principio y Newell’s se desangre disputando dos torneos a la vez. No se entiende.
Boca deberá esmerarse al máximo, con o sin Juan Román Riquelme, si pretende regresar con la clasificación en el bolsillo desde San Pablo. Ganó con lo justo como local, pero mostrando una autoridad que no tuvo nunca desde que llegó Carlos Bianchi. El torneo Final se le terminó hace rato y el premio consuelo de retener la Copa Argentina no le mueve un pelo a nadie. En cambio, para River sí es gratificante obtener la clasificación para la Copa Sudamericana, en lo que sería un retorno a los torneos internacionales. Afuera de la Copa Argentina tras un papelón sufrido con el modesto Estudiantes de Caseros, queda luchar por el primer puesto en el torneo Final. Su plantel no lo ha percibido así y el conformismo hace estragos en el fútbol nuestro. Incluso en River, a pesar de Ramón Díaz y el bombardeo mediático permanente que lo pone a la altura de otros equipos de la banda roja que jugaban mucho mejor que éste. Lamentablemente.

Fuente Especial para Diario Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario

Columnistas
Diario Z
Enrique Alejandro Fabbri (Caballito, Argentina, 1956) es un periodista deportivo especializado en fútbol, de larga trayectoria en los medios especialmente en la TV. Es uno de los periodistas con...