Tiempo en Capital Federal

27° Max 18° Min
Despejado
Despejado

Humedad: 46%
Viento: Sur 20km/h
  • Viernes 4 de Diciembre
    Muy nuboso16°   23°
  • Sábado 5 de Diciembre
    Nubes dispersas15°   21°
  • Domingo 6 de Diciembre
    Despejado17°   23°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Bicentenario: Censura pública y ¿pluralismo privado?

El ministro de Educación porteño, Esteban Bullrich, prohibió publicar los textos sobre Bicentenario.

Por
Email This Page

La censura ejercida por el ministro de Educación porteño, Esteban Bullrich, sobre los manuales para el Bicentenario elaborados por historiadores, convocados por el mismo Ministerio cuando lo dirigía Mariano Nadorowski, tuvo un giro tan insólito como escandaloso: Bullrich pretendió dar fe de pluralismo y cerrar el conflicto colgando en su página web personal (banbullrich.com) los materiales que dejó fuera del alcance del alumnado porteño.
La actitud revela una importante confusión del ministro entre la esfera pública y la privada: a nadie importa la pluralidad de su página web y sus actos privados. Pero el respeto al pluralismo en la educación forma parte inexcusable de sus deberes de funcionario público. La polémica comenzó cuando Bullrich no publicó los manuales porque a su juicio presentaban «sólo una parte del conocimiento».
Los textos analizan la historia del Bicentenario a partir del protagonismo de distintos movimientos sociales y describen sus maneras de resistir, de pensar y de intervenir en la sociedad. Incluyen a sectores habitualmente ausentes de la historia tradicional como los indios, los afroamericanos, las mujeres y los trabajadores, y se detiene, por ejemplo, en el tratamiento que los grandes diarios de la época dieron a la Semana Trágica de 1919 y el Cordobazo.
Los cuadernillos se habían comenzado a armar sin problemas hasta que Mercedes Miguel asumió como directora de Planeamiento. Cuando los profesores de la Dirección de Currícula denunciaron que sus textos estaban siendo censurados, el Ministerio ensayó distintas excusas. La versión de que la Iglesia Católica habría objetado los contenidos fue desmentida rotundamente por el vicario para la Educación del Arzobispado porteño, Juan Torella, que dijo que ni siquiera había tenido la oportunidad de leer el material. Después adujo que no se publicaban por falta de presupuesto. Cuando los profesores propusieron entonces subir los materiales a la web de la Ciudad, el ministerio accedió pero sólo en el caso de los textos de nivel inicial y primario, excluyendo los de enseñanza media.
Finalmente, después de una protesta de los docentes frente al Ministerio, Bullrich publicó los manuales en su propio sitio web, precedidos por una frase del pensador de la Revolución Francesa, Voltaire: «Yo no pienso como usted, pero daría mi vida para que usted pueda seguir defendiendo lo que piensa».
El texto de presentación deja explícita la naturaleza de sus objeciones: «Ningún Jefe de Gobierno, ni Ministro, ni Director de Área debe definir o influir en que los docentes y alumnos utilicen material con una tendencia ideológica, sea ésta de izquierda, derecha o ‘centro'». El ministro no ofrece ejemplos de textos en los que campea la neutralidad absoluta.

Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario