Tiempo en Capital Federal

17° Max 14° Min
Cubierto con lluvias
Cubierto con lluvias

Humedad: 88%
Viento: Nordeste 31km/h
  • Viernes 23 de Octubre
    Muy nuboso17°   21°
  • Sábado 24 de Octubre
    Cubierto18°   22°
  • Domingo 25 de Octubre
    Cubierto con lluvias18°   22°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Bayer: ‘Viví 14 dictaduras en mis 83 años, tengo mi experiencia’

El escritor es uno de los que representará a nuestro país en la Feria del Libro de Frankfurt 2010.

Por
Email This Page

Él mismo abre la puerta de la casa en el barrio de Belgrano. «El tugurio», dice un pequeño cartel fileteado que da la bienvenida en la puerta, porque así la bautizó, hace mucho, su gran amigo y tocayo Osvaldo Soriano. Bayer vive solo entre plantas, libros y un teléfono que no parará de sonar y ante el que se mostrará indiferente mientras dure la conversación con Diario Z, excepto una vez, cuando pedirá permiso para atender. También pedirá permiso para buscar una respuesta que quiere dar en un libro suyo, y se disculpará por lo que entiende fue un tiempo escaso «para hablar sobre tantos temas, así que cuando la nota salga publicada me la trae, por favor, pero véngase a la tardecita y nos tomamos un Campari», dice.

En unos pocos días, Bayer volverá a Alemania como parte de la delegación argentina a la Feria del Libro de Frankfurt. El más importante evento editorial del mundo tiene este año a la Argentina como invitada de honor. Bayer ya estuvo presente en la Feria en 2009, en el acto en el que nuestro país recibió el legado de China, el homenajeado anterior. Un escritor chino y uno argentino -él- debían leer un texto breve. Bayer leyó algunos párrafos de su libro sobre las huelgas de los peones rurales en el Sur, La Patagonia rebelde. Primero avisó que el libro era parte de «las fantasías de la realidad» y luego aclaró que aquellos sucesos habían ocurrido en 1921 pero que leer sobre ellos era «un homenaje a los seres más humillados de la sociedad».

A propósito, ¿fue muy duro?
No, yo dije la verdad. Quién le dijo eso (sonríe).

¿Y esta vez cuál será el tema en su exposición?
Preguntarnos qué nos pasó a los argentinos después de aquellos maravillosos documentos de Mayo que hablaban de igualdad y de pueblos originarios. Cómo fue posible que esos mismos argentinos permitieran el genocidio de Julio Argentino Roca o esas tremendas dictaduras militares cuyo máximo punto fue lo que los europeos llaman «la muerte argentina», que es la desaparición de personas, además del robo de niños y de arrojar prisioneros desde aviones al río.

¿Va a comparar nuestra experiencia con el nazismo?
No, pero en su brutalidad es exactamente lo mismo. Que unos hayan matado a siete millones de personas y otros desaparecido a 30 mil es lo mismo. No depende del número sino de la perversión de esos dos sistemas.

De todas sus actividades, ¿en cuál está más involucrado?
Yo quisiera estar escribiendo todo el día pero siempre me vienen a buscar para proyectos. Terminé la película sobre los mapuches y ahora me vinieron a buscar los delegados de diarios y revistas para que sea candidato a secretario general y a presentarnos en las elecciones del gremio como oposición a los que están en la Utpba hace 24 años. Acepté. No podía decir que no dado que realmente queremos un sindicato sin burocracias. No vamos a ganar pero pegaremos un empujón para que esta gente se cuide más. Yo la vida sindical ya la hice cuando tenía treinta y pico. Ahora tengo 83 y creo que se puede volver a tener aquella ayuda social brillante que tenía el periodista sin trabajo.

Es un momento especial para los medios de comunicación.
Por supuesto. Es un paso adelante que se haya aprobado la ley de medios, modificando la de la dictadura, que fue la vergüenza de la democracia durante 30 años. Es magnifica la discusión que ha empezado por la democratización de los medios. Claro que la democracia será plena cuando las empresas de comunicación sean de derecho público y no pertenezcan a privados. Quiere decir, sean de instituciones que representen verdaderamente a la sociedad, tanto partidos políticos como organizaciones barriales y sociales o asociaciones de defensas. Para que llegue la verdadera información de base a los medios de comunicación.

Cuénteme sobre Awka Liwen – Rebelde amanecer.
Estamos muy contentos, fueron 3.000 personas al estreno, la cola alcanzaba una cuadra y media por fuera del cine Gaumont, el aplauso fue unánime. Las críticas han sido buenas, aunque no tuvimos el espacio que creo que merecíamos para una película que habla de un tema tan profundo como es la vida y la historia de los pueblos originarios. El último estudio de antropología de la UBA arrojó que el 61% de la población tiene algo de sangre de los pueblos originarios. Algunos diarios trataron de esconder la película, por ejemplo Clarín, que en la misma página que sacó lo nuestro le dio más espacio a una película de muñecos. Pero estamos muy conformes porque todos los días se llena la sala y además la vamos a mostrar por todo el país.

¿Cómo eligieron el nombre de la película?
Es el nombre de una niña de cinco años, muy simpática. Esto ocurrió en San Martín de los Andes, en la comunidad Curruhuinca. Yo le digo a la madre: «Qué linda nena, ¿cómo se llama?». Y me contestó: «Awka Liwen, que quiere decir rebelde amanecer».

¿Qué está escribiendo?
Estoy escribiendo mis memorias. En 83 años he vivido 14 dictaduras militares, así que tengo mi experiencia con respecto a la vida política del país en períodos muy importantes: el primer peronismo, el segundo, el tercero, los gobiernos radicales más todas la dictaduras.

¿Los obstáculos que sufre el kirchnerismo de parte de la oposición pueden verse como un reflejo de los que enfrentó el primer peronismo? ¿Esto hizo que usted revea su postura sobre aquella época?
Las dificultades que tuvieron uno y otro son realmente muy parecidas, especialmente con los partidos clásicos y con el poder del capital, el poder de la Sociedad Rural. El clima es muy parecido.

¿Y hay un entendimiento de parte del historiador?
No es lo mismo revisar documentos que vivir a diario ese enfrentamiento y esas dificultades para comprender un momento histórico. Yo, cuando el primer peronismo, tenía 18 años. Empecé a estudiar Filosofía y no me gustó la actitud del peronismo de entregarle mi facultad a la Iglesia Católica donde aprendíamos Santo Tomás de Aquino. Yo quería aprender Kant y otros filósofos así que me fui a estudiar a Alemania. Pero claro, el peronismo es un fenómeno que hay que comprenderlo en su época, hay que discutirlo y también preguntarse cómo fueron posibles las dictaduras militares que vinieron después. Ningún presidente supo defenderse contra eso y huyeron. No tuvimos un Allende que prefirió morir antes de entregar la casa de gobierno. Ahora ya se han modernizado y huyen en helicóptero, como el último.

¿Cómo evalúa al gobierno en la Ciudad?
Espero que la ciudadanía haya aprendido, porque no me explico cómo votó a Macri. Yo siempre recuerdo que 1903 la Capital Federal votó al primer diputado socialista de América, Alfredo Palacios, y 103 años después votó a Macri, cuyo único antecedente había sido ser el presidente de Boca e hijo de un cuantioso capitalista. Pero de actuación política nunca había entendido nada, ni formó parte de ninguna mesa para discutir leyes obreras ni sociales. Eso sí, salía mucho en las revistas cuando cambiaba de novia y cosas así, por lo que no sé aún por qué se lo eligió como jefe de Gobierno.

¿Cuál cree que es la peor falencia del Gobierno?
No ir a los problemas fundamentales de la Ciudad, a las plazas de este barrio no les queda césped y los árboles están secos. Para nosotros los viejos, las veredas son una trampa mortal. Uno de los grandes problemas que hay que solucionar son las villas miserias. No habrá una verdadera democracia mientras existan niños con hambre, donde más del 3% de los niños esté bajo el nivel de nutrición. Esa Villa 31 no puede existir a 19 cuadras del Cabildo que nos declaró la libertad. ¿De qué «noble igualdad» estamos hablando mientras existan esas villas? ¿Qué ha hecho el señor Macri para eliminarlas y dar un techo digno a esas familias?

¿Cómo ve a los jóvenes?
Si cuando un joven termina sus estudios, no tiene trabajo, eso de algún modo genera violencia. ¿Cómo puede ser que este país y estas amplias pampas, que pueden alimentar a más gente de la que habita aquí, no logren dar trabajo a toda su población? Antes hubiera sido imposible la ocupación de colegios secundarios y hay que saludarla si su motivación es que se mejoren las condiciones de estudio y las de los docentes. Es algo que tienen que aprender los políticos.

Usted vive un tiempo en Alemania y otro aquí, ¿cómo encuentra la Ciudad en cada regreso?
Cada vez peor. Hay que luchar por una vida de naturaleza agradable, con otros valores; detener la construcción indiscriminada de edificios donde nadie se conoce. Yo les pregunto a mis vecinos que son padres dónde juegan sus hijos y me responden que están frente a la pantalla. ¿Eso es mejor calidad de vida? Estamos en una ciudad con 13 millones de habitantes y Berlín tiene sólo cuatro millones de habitantes, aunque en Alemania hay 82 millones de habitantes y su superficie es la cuarta parte de la nuestra. Hay que descentralizar; aquello que pretendió Alfonsín de trasladar la capital a Viedma estaba bien pero como todas las cosas no fue capaz de realizarlo. La capital no puede estar aquí, hay que descentralizar.

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario