Tiempo en Capital Federal

28° Max 15° Min
Parcialmente nuboso con lluvias
Parcialmente nuboso con lluvias

Humedad: 73%
Viento: Sureste 37km/h
  • Martes 20 de Octubre
    Cubierto con lluvias11°   15°
  • Miércoles 21 de Octubre
    Cubierto con lluvias13°   17°
  • Jueves 22 de Octubre
    Cubierto15°   18°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Basquet: La despedida de la Generación Dorada

A días del Preolímpico, análisis del mejor equipo de la historia.

Por david-carlin
Email This Page

Ya nada será igual en el mundo del básquet argentino. Están comenzando a correr, como en un lento fundido de imágenes, las que serán las últimas fotos de esta década dorada para el baloncesto nacional. Una década que se destaca por la medalla de oro en Atenas 2004 y aquel segundo puesto en el Mundial de 2002, que marcó el inicio para ese team de ensueño.

Arranca el Preolímpico en Mar del Plata (del 30 de agosto al 11 de septiembre), que definirá las plazas para los Juegos de Londres en 2012 y nadie quiere perderse a las figuras del básquet más importantes de las historia de este deporte.

Este grupo, del que vamos a disfrutar uno de los últimos conciertos, ha levantado en forma definitiva la vara de la exigencia. Por primera vez un equipo de básquet ha roto los límites. Manu Ginóbili no tiene chances de caminar libremente
por la calle. Centenares de personas rodean cada concentración y los programas que nada tienen que ver con el deporte insisten en llevar a los jugadores al piso para ganar rating. Ellos son estrellas. El fenómeno no sólo se explica por los resultados logrados, indispensables para alimentar el ya natural exitismo. Hace falta más.

Los ingredientes indispensables son: individualidades y equipo,
calidad y solidaridad. La Selección de básquet tiene todo eso pero con la particularidad de que lo tiene mezclado. Todos los jugadores poseen calidad técnica mundial, pero juegan para el equipo: Ginóbili y Delfino, con más de 30 años, presionan a los externos rivales como si fueran juveniles. Nocioni va al roce en cada pelota y los internos se fajan sin medir el tamaño de rivales. La solidaridad es una forma inteligente de hacer mejores a todos. La necesidad de ser siempre competitivo no se desgasta con los resultados.

Para la Generación Dorada el hambre de ganar se alimenta de los éxitos anteriores. La comprensión de que cuanto más se quiere ganar más indispensable es la actitud solidaria, es uno de los grandes secretos del equipo. Y, aunque es imposible medirlo, seguramente que es uno de los focos del carisma de los olímpicos.

La comparación con otros equipos nacionales surge tan fácilmente que es mejor dejarla de lado.
Esta etapa que comenzó a principios de agosto en Salta tendrá su culminación en el Preolímpico que permitirá verlos de cerca y generar conclusiones propias.

Históricamente los períodos de preparación del equipo marcan pautas a repetición: lo durísimo del entrenamiento y, sobre todo, de los partidos internos y lo irregular de los partidos de práctica, especialmente los que se juegan en el país. No es fácil trabajar en público ante tanto derroche de cariño. Cada tiro libre genera una pared de flashes. salida de la cancha recuerda aquellos viejos carnavales con Sandro o Leonardo Favio.

Las incógnitas del equipo Unas cuantas incógnitas siguen abiertas para el equipo. La primera y decisiva es la lista final de 12 jugadores. El técnico Julio Lamas se tomará el máximo tiempo posible para decidir. La falta de un especialista como Leo Gutiérrez (que por suerte está totalmente recuperado de su problema cardíaco y ya anunció su presencia en el partido inaugural de la Liga argentina el 21 de septiembre) alteró seguramente los planes originales del entrenador. Una selección no es solamente un ranking de calidad técnica. Sobre todo en el básquet el acierto en la elección de los especialistas suele ganar partidos. Diez puestos parecen ya confirmados, pero entre los cuatro restantes las posibilidades hoy están totalmente parejas. No será discutible la decisión del entrenador.

Otro tema son las lesiones. Si bien todos tienen asegurada su participación, varios de los fundamentales (Scola, Oberto, Prigioni, Sánchez) no arrancarán en plenitud.
El trabajo del equipo, la polifuncionalidad de la mayoría de los intérpretes y el buen momento de varios integrantes de la rotación tendrán que ser las soluciones.
Hay mucho en juego. Sólo dos equipos de los diez que participan en el Preolímpico de Mar del Plata irán directamente a los Juegos Olímpicos Londres 2012. Tres más tendrán repechaje un mes antes de los Juegos contra participantes del resto del mundo. Vale aclarar que este Preolímpico lo juegan Canadá, República Dominicana, Venezuela, Cuba, Brasil, Puerto Rico, Panamá, Uruguay, Paraguay y Argentina. Estados Unidos clasifica directamente por ser el último campeón.

A diferencia del fútbol, el básquet tiene una competencia mundial cada dos años. Y los Olímpicos son los más difíciles de ganar. Juegan sólo doce equipos lo que significa que difícilmente haya más de un partido accesible a priori. Para las potencias, como Estados Unidos, la medalla en juego vale mucho más que el Mundial. Y nunca se le ocurriría volver a tomarse los Juegos con la liviandad con la que la encararon alguna vez. Este equipo argentino que podemos ver de cerca le dio el golpe en 2004, al vencer a EE.UU. tras 50 años sin derrotas.
Tal vez como nunca la Argentina arranca un torneo como candidato obligado. Los jugadores lo saben y lo asumen como natural. Es más, les gusta.

Sin demagógicas declaraciones nacionalistas los jugadores aman la camiseta. Quieren ya salir a la cancha como un grupo de pibes que van apretados en un auto rumbo al campito. Y en el barrio o en el Preolímpico empezando así todo es posible.
básquet La despedida de la Generación Dorada días del Preolímpico, análisis del mejor equipo de la historia.
manu ginóbili es una estrella y trabaja en equipo.

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario