Tiempo en Capital Federal

31° Max 24° Min
Cubierto con lluvias
Cubierto con lluvias

Humedad: 53%
Viento: Nordeste 27km/h
  • Viernes 29 de Enero
    Cubierto21°   29°
  • Sábado 30 de Enero
    Cubierto con lluvias20°   27°
  • Domingo 31 de Enero
    Cubierto con lluvias20°   25°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Barrio x barrio: Parque Chacabuco, volver a las fuentes

Las perlas del Parque Chacabuco.

Por Lucila Rolon
Email This Page

Desafiando lo imposible, las fuentes de agua más grandes de la ciudad pasaron inadvertidas durante los cinco años en los que estuvieron rotas. La Cuadrada y La Cascada son las reinas del Parque Chacabuco y, desde el 22 de diciembre, volvieron a brillar. Se trata de más de 4.000 metros cuadrados de espejos de agua que cobijan los 300 mil litros por hora que circulan gracias al accionar de doce motores y doce bombas que, en total, suman más de 300 caballos de fuerza. La novedad es el moderno sistema de iluminación con el que cuentan: 18 equipos de LED con una potencia equivalente a 250w y un espectro de 16 mil colores combinables. No están solas: junto con una serie de instalaciones, esculturas y árboles, son las joyas del parque entero.
Se llama Parque Chacabuco en referencia a la victoria del general José de San Martín sobre los realistas en Los Andes chilenos, el 12 de febrero de 1817. Tan sólo 82 años después de esa batalla, el rememorado arquitecto y paisajista francés Carlos Thays diseñó los planos de las 22 hectáreas que lo formaron al inicio. Fue inaugurado en 1931 y, en 1978, durante la última dictadura militar, quedó partido al medio por la autopista 25 de Mayo, durante la intendencia del brigadier Osvaldo Cacciatore. La obra arrasó con emblemas como la fuente Los Sapitos, donde los chicos solían navegar veleros o lanchitas; las pérgolas, rodeadas de ligustrinas y rosales; y el monumento La Blanquita, entre otros. Actualmente suma 16 hectáreas y contiene cuatro colegios, una pileta al aire libre, una pista de atletismo, un anfiteatro y el Centro Cultural Adán Buenosayres, que tiene una sala con capacidad para 300 personas y ofrece espectáculos todos los fines de semana.
En este pulmón de aire puro conviven unas 28 variedades de árboles y plantas, entre los que se cuentan palos borrachos, araucarias, cedros azules, ceibos, ficus, robles y plátanos. Sus copas coronan un paseo impensado en plena city porteña: un museo al aire libre en el cual se lucen más de diez esculturas como la fuente de La Ñusta, hecha en 1930 por el artista Emilio Andina, en homenaje a las princesas incas (ñustas) que representaban la pureza del alma. Por allí circulan chicos y grandes en bicicleta, algunos aprovechan los caminos de hormigón y suman kilómetros de trote cuando el sol baja, otros se oxigenan durante la hora de almuerzo en un día laboral, los perros de la calle se hablan con otros perros del barrio y todos juntos le agregan su cuota de vida.

DZ/LR

 

Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario