Tiempo en Capital Federal

27° Max 18° Min
Despejado
Despejado

Humedad: 46%
Viento: Sur 20km/h
  • Viernes 4 de Diciembre
    Muy nuboso16°   24°
  • Sábado 5 de Diciembre
    Despejado15°   22°
  • Domingo 6 de Diciembre
    Despejado17°   23°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Jardín Botánico, verde viento, verdes ramas

Un espacio para liberarse del estrés y conocer la flora autóctona y del mundo.

Email This Page
2097727-Bicicleteadas-y-teatro-en-Buenos-Aires.jpg

Caranchos, taguatós, chimangos, los nombres de algunas de las aves rapaces que anidan en lo alto y que, lejos de lo que podría suponerse, es posible avistar en una de las zonas más transitadas y populosas de Buenos Aires. En Palermo, frente al Zoológico y con una riqueza natural de más de 50 especies de aves, el Jardín Botánico Carlos Thays es un pequeño paraíso de siete hectáreas donde conviven árboles y plantas de la Argentina y de todo el mundo, pájaros, gatos, un muy interesante número de esculturas y libros. Bajo la dirección del arquitecto Carlos Thays -nacido francés y nacionalizado argentino-, un hombre de talentos múltiples que se destacó como urbanista, paisajista, escritor y periodista, el 7 de septiembre de 1898 se inauguró este espacio verde para la preservación de la flora, el estudio de la ciencia botánica y la recreación de los vecinos de la ciudad, al que se puede acceder de manera gratuita. Sobre Thays es bueno apuntar que trabajó apasionadamente para que las veredas de nuestra ciudad tuvieran árboles autóctonos: las tipas blancas, oriundas de la selva tucumana, y los jacarandáes-, en vez de la siembra de especies exóticas.
Lejos de ser una especie de museo natural en el que todo es historia, el Jardín Botánico está muy vivo: en 1996 fue declarado Monumento Nacional, hace poco inauguró su Biblioteca Infantil de la Naturaleza, con más de 700 títulos, y a sus habitantes felinos, que solían ser un problema, los cuidan un grupo de personas que los ofrecen en adopción y lograron que el Instituto Luis Pasteur se haga cargo de la vacunación y la esterilización para mantenerlos sanos y controlados. Tienen dos páginas en Facebook: Hacé feliz a un gato y Comisión Proteccionista Gatos Botánico.
Imponentes robles, centenarios palos borrachos, acuáticas flores de loto, cactus y plantas de yerba mate conviven en un espacio que absorbe los ruidos de la ciudad. Andar por los caminos de piedra de ladrillo, trazados en medio de las diferentes texturas de esos montes, reduce el estrés y permite el encuentro con casi treinta piezas escultóricas, entre las que se destacan Ondina de plata, del argentino Lucio Correa Morales, considerado el fundador de la escultura argentina, y la Columna meteorológica, donada por el Imperio Austrohúngaro en ocasión de los festejos del Centenario.
En las recorridas uno puede adentrarse en un enorme sector en el que se emplazan las especies de acuerdo con el continente del que provienen. Al pie de cada ejemplar hay un pequeño cartel que consigna el nombre del árbol, el vulgar y más conocido pero también el que figura en las enciclopedias de biodiversidad, la familia botánica a la que pertenece y su origen. Pero algunas plantas, por venir de latitudes muy distintas a la porteña, necesitan condiciones especiales de humedad y temperatura: para eso el Jardín Botánico cuenta con cinco invernáculos que reproducen los requerimientos de cada caso. El mayor de estos ambientes, que guarda una importante colección de plantas tropicales y subtropicales, es una sorprendente muestra del estilo art nouveau que mezcla el hierro forjado y el vidrio y fue traído desde Francia en 1900.
El Jardín Botánico está en contacto con otros jardines de la Argentina y del mundo, tiene una huerta educativa y pronto inaugurará un mariposario. Además cuenta con guías que reciben a los visitantes espontáneos y loscontingentes de alumnos. Carla Ortiz, una de ellas, les explica a los chicos de las escuelas primarias, entre muchas otras cosas, que los tomates que sólo ven en ensalada, son el fruto de una planta que hunde sus raíces en la tierra, que necesita del sol, del aire y el agua limpios y del cuidado de todos.

Teatro Renacentista en la milla cultural del Sur
Para los amantes del aire libre, el deporte y los clásicos de la literatura universal, está disponible el recorrido turístico Bicicleteada Teatral. La propuesta es realizar una travesía en bicicleta a lo largo de la Milla Cultural del Sur, que comprende los barrios de Puerto Madero, San Telmo y La Boca. En estaciones previamente fijadas, quienes realicen este paseo podrán participar de la lectura e interpretación de una obra teatral, guiados por un moderador. Quienes quieran probar suerte interpretando a algún personaje de la obra elegida, están invitados.
En noviembre la obra seleccionada es el Fausto de Christopher Marlowe, autor renacentista contemporáneo de William Shakespeare.
La Bicicleteada Teatral se realiza los sábados y domingos de noviembre, de 17 a 19, y el punto de partida es el Museo del Humor (edificio de la ex Munich), avenida de los Italianos 851, Puerto Madero.
La actividad es gratuita. Cada participante deberá llevar su propia bicicleta. Se recomienda usar casco.
La duración del recorrido es de 120 minutos. Se suspende por lluvia.

Datos
Avenida Santa Fe 3951. Lunes a viernes, de 8 a 18.45. Sábados, domingos y feriados, de 9.30 a 18.45. Biblioteca: lunes a viernes, de 8 a 13.30. Actividades gratuitas. Visitas guiadas en inglés y talleres: 4831-4527.
DZ/LR
 

Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario