Tiempo en Capital Federal

21° Max 19° Min
Cubierto con lluvias
Cubierto con lluvias

Humedad: 91%
Viento: Sureste 25km/h
  • Lunes 26 de Octubre
    Despejado14°   21°
  • Martes 27 de Octubre
    Despejado14°   19°
  • Miércoles 28 de Octubre
    Cubierto con lluvias13°   18°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Barrio x barrio: Almagro, en el fondo del mar

Un club donde se enseña buceo pero que no tiene pileta propia.

Por Diego Zwengler
Email This Page

uriosidades porteñas: en pleno centro de la Ciudad se puede aprender a descender en las aguas más profundas y  transparentes del mundo. Desde 1961 la Agrupación
Sudatlántica de Expediciones Submarinas forma buceadores para distintas disciplinas que van desde la geología hasta el rescate de barcos hundidos.

La escuela es una entidad civil sin fines de lucro y se sostiene con instructores que trabajan ad honorem. En la sede de Quito 3657 se enseña la parte teórica, los cursos duran tres meses y se dictan una vez por semana, los martes y jueves de 20 a 23.45 o los sábados de 14.30 a 19.

La bandera del club es como la de casi todos las instituciones de buceo: roja con la banda blanca de izquierda a derecha. «Cuando un barco ve una boya con esos colores en el agua sabe que ahí están buceando. Nosotros le agregamos también el círculo con la bandera de Prefectura, dividida en triángulos blancos y azules», describe Omar Castro, el presidente
de la agrupación, que bucea desde hace 30 años.

El hecho curioso es que por falta de presupuesto el club nunca tuvo pileta propia y por eso desde hace 20 años alquila la de Imperio Juniors de Villa del Parque. Para la práctica de buceo los alumnos sólo deben llevar malla, ojotas y toallón. El resto del equipo lo pone la institución: aletas (más conocidas como patas de rana) las lunetas o máscaras, el tanque, que es de aire comprimido y no de oxígeno como por ahí muchos creen, el regulador tipo garrafa para manejar la presión y el chaleco
compensador parecido a un salvavidas, que se infla y se desinfla.

La regla tácita, es conveniente bucear siempre en pareja, por razones de seguridad. Para «el mejor lugar en la Argentina es Puerto Pirámides en la península de Valdés o Las Grutas. También es ideal hacer buceo en playas de Brasil como Florianópolis o Buzios y en el mar Caribe. Yo buceo por pasatiempo, placer por ver la fauna y entonces lo que busco es visibilidad. Es una sensación rara, ahí abajo la gravedad no influye. parecido a lo que sienten los astronautas sólo que ellos en el vacío y nosotros abajo del agua», explica.

Durante las clases se enseñan las características y el manejo del equipo técnico, reacciones del cuerpo debajo del agua, técnicas de buceo y cómo elegir lugares ideales a la hora de bucear. Para finalizar se da un examen teórico práctico en la pileta y después se realiza una salida a aguas abiertas en el mar: puede ser Puerto Madryn en Chubut, o en algún dique de la provincia de Córdoba. El que aprueba recibe una credencial de la Prefectura Naval Argentina que acredita para bucear.

En la escuela se enseñan también una gran variedad de especialidades: primeros auxilios para arreglarse en situaciones extremas, rescate para salvar a compañeros, buceo nocturno, buceo bajo hielo, buceo para rescate de barcos hundidos, buceo en cavernas y buceo en altura, para hacerlo en aguas que se encuentran sobre el nivel del mar. Como condición básica es necesario que los alumnos llenen un formulario para llevarle a su médico, que decidirá si uno está apto para bucear.

Quienes asisten pueden ser biólogos marinos o geólogos que sacan muestras del fondo del mar, o buzos profesionales que rescatan barcos hundidos en el Riachuelo. Otros van porque tienen que trabajar en plataformas submarinas o lo hacen para sacar fotos o filmar a grandes profundidades. Actualmente
asiste una gran cantidad de mujeres, una tendencia que cambió
en los últimos años.

Como otra forma de bucear, en la pileta de Imperio también se baja al fondo pero para hacer hóckey subacuático. Es igual que el hóckey tradicional pero más exigente y se juega con un tejo de plomo que se arrastra por el fondo de la pileta. se juega sin tanque y sólo aguantando la respiración, cuando a un jugador se le acaba el aire de los pulmones debe subir y es reemplazado por otro compañero que baja con los pulmones llenos.

Para Castro el buceo es una pasión: «Unos suben las montañas, algunos otros se tiran en paracaídas y otros hacemos buceo. Cada uno lo hará por el motivo que quiera, para mí es una sensación.

 

Agrupación Sudatlántica de Expediciones Submarinas
• Dirección: Quito 3657.
• Tel.: 4931-6746.
• Web: www.ases.org.ar.

 

DZ/LR

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario