Tiempo en Capital Federal

17° Max 14° Min
Cubierto con lluvias
Cubierto con lluvias

Humedad: 88%
Viento: Nordeste 31km/h
  • Viernes 23 de Octubre
    Muy nuboso17°   21°
  • Sábado 24 de Octubre
    Cubierto18°   22°
  • Domingo 25 de Octubre
    Cubierto con lluvias18°   22°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Barrio x barrio: Abasto tanguero

Museos, tanguerías, restaurantes y murales inspirados en la canción ciudadana.

Por sofia-carmona
Email This Page

Hay un rincón de Buenos Aires que fue inspirador de infinidad de tangos y guarda en sus callejuelas cada bandoneón ejecutado allí. En 1893, después de la clausura del mercado de la plaza Lorea, se inauguró el Mercado de Abasto Proveedor de Buenos Aires, un mercado de frutas, verduras y granos sobre la calle Corrientes entre Agüero y Anchorena.

Alrededor se estructuró un barrio de inmigrantes, conventillos, cantinas y teatros, cuya máxima celebridad fue el «morocho del Abasto»: Carlos Gardel.

Unas décadas después, en el mismo barrio Luca Prodran marcó otro hito de la música porteña, un tema para otra nota.

Hoy el Abasto es una zona dedicada al tango, de gran interés cultural, que visitan miles de turistas. Caminar por sus veredas y calles empedradas es un hermoso paseo que empapa al transeúnte del clásico fileteado porteño, presente en murales, bares, restaurantes y espacios culturales que invocan a la canción ciudadana y a sus artistas.

Una de las cosas más lindas del barrio son las típicas casas chorizo: viviendas con un patio lateral al que dan las habitaciones, ubicadas en hilera y conectadas entre sí. Esta disposición -la misma forma en la que se ubican los chorizos de una ristra- permitía aprovechar al máximo el espacio de cada manzana.

En 1870 se produjo el éxodo de las familias pudientes que vivían en la zona hacia el norte de la capital debido a la epidemia de fiebre amarilla. A partir de entonces las viviendas fueron divididas para hacer los conventillos que habitarían los obreros inmigrantes. Actualmente muchas de esas casas fueron nuevamente recicladas y albergan teatros y espacios culturales, escenarios de las nuevas producciones del teatro under. Tal es el caso del Teatro del Cubo (Zelaya 3053 ), o el Espacio Cultural Pata de Ganso (pasaje Zelaya 3122).

En Jean Jaurès 735 se puede visitar la casona donde vivieron Carlos Gardel y su madre entre 1923 y 1924. 1980 fue reconvertida en un espacio de espectáculos llamado La Casa del Tango. Hoy funciona como museo gardeliano y alberga objetos que remiten a la vida del Zorzal Criollo. Sobre esa misma cuadra, muchas casas están engalanadas con filetes, un arte decorativo y popular que nació en nuestro país a principios del siglo XX e incorpora
el dibujo y la pintura. Hoy en día quedan pocos maestros del fileteado: uno de ellos es Elvio Gervasi, autor de varios de los que se aprecian en la zona.

El pasaje Zelaya es un gran escenario del paseo a «dos por cuatro». En la planta alta de una de las casas, puede leerse en una partitura original nada más y nada menos que los acordes para piano de «Volver», uno de los tangos más famosos de Gardel y Alfredo Le Pera, interpretado en todo el mundo durante décadas.

Si se busca indumentaria para bailar tango, la calle Anchorena es el lugar indicado. esos locales asisten bailarines aficionados y profesionales de todo el mundo en busca de zapatos y ropa especial para bailar. Muchos zapatos de baile son  confeccionados a mano. Los de mujer cuestan alrededor de $400.

En el pasaje Carlos Gardel, ubicado entre Anchorena y Jean Jaurès, hay una estatua del cantante en tamaño real obra del escultor sanjuanino Mariano Pagés. Esa esquina ha sido declarada Patrimonio Cultural de la Ciudad. Detrás del monumento se encuentra el restaurante Chanta Cuatro. Aunque está ubicado a unos metros de su emplazamiento, el arquitecto Eduardo González respetó la fachada original. En el interior hay un gran salón que recrea un imaginario teatro-cabaret de los años 30. El antiguo restaurante de dos pisos y hotel fue fundado en 1893 y allí Gardel y sus amigos se reunían para comer, cantar y, claro, trasnochar.

DZ/LR

 

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario