Tiempo en Capital Federal

18° Max 16° Min
Cubierto con lluvias
Cubierto con lluvias

Humedad: 89%
Viento: Este 36km/h
  • Sábado 26 de Septiembre
    Cubierto con lluvias14°   17°
  • Domingo 27 de Septiembre
    Cubierto14°   17°
  • Lunes 28 de Septiembre
    Despejado10°   18°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Bar temático para cronopios y famas

En la esquina de Medrano y Viamonte, está dedicado a la obra del autor de Rayuela.

Por Daniela Pasik
Email This Page
gastronomia-2131693w620

Andábamos sin buscarnos pero sabiendo que andábamos para encontrarnos”. La frase fue para La Maga en el primer capítulo de Rayuela, pero ahora podría ser también para todos los cronopios que andan sueltos por la ciudad, ya que en una esquina perdida entre Palermo y Almagro abrió un bar dedicado a Julio Cortázar.

Sin vueltas ni eufemismos, se llama simplemente Café Cortázar. Queda en Cabrera 3797. También es cervecería y ofrece picadas, platos calientes y vinos, pero su verdadero atractivo es ser el primer bar temático basado en el mítico autor de cuentos como La autopista del sur y Bestiario.

Desde afuera no es mucho más que una esquina bonita, un bar con toldo negro y ventanales prometedores. Un adelanto de lo que augura está quizá en esos ojos que miran pícaros desde la reproducción de Horacio Spinetto de la fotografía clásica de Sara Facio, que corona la entrada.  Una vez adentro hay un mundo cortazariano que se despliega y recorre la historia del escritor. La ambientación es porteña y parisina a la vez, como él. Están las clásicas mesas con tapa de laminado plástico de este lado del charco y también otras más francesas. Hay, por supuesto, una rayuela a todo color. Además, las frases emblemáticas de sus novelas acompañan, fileteadas por ahí, a los clientes.

Pero eso no es todo. Hay paredes decoradas con la tipografía de su máquina de escribir y dos murales del artista plástico Ricardo Villar. Existe, por supuesto, un sector reservado para la lectura, en el primer piso. Ahí, también, se puede ver una muestra de fotos inédita de Bernardo Cornejo Waltz, que vivió en la casa del escritor en la Agronomía y reprodujo el paisaje que solía mirar Cortázar antes de radicarse en París. En este sector, dicen los dueños del café, el plan es realizar ciclos de lectura, exhibiciones de arte, presentaciones de libros, cursos literarios y conciertos de jazz.

Todo tal vez parece mucho para un barcito en una esquina, pero la descripción casi recién comienza. En los próximos meses, anunciaron, estará disponible para el público una biblioteca con las obras más reconocidas de Cortázar y también con material crítico y de estudio. Porque el plan es que los que se acerquen a tomar un café Rayuela (con whisky, crema y canela) puedan además acceder sin cargo a cualquiera de los libros.

Ya no se puede fumar en establecimientos cerrados para imitar, cigarrillo o pipa en mano, al escritor, que gustaba de ir a bares para pensar y crear. Para eso está su mesa en la London (Av. de Mayo 591), confitería clásica en la que escribió su primera novela, Los premios. Pero para todo lo demás está el nuevo bar en la esquina de Cabrera y Medrano, que tiene todo para convertirse en el nuevo favorito de las magas y horacios oliveiras que caminan Buenos Aires.

 

DZ/dp

 

 

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario