Tiempo en Capital Federal

27° Max 18° Min
Despejado
Despejado

Humedad: 51%
Viento: Nordeste 26km/h
  • Sábado 28 de Noviembre
    Cubierto21°   29°
  • Domingo 29 de Noviembre
    Parcialmente nuboso21°   31°
  • Lunes 30 de Noviembre
    Nubes dispersas16°   23°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Bandas tributo: Al ídolo con cariño

Imitan hasta el detalle y provocan fervor como los originales. De Los Beatles a Shakira, éstos son sus clones.

Por Agustín Gulman
Email This Page
banda_tributo

El vestuario es idénti­co y el parecido físi­co impresiona. Cuidan su imagen a tal punto que, a veces, llegan a confundirse e involucrarse con detalles imper­ceptibles de sus referentes. Imi­tan movimientos, poses, modis­mos, voces y tonos. Se meten de lleno en un personaje de tal for­ma que han logrado que alguien en el público ría, llore o cante como si estuviera viendo al autén­tico. Ellos son los “dobles de ries­go” de la música. O “tributeros”, como prefieren llamarse. Semana tras semana les rinden homena­je a los artistas eternos: Joaquín Sabina, Elvis Presley, Los Beatles, Soda Stereo, Sandro y Arjona son los de mayor impacto, pero tam­bién hay imitadores de Calamaro, Charly García, Luis Miguel y Sha­kira. Cuando Mariano Albergoli se enteró de que Gustavo Cerati ha­bía fallecido se largó a llorar frente al televisor, desconsolado. De chi­co, decidió dedicarse a la música inspirado por él. En 2005, luego de ver un show de The Beats, la banda tributo a Los Beatles, pen­só que sería una buena idea ha­cer algo similar con Soda Stereo. Junto a sus amigos Ezequiel Pérez Casas y Pablo Gillari formaron So­bredosis de Soda.

“La propuesta del show es una reproducción sonora y estéti­ca de Soda Stereo. Contamos con vestuarios de las distintas épocas de Soda. Y en el escenario inter­pretamos cada uno su rol, que incluye movimientos escénicos”, cuenta Albergoli, líder de la ban­da. Parados frente al escenario –revive Mariano– lograron lágri­mas, risas y que todos canten a la par de ellos. Dice que el público “es exigente pero muy ameno”. En esas dos horas de show, los músicos y los espectadores com­parten un sentimiento que se en­trelaza a cada acorde: el fanatis­mo por Soda. “Compartimos con ellos el amor por una banda que nos marcó a todos”, analiza.

Rubén Abruzese se paró sobre un escenario hace diez años y se puso a cantar canciones de Joa­quín Sabina. “Lo hacía en mi casa para jugar. De a poco, en un show empecé a meter alguna canción de él, y me di cuenta de que tenía mu­cho éxito, me pedían canciones de él. Y se generó un espacio de gen­te que venía a escuchar las cancio­nes de Sabina”, recuerda Abruze­se. Impacta por la voz. Cuando se pone en personaje, la diferencia la notan sólo los fanáticos.

“Lo fui a ver y canté con él hace varios años. Al principio ha­bía gente a la que no le cerraba lo que hacía, pero él dijo que le gus­taba mucho ese tipo de home­najes. Canté en el Gran Rex con él”, cuenta con alegría a Diario Z. Aunque es bromista, asegura que no tiene la gracia y el carisma del músico español. “Yo no hago que soy Joaquín Sabina; no me pon­go disfraz. La gente busca la voz, la chispa”, agrega, y suma que en ocasiones los más fanáticos le pi­den canciones “que ni el propio Sabina recuerda”. Cada tanto, Rubén se junta con Germán Ber­múdez, un tributero que homena­jea a Joan Manuel Serrat, y llevan adelante la réplica del show “Dos pájaros de un tiro”, que Sabina y Serrat trajeron a la Argentina en dos ocasiones.

Cuando John McInerny can­ta, la diferencia con Elvis Presley es imperceptible. John, un arqui­tecto de La Plata, fue el protago­nista del film El último Elvis (2011). En principio, su tarea en la pelí­cula era entrenar al protagonis­ta, que hubiera sido Ricardo Da­rín. Pero cuando lo pararon frente a la cámara, afirma, decidieron proponerle el papel a él. Desde hace una década lidera la banda Elvis Vive. “Mi viejo era coleccio­nista de la música americana y ahí estaba metido Elvis, así fue como de chico nació la admiración por Presley. Siempre tuve bandas, siempre me gustó la música”, co­menta. Aunque aclara que es un fanático, no lo idealiza.

Tras el éxito de la película, lo­gró dedicarse de lleno a la música y lleva su tributo a Presley a todas las provincias, Uruguay y Chile. “No imaginaba que tendría tanto éxito después de la película. Iba por la gloria, que es lo que tengo hoy; o por el fracaso, que era se­guir con mi vida de siempre”, re­mata el Elvis argentino.

DZ/rg

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario