Tiempo en Capital Federal

17° Max 14° Min
Cubierto con lluvias
Cubierto con lluvias

Humedad: 88%
Viento: Nordeste 31km/h
  • Viernes 23 de Octubre
    Muy nuboso17°   21°
  • Sábado 24 de Octubre
    Cubierto18°   22°
  • Domingo 25 de Octubre
    Cubierto con lluvias18°   22°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Cuáles son los problemas de cada línea de subte

Trenes que se prenden fuego o que se les abren las puertas en pleno funcionamiento, estaciones con goteras y escaleras mecánicas sin mantenimiento. Para los trabajadores, aumenta el boleto del subte pero no mejora la calidad del servicio.

Por Alejandra Hayon
Email This Page
subte_b_2

En dos semanas comenzará a regir la nueva tarifa de subte, con un 66 por ciento de aumento. De los 4,50 actuales, el boleto pasará a 7,50. Para los trabajadores del subte, el aumento de la tarifa no refleja un mejor servicio: estaciones con filtraciones, trenes que se prenden fuego o se le abren las puertas en pleno funcionamiento y escaleras mecánicas sin mantenimiento.

“Hace dos semanas se abrieron las puertas de una formación cuando estaba en funcionamiento, podría haber sido una tragedia. Cualquiera se podría haber caído y con el tren en movimiento no hay manera de sobrevivir. Fue en un horario de tarde y el subte no estaba lleno”, le contó a Diario Z Claudio Dellacarbonara, delegado de la Línea B.

El episodio de la puerta ocurrió en un Caf 5000, los trenes con 25 años de antigüedad que el gobierno porteño compró en España. La línea B no tiene ningún coche nuevo, los más antiguos tienen 60 años y los que Sbase presentó como nuevos y con aire acondicionado tienen doce.

“Problemas técnicos hay todos los días. Como los trenes que se compraron en España hubo que adaptarlos tanto porque no coincidían con el anden ni con la fuente de alimentación tienen desperfectos que ni los mecánicos saben cómo reparar”, explicó el metrodelgado.

Los problemas de infraestructura están a la vista de los usuarios: filtraciones y goteras constantes, olor a podrido y falta de higiene en el interior de los trenes. Según Dellacarbonara, la línea no tiene salidas de emergencia adecuadas para evacuar a tanta gente en caso de un siniestro.

Sin escaleras mecánicas ni ascensores

La principal preocupación de los trabajadores de la línea D es la falta de mantenimiento y los gastos que hace la empresa para “lavarle la cara” a las estaciones pero sin arreglar los problemas de fondo.

“Las escaleras mecánicas y ascensores están completamente deteriorados. Los ascensores de la estación Juramento no funcionan hace años. La escalera mecánica de José Hernández está cerrada desde hace un año”, contó Juan Pablo Pascal, que trabaja en la boletería de la línea.

El metrodelegado contó que hace algunas semanas explotó un pantógrafo -el aparato que conecta el tren con la fuente de alimentación- pero la empresa no quiso interrumpir el servicio. “Se tuvo que ir con un tren vacío para arreglarlo desde el techo y que siga funcionando”, denunció Pascal.

Según el metrodelegado, lo que más les molesta a los trabajadores es la plata que el gobierno gasta en empapelar y decorar las estaciones en vez de invertir en mejorar la calidad del servicio.

Coches nuevos pero con la misma frecuencia

La línea H no funcionó en toda la semana y esta vez fue por una buena noticia: reemplazarán todos los trenes por unos 0 kilómetros y con aire acondicionado.

“Como trabajadora festejo los coches nuevos, tener una herramienta nueva para trabajar es muy importante. Pero no puede ser que siendo la línea más nueva, con sólo nueve años de antigüedad, ya no funcionen las escaleras mecánicas. Se rompen porque no hay mantenimiento”, explicó Mónica Berruti, trabajadora y delegada de la línea H.

La línea H es una de las más profundas, está a 60 metros bajo tierra. Según contó Berruti, los trenes nuevos ya están en el andén. Son seis y van a mantener la frecuencia de seis minutos que tiene la línea. Algunos usuarios dicen que en la H, el subte puede demorar hasta quince minutos.

Deterioro estructural

Según los trabajadores de la Línea C, el deterioro es estructural y está a la vista de todos los pasajeros. “Hay sectores con filtraciones que se caen a pedazos, escaleras mecánicas que no funcionan y el sector de descanso para guardas y conductores está todo inundado”, contó Ariel Mastandrea, trabajador de la C.

Según el metrodelegado, los trenes tienen “muchas fallas” y el servicio tiene interrupciones constantes. “Cuando pasa algo con alguna formación, la empresa se resiste a interrumpir la línea y dice que está con demora. Y no es cierto”, opinó Mastandrea.

Como en el resto de las líneas, las escaleras mecánicas también son un problema en la C. “En la mayoría de las estaciones no hay rampas ni escaleras mecánicas. Alguien discapacitado no pueden ni bajar a la C. Tenemos que levantarlo entre los trabajadores para subir y bajar las esclareas con el riesgo que eso implica”, finalizó el trabajador.

Consultados por Diario Z, desde Subterráneos de Buenos Aires –la empresa estatal que maneja el subte- dijeron que su prioridad es “mejorar la calidad del servicio” y que están realizando obras de infraestructura para adecuar y mejorar las instalaciones obsoletas. “Sabemos que todavía hay obras fundamentales que se están desarrollando”, dijeron.

Leer la respuesta de Sbase completa.

 

DZ/ah

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario