Tiempo en Capital Federal

30° Max 21° Min
Parcialmente nuboso con lluvias
Parcialmente nuboso con lluvias

Humedad: 61%
Viento: Sureste 32km/h
  • Lunes 30 de Noviembre
    Parcialmente nuboso16°   21°
  • Martes 1 de Diciembre
    Nubes dispersas18°   26°
  • Miércoles 2 de Diciembre
    Cubierto con lluvia20°   29°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Auge del bolero: Música al ritmo del corazón

Proliferan shows con grandes clásicos de un género que evoca al amor y la melancolía. De Los Amados a un programa de cable, pasando por recitales en La Munich.

Por Roberto Durán
Email This Page
boleros_los_amados

Bésame, bésame mucho. Como si fuera esta noche la última vez.” “Cuenta conmigo, por si tuvieras que encontrar algún motivo.” “Mujer, si puedes tú con Dios hablar, pregúntale si yo alguna vez te he dejado de adorar.” Melosos, bellos, llenos de armonía y bastardeados por años, los boleros gozan de popularidad en todos los países hispanohablantes. En los últimos tiempos, el género está viviendo un discreto resurgir en la cartelera porteña. Uno de los espectáculos que se destaca es el de Los Amados, que están haciendo un show tributo al mexicano Agustín Lara (“Noche de ronda” y “Solamente una vez”, entre muchísimos otros) en la Sala Siranush. El bajista Daniel Maza y el armonicista Franco Luciani hicieron en septiembre un ciclo en Clásica y Moderna, y en octubre repitieron en Bebop Jazz Club. Y desde el año pasado, hay cola para conseguir la entrada a Tardes de bolero en La Munich en la ex cervecería de la Costanera Sur.

Algunos músicos sostienen que recién ahora se está valorando un género antes considerado “grasa” y que los boleros aún no fueron descubiertos por los músicos más jóvenes.

Desde hace algunos años, el bajista uruguayo Daniel Maza comenzó a agregar boleros a su repertorio habitual de canciones rioplatenses y jazz. Ahora hace un espectáculo sólo de ese género con Franco Luciani. “Es un género muy cómodo para los que somos amantes del jazz. El bolero –sobre todo el cubano– se emparenta con el jazz; son cosas que se pueden ir armonizando. Te permite esas libertades, los solos y la improvisación. Además, claro, está el gusto de cada uno”.

En ese gusto al que hace referencia Maza está la selección, la gran curaduría de un género que por momentos parece inabordable por lo prolífico, desde los clásicos cubanos hasta Chico Novarro, pasando por el Trío Los Panchos. La clave, dice el bajista, está en creer en esas historias de amor. “A mí me gusta mucho el bolero porque me lo creo. ¿Sabés? Ésa es una de las claves. Te tenés que creer las letras. Por eso me gusta muchísimo Chico Novarro, que es el Maradona del bolero. Él escribe de una forma muy cotidiana y con un lenguaje cotidiano cosas muy complicada en el amor.”

En otros tiempos, recuerda el uruguayo, el bolero casi había desaparecido en la Argentina. “El bolero era grasa acá, como lo era la cumbia. No ibas a ver a un tipo escuchando cumbia a volumen fuerte en un auto. Era un quemo. Hasta que llegaron Ricky Maravilla, Pocho La Pantera y otros, que hicieron que el género alcanzara otros lugares. En menor medida, al bolero le pasó lo mismo, aunque no tenga la misma difusión. Eso sigue siendo un gran problema. Pero esa música está ahí para disfrutarla y contagiar ese disfrute. Yo tengo muchos alumnos a los que les gusta Don Omar; cuando les muestro algunos boleros, quedan fascinados por la armonía. Pero no lo conocen”.

Té y boleros

Desde el año pasado, La Munich se llena de romanticismo durante las tardes de domingo. Carlos Koffman es el pianista y director musical del espectáculo Tardes de bolero en La Munich. El espectáculo comienza con una pequeña situación dramática: una profesora europea llega a dar clases de canto durante los años 30. Se presentan dos alumnos que están muy poco interesados en la música clásica y enamorados del bolero. La docente reacciona mal porque no la considera una música muy seria, pero termina prendada de esas canciones.

“Pedro Aparicio, el director del museo, conoce mucho al público que viene al lugar y sugirió este repertorio. Hicimos una lista de unos 60 boleros y fuimos seleccionando algunos; jugamos con la fecha de construcción del edificio (1927) y a partir de ahí llegamos a los años 60. La gente mayor conoce muy bien las letras –incluso más que nosotros–, pero últimamente se sumaron algunos jóvenes”, cuenta Koffman.

El público fiel –“hay gente que nos vio cinco y seis veces”– los obligó a sumar nuevos boleros. “Aunque lo hicimos, no nos propusimos revalorizar el bolero con este show. Los intérpretes de boleros originales y antiguos tenían una muy buena formación vocal y en muchos casos cantaban sin micrófono. Hoy, si se corta la luz, los intérpretes no pueden hacer su trabajo. Nos sorprende el éxito del espectáculo; quizá tiene que ver con la musicalidad de sus canciones y con un repertorio que tomaron grandes cantantes, incluso muchos de ópera”, aclara.

Con 25 años de carrera, Los Amados es quizá uno de los grupos que más hizo por la difusión del género en el país. Ahora acaban de estrenar Mundo Amado. “Un espectáculo que reivindica al amor más acaramelado, donde se combinan teatro, música en vivo, cena, copas, baile y mucho humor”, aseguran. Este nuevo show está dedicado a la figura del mexicano Agustín Lara, autor de “María bonita”, “Noche de ronda”, “Piensa en mí” y “Cada noche un amor”. El anfitrión es, como siempre, el “Chino” Amado (Alejandro Viola), con sus trajes exóticos y con el discurso amoroso a flor de piel. “Como siempre, cuando regresamos es para sorprenderlos, para llenarles de gozo el corazón, para reenamorarnos del amor mientras las copas tintinean en el aire”, dice entusiasmado.

En el cable

Además de interpretar tangos y boleros en sus conciertos, Soledad Villamil debutó en 2013 como conductora de “Boleros, amor y pasión” por Canal (á). El ciclo puso el foco en la historia del género, aunque también cuenta su actualidad.

Con humor como Los Amados, con una mirada jazzera como la de Maza y Luciani o en plan de domingo a la tarde, como sucede en La Munich, el bolero tiene un lugar en Buenos Aires. En algún momento, en la ex cervecería, los cantantes dividen al público en dos. Se produce esa sensación de formar parte de un público afinado, distinto. Algunos se animan a moverse. En poco tiempo serán las siete, la hora crítica para los nostálgicos. No está mal pasarla así, cantándole al amor.

Shows en cartel

• Los Amados. El grupo presenta su espectáculo Mundo Amado. Acuérdate de Agustín Lara los viernes y sábados, a las 20.15, en la Sala Siranush (Armenia 1353). Entradas desde $170 en la boletería o llamando al 5237-7200.

• Tardes de bolero en La Munich. Todos los domingos, a las 17.30, la ex cervecería Munich de la Costanera Sur (Av. De Los Italianos 851) se llena de romanticismo. Entradas a $10.

DZ/rg

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario