Tiempo en Capital Federal

20° Max 14° Min
Despejado
Despejado

Humedad: 62%
Viento: Sur 21km/h
  • Miércoles 30 de Septiembre
    Despejado15°   21°
  • Jueves 1 de Octubre
    Cubierto15°   18°
  • Viernes 2 de Octubre
    Nubes dispersas  14°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Ataque a la estructura de servicios sociales

Por Eduardo Epszteyn.

Por Eduardo Epszteyn
Email This Page
especulacioninmobiliaria especulacioninmobiliaria

Sí hay un ejemplo que sirve para caracterizar la gestión macrista este año 2012 es, sin duda, el modo en que el Ingeniero y su gobierno manejaron la situación de traspaso del subte a la órbita de la Ciudad: sin responsabilidad a la hora de hacerse cargo, con grandes consultorías malgas­tando el presupuesto y desplazando una de las funciones de SBASE, y despreciando a las instituciones del estado y a los trabajadores. Mientras su corifeo reclama calidad insti­tucional y republicanismo, su práctica concreta supone un sinnúmero de avasallamientos al poder legislativo, a la Justi­cia jurisdiccional y a las propias leyes nacionales. El ejercicio extravagante del veto como actitud frente a la ley completa el cuadro de serio deterioro institucional.

La experiencia derechista en la Ciudad cabalga en este abierto doble estándar. Una fuerte carga de cinismo, y el amparo del dispositivo comunicacional blindado de los oli­gopolios de prensa, montan una imagen pública del Inge­niero Macri, visto con esperanza por alguna facción obtusa de los sectores dominantes, como un verdadero “hombre propio gobernando”.

Esa metodología de abordaje de lo político – institucio­nal viene a sostener una gestión de ataque abierto contra las estructuras de servicios públicos y sociales: educación, salud, vivienda, asistencia, transporte público.

Durante 2012 se consolidó la tendencia a la baja del peso del gasto de capital -inversión en infraestructura durable-, con énfasis en las áreas sociales, yugulado por la indexación real de los contratos de bienes y servicios de consumo co­rriente, asiento principal de una remozada patria contratista local, que le impone precios con libre albedrío.

Mientras el volumen total de recursos, medido en su peso en la economía local, creció un 28% en el período macrista, la inversión se mantuvo estancada en los niveles históricos, y la captura tributaria adicional resultante pasó a financiar lineal­mente la voracidad de estos proveedores privados. Recolec­ción de residuos, limpieza de sumideros, seguridad privada, laboratorios, mantenimiento de edificios, alimentos, entre otros, son los rubros estrella del descontrol contratista.

En el plano tributario, además de los incrementos de alícuotas sobre los bienes de consumo masivo, se destaca una modificación del Impuesto Inmobiliario. Este incremen­to, sin techo aparente, reafirma la vocación del macrismo para encarecer la vida en la Ciudad, reforzando la condición expulsiva del ciclo de especulación inmobiliaria. Esta actitud se completa con la caída en los niveles de provisión de ser­vicios públicos y sociales, contenedores del tejido dispuesto para los más humildes.

Y así podríamos continuar… Macri “logró” consolidar el Stock de Deuda Pública, inexplicable dentro del contexto económico de la Ciudad. El perfil de la deuda viene em­peorando su calidad, en la medida que la relación intereses pagados / stock crece incesantemente, y duplica el peso de los intereses sobre los ingresos corrientes. Otro año más comprobando inoperancia, negocios con amigos y falta de transparencia. Sellos consolidados de la política macrista.

Fuente Especial para Diario Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario