Tiempo en Capital Federal

20° Max 13° Min
Cubierto
Cubierto

Humedad: 58%
Viento: Nordeste 20km/h
  • Domingo 25 de Septiembre
    Cubierto14°   18°
  • Lunes 26 de Septiembre
    Cubierto14°   21°
  • Martes 27 de Septiembre
    Parcialmente nuboso con lluvias15°   23°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 24/09/2022 16:30:20
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Astillero se presentó en la sala Caras y Caretas

El sexteto presenta un nuevo disco instrumental.

Por Sergio Sánchez
Email This Page
Astillero

Desde hace una década, el sexteto de tango Astillero es referencia ineludible cuando se habla del nuevo tango argentino. El pianista Julián Peralta es uno de los nombres más activos de esta nueva generación que compone tangos originales y reflotó el género. De todos modos, más allá del presente alentador, Peralta enfatiza: “Si bien geográficamente estamos en el centro, la verdadera idiosincrasia del tango se transita en los márgenes de la cultura; no lo vas a encontrar en la tele”.

El sexteto se completa con Alicia Alonso en violín, Luciano Falcón en violonchelo, Federico Maiocchi en contrabajo, y Diego Maniowicz y Mariano González Calo en bandoneones. Presentan su último disco, Soundtrack Buenos Aires, acompañados por el grupo de guitarras 34 Puñaladas.

El último disco es instrumental, ¿por qué?
La madurez nos fue dando una visión más general. Hicimos este disco pensado para un formato de sexteto más una orquesta de cuerdas integrada por 13 músicos. En ese contexto, la música instrumental le quedaba como anillo al dedo a una formación interesante desde el punto de vista tímbrico.

Tiene un fuerte componente dramático.
Si vos hacés una música que va contando lo que te pasa de modo instrumental vas a tener la sensación de estar caminando por la calle. La orquestación y la instrumentación generan una sonoridad cinematográfica. El tango es una música profunda, no es liviana. Busca hablar de sentimientos y sensaciones profundas. Y eso muchas veces es oscuro. Pero el tango no es solemne.

El tango fue música “orillera”, luego se institucionalizó y hoy vuelve a los márgenes.
Por un lado, tenés la cuestión histórica propia del género, por mucho tiempo alejado de lo popular. No hablo de lo masivo, hablo de que la juventud pudiera volver a abrazar la idea de hacer tango. Esto recién tiene quince o veinte años. Y este volver a hacer lo encuentra al tango en un contexto atravesado por un tipo de consumo cultural rápido. La gente no tiene tiempo de juntarse a escuchar poesía o un disco entero. Y por eso el tango nuevo queda relegado.

¿Circuitos como el Festival de Tango Independiente tienen que ver con el impulso de los mismos músicos más que con la industria?
Sí, hubo que cambiar la lógica de producción, hubo que autogestionarse. En la actualidad se está construyendo lentamente un mercado más sólido. Pero cuando nosotros volvimos a hacer tango, no era que no había público, no había ni siquiera músicos. Cuando armé mi primera orquesta me resultó muy difícil conseguir tres bandoneonistas. Ahora hay un pequeño mercado y más músicos. De todos modos, seguimos obligados a producirnos nosotros mismos y generar circuitos para tocar.

Astillero. Viernes 3 de julio a las 21. Caras y Caretas, Sarmiento 2037.

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario