Tiempo en Capital Federal

10° Max 7° Min
Cubierto
Cubierto

Humedad: 62%
Viento: Sureste 18km/h
  • Jueves 17 de Junio
    Muy nuboso  11°
  • Viernes 18 de Junio
    Nubes dispersas  10°
  • Sábado 19 de Junio
    Cubierto  11°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Artes marciales: Chicas bravas

Entre golpes, caídas y pruebas de resistencia son muchas las mujeres que practican deportes antes reservados a los varones. Una vía para mejorar la salud y también el ánimo.

Por Redacción Z
Email This Page
chicas_boxeadoras

Golpes de puño, pata­das, piruetas que pa­recen salidas de una película tipo Kung Fu. Claro que las protagonistas son todas mujeres que lejos del ae­róbic o el tenis decidieron hacer a un lado los preconceptos y me­terse en deportes que hasta hace poco parecían exclusivos del pú­blico masculino.

MMAo artes marciales mix­tas es un deporte que conjuga las técnicas más efectivas de to­das las artes marciales y deportes de combate dentro de un regla­mento que protege la integridad física del atleta (hay movimien­tos prohibidos, árbitro, rounds, categorías de peso, etc.). Palo­ma Fabrikant viene del mundo de las letras pero en el ring en­contró su segundo hogar. “Llevo poco más de un año entrenan­do MMAde manera profesional y he notado muchos cambios en mi cuerpo, sobre todo en la fuer­za y resistencia muscular, ya que hago un trabajo físico muy fuer­te con pesas y demás elementos de gimnasio. Otras virtudes, más del tipo espiritual, como la cons­tancia, la voluntad, la tolerancia a la frustración o la capacidad de sacrificio, ya las traía conmigo de mi arte madre que es el kara­te”, le cuenta a Diario Z.

Todas las mañanas, Paloma entrena la parte física con pesas o circuitos para ganar aire y fuerza y por la tarde la parte técnica que alterna entre las tres disciplinas que más efectividad le reportaron en la jaula: el muay thai (boxeo tailandés), la lucha libre olímpica y el jiujitsu brasileño.

“El MMAes la más completa de las disciplinas de combate, la prefiero por sobre cualquiera por­que ninguna otra permite tanta li­bertad de acción. Por ejemplo: el karate permite golpes pero no tie­ne llaves, el judo tiene llaves pero no permite golpes, el MMAda lu­gar a la creatividad absoluta”, se­ñala Paloma.

Puertas adentro de El Abasto Club hace lo propio Leonor Sil­vestri, quien practica kick boxing y dice que su entrenador, Nor­berto Silvestri, sin ser infalible, es un sensei a la vieja usanza, “una persona cuyas enseñanzas van más allá de lo deportivo y alcan­za todos los aspectos de la vida, sin obligarte, presionarte para que vos encuentres tu propio ca­mino”.

“Comencé como quien quie­re hacer algo para perder unos kilos y estar más contenta. Esta­ba bastante depre por motivos amoro­sos y pensé ‘una ac­tividad física me va a hacer bien’. Todo cambió. Entrenar es una razón ale­gre para vivir. En lo físico, estoy mejor que nunca respira­toria y cardiovascularmente. Nun­ca tuve tanta fuerza, tanta capa­cidad de reacción y acción. Tanta capacidad de anticipar un ataque, de intimidar a un potencial agre­sor de violencia de género… Y al mismo tiempo una de las frases predilectas de mi profe es: “En­trenamos para salir corriendo”. Y nunca estuve preparada para co­rrer tan rápido. El kick boxing es famoso por su preparación físi­ca a prueba de todo: es un de­porte que lleva tu cuerpo al límite de lo que podés, y una vez ahí te dice “un poquitito más” y efecti­vamente, hay ese poquito más”, cuenta entusiasmada.

Leonor reve­la que este tipo de deportes no tienen nada que ver con prácticas violen­tas: “El kick boxing me hizo una perso­na mucho más tran­quila, afable y capaz de estar con perso­nas distintas a mí, me brindó un espacio donde poder compar­tir con los varones de una mane­ra no mujer, compartir un gusto, una pasión, un deseo; tener una relación con varones que no esté marcada por “soy el objeto de de­seo” de esos varones”. “El kick boxing como el boxeo, entre otros deportes de combate, son lugares que, cuando una sabe cómo ha­bitarlos, deshacen el género. Allí lo importante es el peso y la ca­pacidad aeróbica, no hay golpes para mujer y para varón”, cuen­ta Leonor quien se siente satisfe­cha de ganar un espacio que la feminización obligatoria mermó: “Jugar a los golpes, saber pegar y saber que una puede continuar incluso si te sacudieron la cabe­za de un zapallazo. Saber pelear, disfrutarlo, hacer esas cosas que nuestras madres no nos dejaban realizar de chicas porque era no era para mujercitas”.

En tiempo de combate, Leo­nor entrena seis veces por sema­na y los domingos, corre. Saltar la soga, guantear, rutina de pe­sas que combinan cardiovascu­lar, potencia y resistencia, son parte de la rutina de unas dos horas diarias. “Descansar forma parte de entrenar”, recuerda, para que el trabajo físico esté compensado.

 Ella sabe que sabe. Por el Lic. Guillermo Della Loggia. Director Asociación Karate Quilmes. www.dojodellalog­gia.com.ar

Los deportes de contacto, son ideales para la mujeres, ya que estos brindan muchas seguridad personal, confianza, y al mismo tiempo un cuerpo atlético y elegante, con buenos reflejos; otorgan la capacidad de reaccionar rápidamente ante situaciones de peligro, no solo por ellas, sino también para ayudar a otras personas; es muy aconsejado para la mujer embarazada por el equilibrio en situaciones de riesgo, debemos recordar que en los deportes de combate la respiración es vital, por eso también se aconseja para mejorar problemas asmá­ticos.

Además, debemos acor­darnos que cuando una mujer sabe que sabe, es una mujer segura.

¿Qué debemos hacer an­tes de iniciar estas maravillosas practicas? un control médico, luego pedir los antecedentes universitarios del docente a car­go y presenciar algunas clases antes de lanzarnos al ruedo.

 

DZ/rg

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario