Tiempo en Capital Federal

29° Max 19° Min
Despejado
Despejado

Humedad: 49%
Viento: Nordeste 26km/h
  • Miércoles 29 de Enero
    Cubierto con lluvias21°   30°
  • Jueves 30 de Enero
    Despejado18°   27°
  • Viernes 31 de Enero
    Despejado22°   31°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Ariel Mild: “El deporte es salud si se toman las precauciones necesarias”

La actividad física recreativa es más beneficiosa que las prácticas de alto rendimiento. Las claves, explica este kinesiólogo del Comité Olímpico Argentino, son el control sistemático y los exámenes previos.

Por Gustavo Slep
Email This Page
armado2

Toda su vida estuvo liga­da al deporte. Alos 6 años comenzó a prac­ticar lucha olímpica y llegó a integrar la Selección Ar­gentina. Compitió en los Juegos Panamericanos, Sudamericanos y Odesur, y en distintos campeona­tos internacionales de la especiali­dad. En 2002 fue reconocido con el Olimpia de Plata.

Actualmente, ya retirado de la práctica profesional, se dedi­ca a entrenar a nuevos luchado­res. Pero, además, es licenciado en Kinesiología y forma parte del staff del cuerpo médico del Co­mité Olímpico Argentino. De este modo, Mild conjuga sus dos pa­siones: el deporte y la salud.

“El deporte es fundamental para la salud. La práctica deportiva es una herramienta muy útil para el bienestar físico, psíquico y emo­cional, pero esto a condición de que se realice de manera regular, sistemática y controlada. Sólo de esa forma será eficiente y benefi­cioso para la persona. De nada sir­ve practicar deporte en forma des­mesurada, descontrolada o sin una guía”. El dramático episodio ocu­rrido en Córdoba la semana pasa­da, cuando un joven falleció lue­go de correr media maratón, puso el foco en el tema de los recaudos que deben tomarse antes y duran­te la práctica deportiva.

“Tomando las precauciones co­rrespondientes, el deporte recrea­tivo es saludable. En cambio, el deporte de alto rendimiento no, exige demasiado”, explica Mild.

¿Cómo repercute la práctica deportiva en el organismo?

Practicado a conciencia, el depor­te genera múltiples beneficios. Mejora la insulino resistencia, ayu­da al metabolismo de los huesos, hipertrofia y fortalece los múscu­los, mantiene y optimiza la mo­vilidad articular, hace que no se pierda flexibilidad. Desde el pun­to de vista respiratorio y cardio­vascular, mejora la hemodinamia y la circulación. Y también influ­ye positivamente a nivel emocio­nal. Porque la actividad física des­encadena una serie de procesos neuronales, químicos y cerebrales que producen una disminución del umbral del dolor y una mejo­ría general del estado emocional.

¿Qué precauciones se deben tomar?

Lo que siempre se tiene que te­ner en cuenta es la condición físi­ca previa, que se evalúa mediante exámenes músculo-articulares, er­gometrías y test de esfuerzos. En base a estos datos se programa un plan de trabajo. Es imprescindi­ble hacer un chequeo médico pre­vio. Una persona desacondiciona­da no puede exigirse más allá de su límite y de su tolerancia, porque va a sentir cansancio en demasía, dolores musculares, sensación de abombamiento, y después va a te­ner que hacer reposo para volver lentamente a la actividad deporti­va. En cambio, si la actividad se va incrementando paulatinamente, no debería haber ningún tipo de inconveniente. La práctica depor­tiva realizada en forma controla­da, sistemática y regular, bajo che­queos médicos previos, no debería tener inconvenientes. No se pue­de hacer práctica deportiva, por ejemplo, en procesos activos infec­ciosos o inflamatorios, en estados hemodinámicos descompensados, ni cuando hay alguna patología previa no resuelta.

¿Cómo debe realizarse la prác­tica?

Antes de la práctica deportiva es muy importante hacer una entra­da en calor. Las entradas en calor implican movimientos de flexibili­dad articular y movimientos pro­gresivos de carga: marcha más acelerada, pasos más rápidos y ejercicios de calistenia. A mayor edad, las entradas en calor tie­nen que ser más prolongadas. Al finalizar es fundamental la elon­gación. Es muy importante termi­nar la actividad física con los mús­culos estirados y no contraídos. Si no los músculos quedan ten­sos y, a la larga, puede llevar a trastornos musculares, do­lores y contracturas. La acti­vidad física debe realizarse elongando y con el cuerpo caliente, para que mejore la flexibilidad. Además es indis­pensable beber mucha agua y bebidas isotónicas para no perder grandes cantida­des de líquido con la sudo­ración y mantener el estado hemodinámico. La alimenta­ción tiene que ser equilibra­da en cuanto al consumo de proteínas, hidratos de carbo­no y grasas. No hay que co­mer grasas en exceso porque se acumulan y generan pro­blemas como hipertensión arterial, síndrome metabólico y resistencia a la insulina. Lo ideal es hacer actividad física a la ma­ñana, por un tema químico me­tabólico. A la mañana, actúa una serie de mediadores químicos que vuelven más beneficiosa la práctica. Y hay que usar siempre ropa cómoda y acorde con cada deporte. Las zapatillas tienen que ser de muy buena calidad, con una buena contención, para evi­tar impactos y lesiones. El depor­te es salud si se toman las precau­ciones necesarias.

¿Cómo afecta al cuerpo la so­breexigencia en la práctica de­portiva?

Los deportes producen distin­tos tipos de lesiones músculo-ar­ticulares en diferentes regiones del cuerpo. Cada deporte gene­ra una lesión típica. Básicamen­te, la articulación que más se usa en un deporte es la que más tien­de a lesionarse. El futbolista su­fre más lesiones de miembros in­feriores: cadera, rodilla y tobillo. En cambio, el vóley o el handball, que usan más los miembros su­periores, como hombros, codo o mano, van a tener más lesiones en esa parte. En el vóley, además, los saltos generan problemas en el tendón de Aquiles. Por eso hay lesiones que se denominan de acuerdo con el deporte, como el “codo de tenista”. En el caso de la lucha, las lesiones típicas son de columna y de hombros.

¿Cómo es el proceso de recuperación de una lesión?

La lesión tiene diferentes esta­díos, relacionados con el proceso inflamatorio. Empieza con un es­tadío agudo, en el que se gene­ran los mediadores químicos de la inflamación, elementos vasoacti­vos que producen el edema. Lue­go deriva en un proceso paulati­no de reparación que mejora todo lo que tiene que ver con la cica­trización y la reparación de la le­sión. Pero el proceso de recupera­ción lleva tiempo. Desde la etapa aguda, en la que se hacen deter­minados trabajos de fisioterapia, hasta la etapa crónica, cuando se insiste más en el trabajo de cam­po para la vuelta a la actividad de­portiva. Pero es difícil acelerar los tiempos de recuperación. Lo que nosotros hacemos, como kinesió­logos, es optimizar los tiempos de recuperación.

¿Qué debe tener en cuenta una persona que quiere em­pezar a ejercitarse?

Lo más importante es que la per­sona tenga claro qué es lo que le gusta. Porque lo que se busca es que la ejercitación sea manteni­da en el tiempo, para obtener los beneficios que el deporte brinda a largo plazo. Es esencial que la persona venga con una idea de lo que le gusta hacer para que no abandone la práctica. Y, ade­más, hacerlo en forma progresiva. Pero sobre todo, es imprescindi­ble hacerse los controles médicos previos. Porque si bien es bue­no salir a correr, hay que hacer­lo de acuerdo con la condición física previa. Si el que corre no puede hacer un esfuerzo de tro­te más de cinco minutos, es pre­ferible que haga una caminata in­tensa durante media hora. Todo tiene que hacerse dentro de los lí­mites de lo tolerable para la per­sona. Tiene que ser un esfuerzo liviano o moderado. Correr es me­jor que quedarse en casa pero es fundamental hacerlo con el chequeo médico previo.

¿Cómo evalúa las políticas oficiales para fomentar la práctica deportiva?

Creo que hay varias acciones que se toman que son muy buenas. Por ejemplo, me pa­rece que los Juegos Evita son una herramienta maravillo­sa de inserción en el deporte, porque estimula a los chicos a practicar actividad física y a participar de las distintas eta­pas selectivas que se realizan durante todo el año hasta lle­gar a las instancias finales en Mar del Plata. Y considero que los Juegos Olímpicos de la Ju­ventud que se van a hacer en Buenos Aires en 2018 también van a generar una movida muy im­portante para estimular a los jóve­nes a la práctica deportiva.

¿En qué aspectos se podría mejorar?

A nivel escolar inicial debería ha­ber más incentivo a la práctica de­portiva. Debería haber más prácti­ca deportiva y, sobre todo, mayor variedad de deportes. En las es­cuelas se practican muy pocos de­portes y, en general, se limitan a los que se realizan masivamente. Pero hay chicos que no se engan­chan con actividades como el fút­bol, el vóley o el básquet, y sí se engancharían con atletismo o con otros deportes que no se practi­can tanto. Sería positivo que se abra un poco el abanico a depor­tes menos tradicionales para que los chicos puedan llegar a ellos a través del colegio.

Preguntas de la A a la Z

Edad: 38.
Barrio donde vive: Almagro.
Estado civil: Casado.
Religión: Judía.
Equipo de fútbol: Independiente.
¿Sus hijos van a escuela pública o privada? A un Jardín de Infantes privado.
Nivel educativo: Universitario completo.
¿Cree en la amistad entre el hombre y la mujer? Ni. Es difícil.
¿Tiene algún vicio le gustaría dejar? No tengo vicios importantes, pero me gustaría abandonar un poco los jugos y gaseosas con azúcar.
¿Hace terapia? No.
¿Qué está leyendo ahora? Libros de medicina.
Lugar preferido de la ciudad.  Villa del Parque. Es donde viví toda mi infancia y me trae muchos recuerdos.
Infusión favorita: Café.
De chico, ¿qué quería ser cuando fuera grande? Luchador olímpico.
Dibujito animado preferido: Los Autos Locos.
Una salida nocturna: Ir al teatro.
Su comida preferida: El bife.
Un defecto: Soy muy meticuloso y exigente conmigo mismo.
Una virtud: Soy perseverante.
Un personaje preferido: El Hombre Araña.
Un hecho que le cambio la vida: El nacimiento de mi hijo.
¿A qué hora se acuesta y se despierta? Me acuesto a las 23 y me despierto a las 7.
¿Cena en su casa? Sí.
Un programa familiar preferido: Ir al club.
¿Una cábala? Tocarme el pelo.
¿Cuál fue su primer trabajo y a qué edad? Mi primer trabajo fue a los 16 años en una juguetería. Me ganaba unos pesitos para irme de vacaciones.

DZ/rg

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario