Tiempo en Capital Federal

30° Max 24° Min
Despejado
Despejado

Humedad: 48%
Viento: Este 32km/h
  • Jueves 21 de Enero
    Despejado23°   29°
  • Viernes 22 de Enero
    Despejado21°   29°
  • Sábado 23 de Enero
    Despejado24°   31°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Arenaza: «Macri nunca me llamó para prohibirme que hable de tal o cual cosa»

Apareció sorpresivamente en el segundo lugar de la lista a legisladores porteños por del PRO. Legislador por el partido que dirige Patricia Bullrich, supo acompañar muchos proyectos del oficialismo. 

Por Franco Spinetta
Email This Page
JUAN_PABLO_arenaza

Político descontracturado, mano derecha de Patricia Bullirch en Unión por Todos, ex “lilito”, Juan Pablo Arenaza contesta por qué saltó de la oposición al oficialismo.

¿Cómo se tomó la decisión de colocarlo en el segundo lugar?
En realidad, no hice ningún cabildeo para figurar. Yo creo que no podés luchar solo los últimos dos meses por el lugar en la lista, porque cuando uno renueva (en caso de que me toque) lo que se ve es lo que hiciste en los cuatro años.

¿Lo eligieron por su trabajo?
Sí. Defendí las leyes que creo que están bien, como el Metrobus y la creación de la Policía Metropolitana, y critiqué las cosas que veía mal. Cuando se discutió el traspaso del subte, logré modificar artículos importantes y había espacio para cambiar. Nunca fui un levanta-manos, siempre debatí con respeto, con honestidad y transparencia. Eso se vio reflejado en la lista.

¿Lo sorprendió un poco?
Bueno, me sorprendió gratamente. Es un reconocimiento. Trabajar y no extorsionar, defender con ganas lo que uno cree que está bien. Esto también habla bien de Macri.

¿Por qué Macri se decidió por un extrapartidario ?
Nosotros (Unión por Todos) hicimos un acuerdo parlamentario, tanto en la Legislatura como en el Congreso, donde Patricia Bullrich trabaja codo a codo con Pinedo y Michetti. En la Legislatura consideré que había leyes que estaba bien acompañar. Cuando le pedía al resto de la oposición que me dieran argumentos de por qué no las votaban, no me daban ninguno. Yo me rebelaba porque acá no hay mayoría automática, la oposición tiene mucho poder: puede trabar todo o sacar leyes más ricas. Pero había sectores que se oponían constantemente, como Proyecto Sur.

¿Cuáles van a ser los ejes de campaña del PRO?
El tema de transporte hay que trabajarlo porque el Metrobús fue un éxito. Se habla de llevarlo a San Isidro. Otro de los ejes es la seguridad. La Policía Metropolitana tuvo problemas en su origen, nosotros lo marcamos, pero luego se corrigieron. Hay que seguir trabajando en la coordinación de las fuerzas. Después de la salida de la ministra Nilda Garré, con quien no había diálogo, la cosa cambió.

¿Cuál sería un buen resultado en octubre?
Si se repite la elección de agosto en la Ciudad, entrarían 11 legisladores. Yo creo que se va a acrecentar ese número porque ahora se viene una campaña enfocada en la Ciudad.

Usted era muy crítico en algunos aspectos. ¿Qué cambió?
Cuando yo planteaba cambios a los proyectos de ley, se hacían. Cuando fue el tema del Borda, que fue un error y fui muy crítico sobre lo que ocurrió, el ministro Montenegro fue a la Legislatura y se lo pudo interrogar cara a cara. Algunos opositores exigían algo y, cuando se lo daban, pedían otra cosa. Yo les decía: “Muchachos, no jodan más, ustedes no quieren votar las leyes, no hagan perder más tiempo”. Lo que pasa es que algunos no se bancan el título del día siguiente.

¿Mantiene diferencias con el PRO?
Siento diferencias con algunos sectores del PRO. Me siento una persona más liberal en temas sociales. Creo en las libertades individuales, creo que si una persona ama a otra del mismo sexo, el Estado le tiene que garantizar los mismos derechos. Hay un sector del PRO que comparte esto, como Laura Alonso o Paula Bertol, pero hay otro sector más conservador.

¿Y podrá convivir en paz?
A mí nunca me llamó Macri para decirme: te prohíbo que hables de tal o cual cosa. En ese sentido, Macri es muy abierto. Nunca me condicionaron, pero saben que soy medio rebelde.

¿Qué clase de líder es Macri?
Yo no tengo mucha relación con Macri. Lo respeto, creo que ha variado. Gestionar, estar en contacto con el Estado, donde no se lucra, donde tenés que bajar la mortalidad infantil, no generar ganancias. Estos años han transformado a Macri, lo veo más cercano a los problemas de la gente. Es un líder pragmático. Y si uno compara el de 2002 con este, nota un gran cambio.

¿Por qué se fueron de la Coalición Cívica (CC)?
Nosotros no nos fuimos: después de la elección de 2011, la CC no existió más. Y nosotros hicimos un acuerdo parlamentario y luego electoral con el PRO. Yo tengo mucho respeto y cariño por Carrió, pero hoy estamos en dos lugares políticos diferentes.

¿Qué piensa de las alianzas que hicieron sus ex compañeros?
Yo no podría estar en una alianza con Pino Solanas, que es una persona chavista y que tiene como mano derecha a Mario Cafiero, quien fue, junto a D`Elía y al líder de Quebracho, a Irán. No lo comparto, no me sentiría cómodo. Sin embargo, hubo mucha gente que accedió a cargos políticos a través de Carrió y que, una vez ahí, la criticaban con dureza. A mí no me parece que eso esté bien. Carrió es Carrió, siempre fue igual. Es como las parejas, que después de 20 años se dan cuenta de que la persona que tienen al lado es un monstruo.

Unen critica mucho a Macri ¿Lo eligen como adversario porque disputan el mismo electorado?
La disputa es entre nosotros. El kirchnerismo tiene un voto consolidado y Unen tiene un problema grande. La gente no come vidrio. Unen le tiene que explicar a la sociedad por qué se muestran como una fuerza unida, pero hasta ahora siempre votaron diferente. Nosotros siempre votamos igual.

¿Piensa que Unen seguirá existiendo después de octubre?
La pregunta es cómo hacen para convivir Pino Solanas y María Eugenia Estenssoro, cuando Pino denuncia al padre de María por su gestión en YPF. Para nosotros va a ser más fácil porque es una continuidad, no nos juntamos para ganarle a nadie. No es que un día nos levantamos y dijimos “vamos a hacer un acuerdo con el PRO”. Se naturalizó un trabajo que se venía haciendo. Lo de Unen es juntarse para ganarle al PRO y al kirchnerismo.

¿En qué cosas ve mejor la Ciudad y en cuáles le parece que habría que reforzar el trabajo?
Se empezaron a originar políticas de largo plazo en transporte, como el Metrobus, el traspaso (aunque accidentado) del subte. El gobierno que venga, no va a destruir al Metrobus. Creo que hay que encontrarle la vuelta al tema de la basura. Se están poniendo contenedores y se está empezando con el reciclaje, pero la Ciudad sigue muy sucia. Y no es un problema sólo de gestión. Se necesitan cambios culturales. Hay que solucionar las inundaciones, hay que trabajarlo a largo plazo, como las obras necesarias en el arroyo Vega, y a corto plazo con la prevención. Ahora te avisan cuando hay una alerta, te mandan un mensaje de texto o te llaman. Porque si llueven 300 milímetros, no hay obra que aguante.

En Diario Z, en 2011, dijo que aprobaba “raspando” a la Metropolitana. ¿En qué situación está hoy la fuerza?
Después de un claro error con la designación del Fino Palacios, no hubo más episodios de abusos policiales. Siempre podés tener un caso puntual, pero si es sistemático entonces tenés un problema en la institución. Ninguna fuerza está a salvo de que algún policía cometa un exceso. Y cuando uno ve los índices de aprobación donde está la Metropolitana, de casi el 89%, entonces se está haciendo un buen trabajo. Falta trabajar el tema de la coordinación con la Federal, que mejoró en los últimos meses.

¿Cómo ve a la Ciudad en materia de seguridad?
La inseguridad no es una sensación. Hay problemas serios, que tienen que ver con las drogas, la violencia. La inseguridad afecta más a las clases sociales más pobres. Son rehenes de una situación desesperante. Es un problema de guerra entre pobres, muchas veces. En donde viven las clases medias y altas, no vive la mafia. Hay comisarías, escuelas, hay legalidad. En la villa manda el que tiene más poder, matan a un chiquito y nadie se entera. Por eso es fundamental que se urbanicen. Hay que abrir calles, hacer un lugar más armonioso para la vida.

¿Esa es una de las discusiones pendientes de la Legislatura?
Hay que ampliar los planes que ya están. Por ejemplo, en la ex AU3, que es un proyecto que trabajó Facundo Di Filippo. Es un caso de un diputado, que tenía posiciones muy contrarias (a nadie se le ocurriría decir que Facundo es del PRO ni de la derecha), pero logró consensuar una ley que le cambió la vida a miles de personas. No se puso en una posición de “no te voto nada”. Eso yo no lo vi en la Legislatura en los últimos años. Queda pendiente la discusión del Presupuesto. Después, en la Legislatura se vive un momento de negociaciones y reordenamiento de fuerzas.

¿Macri 2015?
Nosotros estamos construyendo la nave, la carroza, y vamos a buscar el piloto. Macri corre con ventaja. Si se puede reproducir lo que hizo en la Ciudad, corre con ventaja. Pero bueno, falta mucho. Y vamos a ver qué pasa con la interna en el PJ entre Scioli y Massa.

Preguntas de la A a la Z

A. Edad: 40 años.
B. Barrio donde vive: Palermo.
C. Estado civil: Soltero.
D. Signo: Acuario.
E. Religión: Católico.
F. Equipo de fútbol: River Plate.
G. ¿Sus hijos van a escuela pública o privada? No tengo hijos.
H. Nivel educativo: Ciencias Políticas (Universidad del Salvador). Haciendo la tesis sobre la caída del Gobierno de Aníbal Ibarra.
I. ¿Cree en la amistad entre el hombre y la mujer? Sí.
J.¿Qué vicio le gustaría dejar? El vicio de la comida.
K. ¿Hace terapia? No, nunca hice.
L. ¿Qué está leyendo? Las Guerras de Winston Churchill.
M. ¿Cuál es su lugar preferido? Los lagos de Palermo.
N. ¿Infusión favorita? El vino tinto me gusta.
Ñ. ¿Qué quería hacer cuando fuera grande? Veterinario (y terminé en este Zoológico).
O. Dibujito animado preferido: Tom y Jerry.
P. Una salida nocturna: Ir a comer a Bâraka.
Q. Comida preferida: La milanesa con puré.
R. Un defecto: Muy confiado.
S. Una virtud: No soy rencoroso.
T. Un personaje: Winston Churchill.
U. Un hecho que le cambió la vida: La crisis del 2001. Trabajaba en el sector privado, y terminé acá.
V. ¿A qué hora se acuesta y se despierta? Me acuesto temprano, 11:30 o 12. Y me levanto temprano, a las 7.
W. ¿Cena en su casa? Entre semana, me gusta cenar en mi casa.
X. Un programa familiar preferido: Un viaje a algún lado.
Y. Una cábala: No.
Z. ¿Cuál fue su primer trabajo y a qué edad? A los 17, de cadete, en el Centro de Estudios Internacionales Ágora, que era del ex canciller Adalberto Rodríguez Giavarini.

DZ/rg

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario