Tiempo en Capital Federal

26° Max 17° Min
Parcialmente nuboso
Parcialmente nuboso

Humedad: 61%
Viento: Nordeste 25km/h
  • Miércoles 2 de Diciembre
    Cubierto con lluvias20°   28°
  • Jueves 3 de Diciembre
    Nubes dispersas18°   27°
  • Viernes 4 de Diciembre
    Nubes dispersas18°   23°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Archivan una causa contra Falabella por trabajo esclavo

El juez federal Claudio Bonadio archivó la causa contra el dueño de la marca Falabella y sus proveedores por trata y reducción a la servidumbre. El fiscal Federico Delgado apeló.

Email This Page
falabella

El magistrado calificó de “buenas condiciones” a dos talleres textiles clandestinos donde vivían inmigrantes indocumentados, hacinados y encerrados. De esta manera, Bonadio archivó la causa y evitó la indagatoria y procesamiento pedidos por el fiscal Federico Delgado para el dueño de Falabella, Juan Luis Mingo Salazar, y sus proveedores, los hermanos Héctor y Gustavo Mitelman de la firma SIFAP S.A.

Tanto Mingo Salazar y los hermanos Mitelman habían sido imputados cuando se descubrieron etiquetas y prendas de Falabella en dos talleres textiles clandestinos ubicados en Flores y Parque Chas, donde se sometía a los costureros –algunos sin documentos- a trabajar a destajo, encerrados, hacinados y viviendo en el mismo taller.

“No le importó al juez Bonadio la declaración de la inspectora de la AFIP, que el día del allanamiento al taller en Quirós 3041, el 12 de marzo de 2012, cuando entrevistó a un costurero este reconoció que no conocía las calles donde se encontraba”, señalaron desde la Fundación La Alameda.

Los talleres no estaban habilitados, las ventanas estaban polarizadas y tenían una malla metálica a modo de reja. Los costureros relevados por AFIP trabajaban a destajo (se le pagaba por prenda) y dos de ellos eran indocumentados. Para Bonadio se trató de una “una mera falta administrativa”.

El fiscal Federico Delgado apeló el archivo de la causa y solicitó la indagatoria de los empresarios “que se apropian del trabajo esclavo a través de la cadena de explotación de seres humanos”.

Los talleres textiles clandestinos se ubicaban en Quirós 3041, San Nicolás 266 y San Nicolás 276/8 y fueron allanados el 12 de marzo de 2012. Allí trabajaban diez personas con cama adentro y un sueldo de aproximadamente $2.500 -de los cuales $1000 eran retenidos para la comida y vivienda-. Las condiciones de higiene del lugar eran deplorables.

El modelo de producción estaba basado en la tercerización. Mientras Falabella contrataba a un taller, este a su vez subcontrataba a talleres más pequeños. De esta manera, Es decir, la marca diseña y comercializa mientras que terceriza la confección, terminaciones y planchado directamente en talleres clandestinos o a través de talleristas intermediarios. Estos talleres, como comprobó Delgado, no tenían a ningún empleado registrado en blanco.

dz / fs

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario