Tiempo en Capital Federal

14° Max 10° Min
Cubierto con lluvias
Cubierto con lluvias

Humedad: 58%
Viento: Suroeste 25km/h
  • Jueves 18 de Agosto
    Cubierto  12°
  • Viernes 19 de Agosto
    Despejado  14°
  • Sábado 20 de Agosto
    Cubierto  15°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 17/08/2022 19:38:57
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Apología de sí mismo, por Eduardo Epszteyn, Auditor porteño

Análisis de la política económica del macrismo. Por Eduardo Epszteyn, Auditor porteño.

Por Eduardo Epszteyn
Email This Page

El primer cuatrienio del ingeniero Macri al frente del Ejecutivo local constituye una experiencia concreta, un buen ejemplo para analizar la fisonomía de una política fiscal efectivamente implementada por una fuerza de derecha orgánica.

Los rasgos fundamentales de su gestión pueden ubicarse en una coordenada de tres planos: reticencia inversora, descontrol de los contratos con privados y financiarización del presupuesto público.

Si bien el discurso del macrismo abunda en apologías a su propia capacidad de realizar obras, la dinámica de inversión pública en la Ciudad evolucionó, en términos nominales, a la mitad de la velocidad que mostró el gasto consolidado. La pérdida de participación de la inversión real directa sobre el total del gasto de 2012, comparándolo con el de 2008, equivale a la suma de todo el presupuesto para la ampliación de la red de subterráneos, más el presupuesto de infraestructura escolar. Las áreas de menor dinámica inversora, a su vez, son las relacionadas con la política social y de vivienda, donde directamente operan reducciones nominales de los montos invertidos año tras año.

Este deterioro relativo de la inversión en infraestructura urbana y social es la contrapartida del crecimiento, más que promedial, de dos componentes emblemáticos de esta gestión.

Por una parte, los contratos de provisión de insumos y servicios a cargo de privados, que capturan dos terceras partes de ese costo de oportunidad en materia de inversión. Con un agravante. Las deficiencias en la rendición de cuentas de la ejecución física hacen virtualmente imposible analizar en qué medida este incremento de los gastos de consumo responde a un efecto precio y cuánto a una mayor provisión de cantidades por parte de las empresas. Para conocer en detalle la ejecución física de esos contratos es preciso internarse en el seguimiento de los procesos administrativos de contratación, y de su análisis surgen conclusiones escalofriantes en términos de buenas prácticas de administración y manejo de los fondos públicos: a caballo de la dinámica de indexación de los precios, el macrismo ha convalidado costos privados muy difíciles de explicar.

Luego y en segundo lugar, la restante tercera parte de las inversiones «que no se realizarán» se destinará al pago de servicios de la deuda pública. El macrismo amplió el uso de instrumentos financieros de manera innecesaria, y deterioró drásticamente el perfil de calidad de la deuda pública, empeorando la relación entre el stock adeudado y el costo de los intereses pagados. El incremento del stock de deuda pública nominada en dólares y en manos de privados, colocada con destino a obras que no se hicieron, compromete onerosos vencimientos para la Ciudad, dentro de cuatro y seis años, por casi U$S 1.000 millones, un volumen que difícilmente pueda solventarse con recursos corrientes.

Como resultado, la Ciudad queda rehén de la bicicleta financiera, consecuencia de la vocación del ingeniero Macri para satisfacer la voracidad de un club.

DZ/sc

Fuente Especial para Diario Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario