Tiempo en Capital Federal

17° Max 10° Min
Cubierto
Cubierto

Humedad: 59%
Viento: Nordeste 19km/h
  • Miércoles 23 de Septiembre
    Nubes dispersas13°   19°
  • Jueves 24 de Septiembre
    Cubierto14°   19°
  • Viernes 25 de Septiembre
    Cubierto con lluvias16°   18°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Antonio Rattin: Una vida dedicada a Boca

El histórico referente repasa su extensa carrera y analiza –con sufrimiento– la actualidad del club.

Por Matías Navarro García
Email This Page
rattin_boca

Antonio Rattin es sinónimo de Boca Juniors. El histórico volante central desarrolló toda su carrera con la camiseta azul y oro. Cuando colgó los botines, continuó muy ligado a la institución de la cual se hizo hincha desde la cuna. A 44 años de su retiro, el “Rata” analiza con sufrimiento el presente del club de sus amores, con la autoridad de haber sido uno de los nombres que hizo enorme a Boca.

¿Qué cambió con la partida de Bianchi y la llegada de Arruabarrena?
Me parece que la de Bianchi era una etapa cumplida. Los recuerdos ayudan a vivir, pero no se pueden mantener por ellos. Le estaremos eternamente agradecidos por todo lo que le dio a Boca, pero estuvo casi dos años y no se consiguió nada. Con la llegada del Vasco el equipo cambió, se jugaron algunos partidos muy bien, pero luego entró en un bajón. No deja una imagen como la que pretendemos, la de un Boca que corra, luche, se entregue y sepa jugar al fútbol.

¿Faltan referentes de su talla?
En mi época estaban Simeone, Marzolini, Roma… después aparecieron Bermúdez, Serna y Schiavi. Es lo que tenemos que buscar: gente capacitada para jugar con esta camiseta. Jugadores con personalidad, que sepan mandar, ordenar y orientar. Eso lo hace un poco Gago, pero no alcanza.

¿Cómo fue su llegada a Boca?
Yo jugaba en los campeonatos juveniles Juan Domingo Perón. Me había probado en Racing y me quería Chacarita, pero un día me vinieron a ver de Boca y me preguntaron si quería jugar en el club, porque veían que tenía condiciones y podía triunfar. Empecé en la quinta a los 18, y al año siguiente ya debuté en Primera.

¿Cómo fue jugar su primer partido contra un referente como Ángel Labruna, y con su ídolo Pipo Rossi?
Yo debuté en una victoria 2-1 sobre River, en la Bombonera, y sin duda lo que más me llamó la atención era estar frente a Rossi, mi referente. Labruna no me interesaba tanto. Me tocó marcarlo y a los 5 minutos le metí una patada bastante fuerte. Desde el piso me dijo “Pibe, jugá tranquilo que no va a ser tu último partido en Primera”. Yo solamente atiné a decirle “Maestro, perdóneme”.

¿Qué hizo con su primer sueldo de jugador?
Por ese partido gané cuatro mil pesos. Me acuerdo que el día anterior me había comprado mi primer reloj de pulsera, el cual tenía que pagar en cuotas, así que usé la plata en eso. De todos modos, trabajé de electricista unos siete u ocho meses, porque en la Tercera cobraba solamente 800 pesos.

¿Es verdad que jugó casi un año a cambio de un inodoro?
Inodoro, bidet, bañera y azulejos. Yo vivía en una isla en el delta del Tigre, donde solamente teníamos un pozo negro. Al año de debutar en Boca, me hicieron todo el baño y el agua caliente de la casa. Fue en 1957, esa temporada la jugué a cambio de todo eso.

¿Qué se siente haber provocado una modificación tan grande en el fútbol, como fue la creación de las tarjetas?
Es gracioso, porque fue por la injusta expulsión que sufrí en el Mundial de Inglaterra 1966. El partido con los ingleses estuvo parado 30 minutos porque no entendía qué me quería decir el árbitro al echarme. Entonces, para que no volviera a ocurrir, en México 1970 inventaron la amarilla y la roja. Un tiempo después me dieron un medallón con la cara del Príncipe Rainiero y Grace Kelly, por el gesto de caballerosidad que tuve con los ingleses y por lo mal que se habían manejado con mi expulsión.

¿Por qué su carrera de entrenador fue tan corta?
En la última etapa, la de Boca (1980), me di cuenta de que no era para mí. Es un puesto donde te juzgan por los resultados y no por tu capacidad. Es verdad que, a la larga, la capacidad trae resultados, pero a veces lo que trabajás no vale. Miralo a Bianchi: llegó con toda su experiencia y no pudo continuar. Hay que tener suerte, capacidad y ganar. Si falta una de las tres no vas a durar.

Aunque pasó tiempo desde que se alejó del fútbol, siempre siguió ligado a Boca.
Es cierto, siempre estuve haciendo cosas en el club. Tenemos nuestra mutual, que es la mejor del mundo. Buscamos ayudar a los ex jugadores que pasan una mala situación. Damos subsidios que no son para vivir, pero que sí ayudan a aquellos que están pasando un mal momento económico. Además, soy embajador deportivo del club.

DZ/rg

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario