Tiempo en Capital Federal

20° Max 15° Min
Despejado
Despejado

Humedad: 47%
Viento: Este 19km/h
  • Miércoles 28 de Octubre
    Cubierto14°   20°
  • Jueves 29 de Octubre
    Despejado11°   17°
  • Viernes 30 de Octubre
    Despejado11°   17°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Antonio Birabent: «Me enojo mucho y de eso no saco nada bueno»

Por estos días, el músico recorre distintos escenarios con su guitarra y se concentra en escribir nuevas canciones. Luego del estreno del film 5.5.5, el actor quedó en pausa. 

Email This Page
birabent birabent
birabent (1) birabent (1)
Anterior Siguiente

Artista multifacético como pocos, Antonio Birabent supo ganarse terreno en el espectáculo y la cultura nacional. Brilló en la pantalla grande con su debut en Tango feroz (1992), participó en numerosas películas y prestigiosas series de televisión. Y desde 1993 lleva editados más de doce discos solistas. Dice que muchos lo recuerdan como el pibe que conducía La Cueva.
En esta entrevista con Diario Z, Birabent habla sobre su papel en 5.5.5, un film que desarrolla las predicciones de Benjamín Solari Parravicini, su condición de padre primerizo, la música y otras pasiones.
Tras el rodaje y la edición de la película 5.5.5 –que finalizaron en 2010– hubo un intento de estreno en 2011 y luego en 2012. Hasta que se estrenó este año, en febrero.
¿Por qué se postergó tantas veces la presentación?
Por dificultades burocráticas y de espacio, generar una película así no es fácil, tampoco para el director Gustavo Giannini. Pero también es cierto esto de filmar y que pase bastante tiempo para que se estrene cuando no son películas con un apoyo comercial fuerte. Creo que lo que pasó no fue tan extraordinario, digamos. Sé que hubo teorías conspirativas de algunas personas, pero la verdad me parece que no es para tanto.
¿Cómo te sentiste con este protagónico?
De entrada fue algo que me llamó mucho la atención. Es cierto que es un género no habitual, que no estamos acostumbrados a ver ni a consumir acá. Gustavo es una persona que ha visto mucho de este cine, esta especie de películas de suspenso o un poco apocalípticas. La filmación fue un aprendizaje para todos. Creo que dentro de estas condiciones la película está bastante bien contada.
En un momento estás caminando hacia el Obelisco, con la ciudad desierta, una imagen muy parecida a Will Smith en Soy Leyenda.
Casi todos los films de este género tienen sus lugares comunes, como en las películas de vaqueros en las que siempre hay un duelo, ¿no? Aquí reside también el encanto del género.
¿Te costó desprenderte de un personaje tan intenso?
No me costó porque fue un rodaje muy pesado pero muy corto, y enseguida apareció otra cosa. Justo a los dos días de terminar el rodaje nació mi hijo, y pasé a otra instancia. Fue difícil poder entrar en ese mundo y tal vez por eso mismo fue fácil irse.
Antes de recibir el libreto, ¿qué conocías de Solari Parravicini?
Muy poco. Tenía una idea de quien fue, pero la película me permitió estar más en su mundo. No seguí investigando sobre el tema, pero cada vez que escucho hablar de Solari Parravicini paro la oreja.
¿Te atrae la idea de dirigir?
No tanto, porque si no algo hubiera hecho, y la verdad es que no me creo con condiciones suficientes. Tampoco hay una historia que me interese tanto contar. Alguna vez lo pensé, me he juntado con un par de amigos a escribir, pero nunca llegué muy lejos. Tal vez en algún momento, no lo tengo descartado.
¿Qué lugar ocupa la escritura en tu vida?
El tema de escribir a veces es algo muy preciso y a veces es el azar, está muy presente, tanto la escritura que busca algo como escribir una canción o el simple hecho de estar siempre con un papel y un lápiz. Me gusta, estoy muy acostumbrado. Casi toda la vida he estado muy cercano a eso de escribir. Creo que me acompaña y en general me ayuda. Es una necesidad creada.
¿Cómo te llevás con el rol de padre?
Primero que nadie me avisó de todas las malas, y la larga lista es interminable. Tiene dos años y cada vez que pasa el tiempo, pienso que algo que es tan poderoso y tan hermoso, también por lógica tiene que tener un costado incómodo. Es normal. Si algo tan maravilloso fuese liviano, sería muy extraño. Es algo muy distinto a todo, hasta que no lo vivís no estás ni cerca de imaginarlo.
¿Te sentís buen papá?
Hago lo mejor que puedo.
Dicen que de los errores se aprende, ¿recordás alguno que no te haya dejado ninguna enseñanza?
En general, la ira. Me enojo mucho y de eso nunca saco nada bueno. Otro error que cometo muchísimo es que me anticipo a las cosas. Planeo de más, hasta puedo planear una conversación, imagino cómo será la conversación con una persona. Ese ejercicio que siempre hago es un error, porque no me deja nada en limpio, porque la conversación pasa a estar contaminada por toda esa idea previa. No me pasa con las entrevistas porque es algo que estoy muy acostumbrado a hacer, si bien son parecidas, no sé para donde van a ir. Las conversaciones de las que te hablo son muy puntuales.
¿En qué estás trabajando actualmente?
Estoy tocando. Tengo un disco grabado desde diciembre del año pasado guardado en un cajón, y la verdad es que no sé qué hacer con eso, veré qué hago. Mientras, sigo acumulando obra, que me parece la mejor forma de estar en sintonía con la música, no estar tan preocupado con el cómo sino con el qué hacer. El cómo es más complejo, cómo editar, cómo difundir, pero el qué, o sea el objeto, sigue siendo para mí algo indudable: la escritura, la guitarra, la música y a eso trato de dedicarle el tiempo.

 

En pocas palabras

• Tiene 44 años.
• Hijo de Moris, uno de los primeros músicos del rock argentino.
• Su primer disco es Todo este tiempo (1993).

 

dz/lr 

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario