Tiempo en Capital Federal

30° Max 21° Min
Parcialmente nuboso con lluvias
Parcialmente nuboso con lluvias

Humedad: 61%
Viento: Sureste 32km/h
  • Lunes 30 de Noviembre
    Parcialmente nuboso16°   21°
  • Martes 1 de Diciembre
    Nubes dispersas18°   26°
  • Miércoles 2 de Diciembre
    Cubierto con lluvia20°   29°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Antonio Birabent: “La libertad tiene un costo”

Con nuevo disco en la calle, el músico y actor explica por qué prefiere el camino de la independencia y dice que la época exige “menos limusina y más overol”.

Por Martín Artigas
Email This Page
antonio_birabent

Lápiz, papel y guitarra” fue la respuesta que dio el pequeño Oliverio cuan­do la maestra le preguntó con qué herramientas trabajaba su papá. La anécdota –“un poco ver­dadera y un poco fantástica, como toda buena anécdota”– caló tan profundo en Antonio Birabent que no dudó que esa enumeración tan simple pero tan llena de verdad he­cha por su hijo debía convertirse en el título de su nuevo disco, ese que durmió durante casi un año en un cajón y hoy circula como una victo­ria de la autogestión.

“Esta vez tuve paciencia; aguanté, esperé el momento y el momento finalmente apare­ció. Creo que nunca estuve tanto tiempo con un material listo pero sin editar, porque para mí es nor­mal sacar un disco por año”, le ex­plicó Birabent a Diario Z. Final­mente, apelando a un sistema de crowdfunding -es decir, al apor­te económico de sus seguidores para financiar el proyecto-, Bira­bent consiguió sacar a la venta su decimoquinto trabajo musical.

¿Dónde encontrás hoy la ins­piración? ¿Ha cambiado mu­cho ese lugar?

Ha cambiado mucho porque soy yo mismo, mi mirada sobre las co­sas. De alguna forma, hoy escribo y pienso la música desde un lugar parecido pero, al mismo tiem­po, muy distinto al de hace veinte años. Aveces escucho lo que gra­baba por entonces y entiendo que soy yo, pero ya no me siento com­pletamente identificado.

¿Te sentís más cancionista que músico?

Bueno, el cancionista es un músi­co. Pero a la música difícilmente la piense en otro estado que no sea en una canción, entonces entien­do que la letra cuenta una histo­ria, una ensoñación o lo que fue­ra, y que es importante. Las dos cosas van de la mano.

El año pasado estuviste ha­ciendo en teatro Qué será de ti, con dirección de Javier Daulte, y ahí cantabas temas de distintos géneros en pos de contar una historia…

Sí, fue una experiencia buenísima. Aprendí mucho y me tuve que fa­miliarizar con canciones que no conocía y con formas de melodi­zar que no son las propias. Siento que, de algún modo, me hizo me­jor cantante.

¿Fuiste prejuicioso en algún momento?

No, siempre he sido un desprejui­ciado total. La música que me in­teresa escuchar y la que he versio­nado en mi vida ha sido siempre muy distinta entre sí. Estar abierto a escuchar y probar como compo­sitor otros registros es muy útil.

¿Sentiste que muchas veces la industria necesi­taba catalogarte en algún lugar?

Te voy a contestar con una pregun­ta: ¿quién es la industria? Si la en­contrás, presentámela porque creo que falleció hace un tiempo. Así que si tenía esa duda, la pobre ya pasó a mejor vida… Iba a contestarle pero se me murió antes (risas).

¿Tenés idea en qué momento murió?

Mirá, esa industria tradicional que conocimos murió hace pocos años. Y en su lugar nació otra mu­cho más fragmentada, más dúc­til y también más austera que nos obliga a la mayoría a entender que se trata de menos limusina y más overol de trabajo.

¿Fue difícil adaptarse a esa nueva realidad?

Yo me siento cómodo ahí porque hace muchos años que empecé a grabar discos por mi cuenta, en mi casa, buscando hacer música de una manera más independiente, más al margen. Me siento muy có­modo y, para ser sincero, no tengo otra. Hacer música, por suerte, si­gue siendo lo más importante.

¿Creés que muchos colegas tuyos quedaron atrapados en ese pasado?

Es probable que muchos no hayan logrado llegar a ese lugar de en­cuentro entre la música y el mo­mento. Es un trabajo eso. Yo logré sobrevivir porque tuve la necesi­dad de hacerlo. Me gusta estar en este viaje por más de que, a veces, las dificultades sean muy grandes.

Lo aceptás con sus cosas bue­nas y malas…

Y sí. Por supues­to que las cosas buenas me gustan más, pero entien­do que el camino que he ido ge­nerando tiene estas características: es el camino de una gran libertad, pero esa libertad tiene un costo, que es el de no tener una empresa atrás dándome aire y promoción.

¿Cuáles son las cosas que te gustan?

Cuando estoy en casa tocando la guitarra, cuando me doy cuenta que canto diez veces mejor que hace un tiempo, cuando vuel­vo a escuchar un disco viejo y me doy cuenta que está muy bien. La emoción que me produce la músi­ca es lo que motiva.

¿Y la actuación?

El actor está, lo que pasa es que no estoy todos los días haciendo el programa de las 9 de la noche de Canal 13. Hago un montón de otras cosas, algunas se conocen y otras no; yo tampoco estoy al tan­to de todo lo que hace Diego Pe­retti o Lisandro Aristimuño, y está bien, entiendo que no es normal vivir en una noción de todo lo que pasa alrededor.

¿Hay proyectos?

Estoy por empezar a hacer una película dentro de muy poco que se llama Hoy sólo somos, con di­rección de Paula Carruega. Y tra­bajé en otras dos que se van a es­trenar pronto, una que se llama Internet Junkie, y la otra De Gra­nada al Paraíso. Es cine indepen­diente y la verdad es que me sien­to muy cómodo trabajando en este tipo de proyectos.

DZ/rg

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario