Tiempo en Capital Federal

21° Max 15° Min
Despejado
Despejado

Humedad: 70%
Viento: Nordeste 12km/h
  • Miércoles 14 de Abril
    Despejado17°   21°
  • Jueves 15 de Abril
    Despejado18°   22°
  • Viernes 16 de Abril
    Despejado18°   23°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Ana María Bovo: la palabra irresistible

Ganadora del Premio Konex de Platino, recrea relatos cinematográficos con una estética innovadora.

Por Magalí Sztejn
Email This Page

Puede ser Julia Roberts en Notting Hill, Audrey Hepburn en Desayuno en Tiffany´s y hasta Carlos Monzón en Soñar, soñar. Puede ser el foguista, la patrona, su tío o ella misma en su niñez. Mientras interpreta y recrea, el público imagina o recuerda. «Me siento acompañada en la travesía por la risa, el silencio y la expectación de la gente. No los miro a los ojos, nos miramos de otra manera», manifiesta Ana María Bovo, quien sabe cómo estimular a sus espectadores. La sala llena del Centro Cultural de la Cooperación, donde viernes y sábados presenta su unipersonal, es una muestra más de su calidad como narradora y como actriz, que este año le valió el Premio Konex de Platino.

¿Por qué Maní con chocolate?
Era la golosina emblemática y la más cara, como ahora lo es el pochoclo, en una época en la que sólo se podía ver cine en el cine. Tenía su belleza, también. Veías una película que te encantaba y no podías volver a verla. Eso creaba un deseo. Diez años después decidí reincidir en el relato de las películas, dándole una nueva impronta estética y una nueva estructura narrativa.

Hoy que los tiempos son más rápidos y los estímulos mayores, ¿cuesta más atraer la atención de los espectadores?
Cuando se producen las condiciones necesarias, cuando el ruido de alrededor termina, y si lo que tenés para contar interesa y está bien contado, es difícil que la gente se resista. Hace muchos años que vivo de esta profesión, así que indudablemente la gente necesita conectarse con la experiencia a través del relato de otro, vivir emociones a través de la palabra que está ahí desnuda. El relato es muy envolvente y nos devuelve a una cosa muy ancestral. Todo lo que aprendió la humanidad lo transmitió primero en una fogata.

Hay algo muy terapéutico también.
Sí, también. Los alumnos de los talleres me dicen eso. Yo nunca lo propondría como una actividad terapéutica porque no creo que tenga la idoneidad para hacerlo, pero el resultado tiene que ver con eso. Además me he especializado en el autorrelato, en partir de gérmenes autobiográficos para desarrollar una historia que luego se pudiera ir tiñendo de ficción. Valorar mucho el recuerdo de las propias experiencias como un modo de expresarse. Poder mirarlo de otra manera.

¿Por qué aclarás que no lo hacés por nostalgia?
No estoy aferrada al concepto de que todo tiempo pasado fue mejor, porque hay cosas que me encantaría hacer de otra manera o evitar situaciones que son difíciles de remontar a lo largo de la vida. Pero hay un entusiasmo inicial que se da en la infancia, que necesito replicar, y una de las maneras es contando. El relato me da la posibilidad de tomar una experiencia anterior y reinscribirla en un género distinto: si estuvo en el terreno del drama lo puedo llevar a la comedia o al revés. Mirar el pasado con esta nueva reescritura del paso del tiempo lo mejora indudablemente, acomoda las cosas, te ofrece nuevas lecturas.

¿Te considerás una persona positiva?
Me cuesta encarar la vida cotidiana pero finalmente me puede siempre la esperanza. Me provoca el deseo de transmitir algo vital, de encontrar alegría en la situación. Estoy agradecida por vivir de esta profesión que no existía en la Ciudad.

DZ/km

 

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario