Tiempo en Capital Federal

13° Max 9° Min
Muy nuboso
Muy nuboso

Humedad: 60%
Viento: Suroeste 18km/h
  • Martes 2 de Junio
    Parcialmente nuboso  14°
  • Miércoles 3 de Junio
    Parcialmente nuboso11°   14°
  • Jueves 4 de Junio
    Cubierto11°   14°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Amigos con beneficios: quiero revolcarme con vos

Vera Killer le hace una oda a la amistad con derechos de roce.El Dr. Kusnetzoff certifica que tener más sexo colabora con la salud.  En el ConseHot de esta semana: ¡apps para tener sexo!

Por Vera Killer
Email This Page
Young couple kissing

Es una suerte de mito urbano, difícil de mantener, pero existe. Y está buenísimo. El sexo entre amigos, si las reglas están claras, no tiene más que provecho, ganancia, rentabilidad.

No siempre es lindo, o fácil, estar conociendo gente nueva y tampoco es cierto que todos los solteros estemos buscando pareja. Pero sí, tal vez, la parte de la confianza, para un rato. A veces. ¿Qué mejor que un amigo, entonces? “Es un win-win”, diría mi amigo con el que suelo revolcarme. A veces. Bah, lo dijo, de hecho, después de que cruzáramos esa barrera pavota que nos mantuvo tanto tiempo vestidos, sin aprovechar nuestra complicidad en el lugar más obvio: el dormitorio. Bueno, y la cocina, el living y el baño, entre otras locaciones.

La primera vez con un amigo tiene una magia fenomenal, que está relacionada con la sorpresa. Lo inesperado, lo improbable. Y no arruina la amistad, como muchos dicen: la fortalece. Hay algo más en común para compartir, y es algo mucho más divertido que hablar de música, por ejemplo.

Además, hay confianza absoluta para pedir cosas, entre que te toque así o te agarre asá hasta que se vaya temprano o que te haga cucharita. Lo que sea. Y todo tiene esa cosquilla de qué-raro-somos-nosotros-dos, que puede causar gracia o excitar, según la ocasión.

Nuestro primer beso fue tan sexy como ridículo. Nos conocíamos hace mucho, pero nunca habíamos estado solteros a la vez. Una noche, comenzamos a charlar de la posibilidad de tener sexo. En menos de una hora ya dábamos por sentado que iba a suceder, pero quisimos poner un par de reglas antes. Enfrascados en el manual de cómo hacerlo nos dimos cuenta de que todavía nos faltaba algo.

Yo dije: “Hay que besarse antes de seguir con esto, mirá si no nos gusta y estamos hablando al pedo”. Él dijo: “Nos va a gustar”. En cada frase estábamos un poquito más cerca. Para cuando nuestras narices casi se estaban tocando decidimos dilatar un poco más ese momento, porque era gracioso, hacer una pausa, porque era emocionante. Y el beso estuvo buenísimo, la verdad. Y todo lo demás también. Así las cosas.

DZ/dp

Fuente Especial para Diario Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario